Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 21 de enero de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Halloween y el límite del mal

Halloween y el límite del mal
Actualizado 27 octubre 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Hna. Beatriz Liaño   


La llegada del 31 de octubre me produce una enorme tristeza. De ser la víspera de una jornada luminosa, la víspera de la Solemnidad de Todos los Santos, hemos visto convertirse esta fecha en una noche de oscuridad y de pecado: la noche de Halloween.

Yo siento el alma esta noche como si fuera Jueves Santo y estuviéramos acompañando a Cristo en su agonía de Getsemaní. Resuenan en mi interior esas palabras que pronunció el Señor en el momento del prendimiento: «Esta es vuestra hora, la del poder de las tinieblas» (Lc. 22, 53). Se multiplican en esta noche misas negras, rituales satánicos y pecados de todo tipo. Cierro los ojos y la imagen que me viene es la de Nuestro Señor entre los Olivos, que llama a sus amigos y les confía: «Mi alma está triste hasta la muerte. Quedaos aquí y velad conmigo» (Mt. 26, 38).

Supongo que habrá quien, al leer estas líneas, piense: «Hermana, te estás pasando, ¿no? Es solo una fiesta». Pues tengo que responderles que no, que ni me paso, ni Halloween es una simple fiesta. Halloween es un evento de origen preternatural, es decir, demoniaco. Y el demonio sabe lo que quiere conseguir esta noche. Lo explica don Javier Luzón, que durante muchos años fue exorcista de la Archidiócesis de Madrid y sabe lo que dice: «Todos los que celebran Halloween de forma consciente o inconsciente están abriendo puertas al enemigo, es decir, a Satanás». Yo me estremezco cuando pienso en la inconsciencia de tantos padres y madres que animan y facilitan a sus hijos la participación en las celebraciones de Halloween. Porque una vez que dejamos una puerta abierta, seguramente Satanás la usará antes o después. Recuerdo una conversación que tuve al conocer a un exorcista. Reconozco que no pude evitar un comentario de sorpresa cuando me dijo que, en esos momentos, estaba atendiendo a unas cincuenta personas con posesión diabólica. Me respondió: «¿Se asusta por cincuenta personas? Pues espere, que lo peor está por venir. Tenemos los colegios llenos de niños y de niñas que con diez u once años ya están haciendo la Ouija, el Charlie-Charlie y tantas otras cosas… Dentro de pocos años les tendré haciendo cola en mi puerta para recibir un exorcismo». 

Frente a esta marea negra de pecado, que parece invadirlo todo a nuestro alrededor y que amenaza con engullirlo todo bajo sus aguas pútridas, a veces sentimos la tentación del desaliento y nos preguntamos si existe un límite al mal, o si el mal terminará por engullirlo todo. San Juan Pablo II, que conoció y sufrió en primera persona las enormes tragedias del siglo XX, también se preguntó si había un límite al mal, y qué podía detener esa marea infame. Y encontró y vivió la respuesta. Porque sí, el mal tiene un límite, un límite que el demonio no puede franquear. Ese límite es la Cruz de Cristo. Y quien se abraza a Jesús crucificado, al Amor crucificado, amplía el límite del bien y colabora en poner coto al mal. 

Gracias a Dios, las reuniones satánicas y los festejos diabólicos más o menos inconscientes no serán los únicos encuentros esta noche de Halloween. Como contrapartida, en tantos lugares del mundo, muchos de nosotros nos reuniremos, con espíritu de reparación, para «velar y orar» junto a Jesús (cfr. Mt. 26, 41). Jesús llama a sus amigos en esta noche, en este nuevo Getsemaní impulsado por «el poder de las tinieblas». Cuando un corazón sufre, necesita el consuelo y la compañía de aquellos a los que ama. Pero Jesús no nos llama solo porque Él nos necesite a su lado, Jesús nos llama sobre todo para protegernos del poder del Maligno. Como una gallina reúne a sus polluelos bajo las alas para resguardarlos del peligro ante una amenaza, así hace Jesús en esta noche en la que en nuestras calles parece reinar Satanás: extiende sus brazos sobre nosotros para protegernos (cfr. Mt. 23, 37).

Estamos inmersos en una gran batalla, una batalla espiritual en la que se enfrentan dos banderas: la de Cristo y la de Satanás, como San Ignacio de Loyola describió en sus Ejercicios Espirituales. De manera incomprensible incluso para la razón, hay quien escoge servir a Satanás, como vemos en esta noche de Halloween. Otros no acaban de decidirse. Querrían salvarse, claro… pero sin renunciar a nada. Pero en esta batalla no existe la neutralidad y quien no escoge decididamente a Jesucristo, termina igualmente al servicio de Satanás. Es más, termina esclavo de Satanás, porque Satanás —que no conoce el amor, que es un ser que ha destruido en sí la capacidad de amar— el único tipo de relación que conoce es el dominio, es someter y destruir a quien le sigue. 

Pero atención, porque a veces miramos hacia fuera del templo pensando que es ahí donde están los que dañan y ofenden a Jesús. Pero el Señor, ¿puede mirar hacia nosotros y encontrar amigos de verdad? Con demasiada frecuencia, le decimos a Jesús: «Sí, yo soy tu amigo, pero esto… esto no lo toques». Satanás gana fuerza cuando los cristianos no amamos a Jesús con un amor sin condiciones. Esta noche de Halloween en la que la batalla arrecia, vamos a escoger bandera de una vez para siempre. Recuerdo el testimonio que daba la Hna. Clare Crockett cuando hablaba sobre su conversión. Cuando besó la Cruz, ese Viernes Santo del año 2000, comprendió todo lo que Jesús había hecho por ella. Comprendió también que, para corresponder al amor de Jesús, no valía ya cantar canciones, ni hacer poesías o contar chistes… Ella contó después: «Nada de lo que yo pudiera hacer podría consolarlo, solo el darle mi vida». Para consolar a Jesús, para poner un límite al mal, para servir definitivamente a la bandera de nuestro capitán Jesucristo, cada uno de nosotros debe entregarle la vida de la forma en la que nos la pida.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Ministerios laicales femeninos
Año Jubilar de la Familia, a los cinco años de "Amoris Laetitia"
Lo que puede ocurrir en el futuro
Para seguir pensando
La debilidad política de los católicos
Palabras que cambian vidas
Solemnidad del Bautismo de Jesús. Redescubrir el propio bautismo
Esperanza para el año 2021, sin lamentos del 2020
Cristal. La esperanza
Una Navidad diferente

RSS
Es Sierva del Hogar de la Madre y colabora -entre otros proyectos- con la Fundación EUK Mamie-HM Televisión, con la web www.hermanaclare.com y con la Revista HM.
ARCHIVO
DICIEMBRE 2020

Un «espíritu» de la Navidad de 87 años

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2020 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Defender la vida: Cirugía en el vientre materno salva a bebés que presentan una condición potencialmente fatal
2 Una Navidad diferente
3 Cristal. La esperanza
4 El futbolista Nicolás Gil confidencia su mayor pasión: "Mi meta es ser santo y agradar al Señor"
5 Video. Mensaje de Navidad y Bendición Urbi et Orbi del Papa Francisco
6 Mucho informan del 1.9 millón de muertos por Covid19 y poco de los 42.6 millones asesinados mediante aborto
7 Un «espíritu» de la Navidad de 87 años
8 La crisis de la confesión
9 El amor y la fe se aliaron con la medicina para dar batalla al cáncer
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |