Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 14 de mayo de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La ética y lo contingente

La ética y lo contingente
Actualizado 11 noviembre 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Fernando Pascual   


Si admitimos que los seres humanos tienen una responsabilidad ética, reconocemos al mismo tiempo que está en nuestras manos alterar el rumbo de los acontecimientos.

Lo anterior parece algo obvio, pero implica una serie de presupuestos que, a lo largo de los siglos, han sido aceptados o rechazados, reconocidos o ignorados.

Nos fijamos en un presupuesto: existe responsabilidad ética allí donde el mundo es visto como algo contingente y cambiante desde las decisiones libres de los seres humanos.

Ese presupuesto no es reconocido cuando se piensa que todo está determinado por leyes físicas inalterables, como en algunas teorías filosóficas del pasado o del presente.

Tampoco es reconocido en algunas visiones religiosas según las cuales las acciones humanas estarían dirigidas por un Dios (o por varios dioses) que controlarían completamente nuestras decisiones y todo lo que ocurre en el mundo.

Hay otras teorías que no admiten la posibilidad de cambiar el curso de los hechos desde acciones libres. Por ejemplo, ciertas visiones psicológicas que suponen que estamos determinados por fuerzas internas o por neuronas que deciden todo. O también, ciertas teorías sociológicas en las que se admite que las sociedades imponen lo que luego cada uno hará o dejará de hacer.

En realidad, muchos hombres consideramos que nuestras acciones abren horizontes nuevos en la trayectoria de los acontecimientos. Esas acciones surgen desde voluntades libres, y así son imputables a la responsabilidad de cada uno.

La visión ética según la cual somos responsables de lo que hacemos supone que existe en nosotros libertad, y que además podemos tomar decisiones contingentes, que podrían ir hacia un lado o hacia otro, hacia lo bueno o hacia lo malo.

Fuera de esa perspectiva, las decisiones humanas no podrían ser responsables, ni las personas tendrían capacidad de escoger entre lo bueno y lo malo. En otras palabras: donde hay determinismo, no hay contingencia; y donde no hay contingencia, no puede haber decisiones auténticamente éticas.

Cada uno de nosotros, a lo largo del día, decidimos sobre un sinfín de posibilidades. Cada opción abre una trayectoria nueva en el desarrollo de la historia humana, en lo pequeño (familia, puesto de trabajo, grupo de amigos) y en lo grande (el progreso o la ruina de toda una nación).

Esperamos que esa trayectoria, inicialmente contingente e indeterminada, se aparte del mal (un mal, por desgracia, muy presente en nuestro mundo), y permita avanzar poco a poco hacia un bien que no solo nos perfecciona como seres humanos, sino que también permite que las sociedades y el mismo planeta tierra sean un poco mejores y más abiertos al verdadero amor.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Buscar el origen del mal
La sexualidad en el Antiguo Testamento: realidad terrena creada por Dios
Una mirada de amor
¿Un Napoleón cristiano?
Mes de mayo, mes de María
Amable benevolencia
El origen de nuestros conflictos y diferencias
Redimir la política
Seguridades inseguras
Todos, todas, todes

RSS
P. Fernando Pascual es sacerdote, doctor en filosofía de la Universidad Gregoriana de Roma; Licenciado en Teología moral y especializado en Bioética.
ARCHIVO
MAYO 2021

Buscar el origen del mal
ABRIL 2021

Seguridades inseguras

La renuncia cristiana

Dos mil mujeres condenadas a muerte

Ante lo que pasa en el mundo

Ver posts de otros meses

MARZO 2021 (3 artículos)

ENERO 2021 (3 artículos)

DICIEMBRE 2020 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (2 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

JULIO 2014 (2 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 La sexualidad en el Antiguo Testamento: realidad terrena creada por Dios
2 Todos, todas, todes
3 ¿Un Napoleón cristiano?
4 Los cristianos o somos la alternativa, o no somos nada
5 El origen de nuestros conflictos y diferencias
6 Mes de mayo, mes de María
7 Liberando la tensión de la Comunidad
8 Legisladores por la dignidad humana
9 Buscar el origen del mal
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |