Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 7 de marzo de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Palabras que cambian vidas

Palabras que cambian vidas
Actualizado 8 enero 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Fernando Pascual   


Una capa de cemento ha cubierto las mentes y los corazones de millones de personas que piensan y viven según frases hechas, tópicos, sofismas, incluso mentiras repetidas miles de veces.

Por eso hay tantas personas que consideran el aborto un derecho, y no pueden ver lo que ocurre en cada aborto. Incluso no quieren verlo: por eso censuran vídeos que simplemente reflejan la realidad.

Como también hay tantas personas que piensan que todas las religiones son iguales, cuando un mínimo de lógica y de honestidad nos hace comprender que no puede ser igual afirmar que Cristo es Dios hecho Hombre, o afirmar que la salvación está en el Corán, o en el budismo, o en religiones tradicionales.

La lista de tópicos es mucho más larga. También es cada vez más larga la lista de acciones orientadas a acallar a quienes digan lo contrario de lo que imponen ciertas mayorías, o grupo de presión, o millonarios famosos. Basta con pensar en formas absurdas de censura en las redes sociales.

Ante un panorama así, surge la pregunta: ¿sirve para algo defender la verdad? ¿Tiene sentido luchar contra los prejuicios? ¿Vale la pena afirmar que dos y dos son cuatro si el “gran hermano” acaba de decir que puede ser cinco o tres?

Además, cada vez son más las acciones concretas que impiden la verdadera libertad de expresión. Universidades prohíben ciertas conferencias con la excusa de no herir sensibilidades. Programas televisivos excluyen a invitados que digan lo contrario de quienes tienen el control de las ideas.

Incluso se llega a enjuiciar, juzgar, encarcelar, a quien recuerde la doctrina sexual de la Iglesia católica, a quien diga que hay actos moralmente malos, a quien defienda que el matrimonio existe solamente entre un hombre y una mujer.

Quizá el miedo empieza a triunfar. Los tiranos del pasado lo sabían muy bien: la gente asustada no obstaculizaba sus planes de poder. Los tiranos del presente también lo saben, sobre todo cuando ven cómo aquellos que podrían decir las cosas claras ya no se atreven a defender lo básico de su propia fe.

A pesar de todo, hoy, como en el pasado, habrá hombres y mujeres que digan no solo que el rey está desnudo, que la vida humana es digna desde la concepción, y que la eutanasia es un asesinato, sino que tengan una fuerza moral que les permita ayudar a otros a abrir los ojos y encontrar la verdad.

Hoy, como siempre, hay palabras que cambian vidas. Son las palabras de sabios buscadores, como Sócrates, al que mataron pero que no deja de hablar después de más de 2400 años. Son las palabras de profetas buenos, como Juan el Bautista, que anunciaron al Mesías.

Son, sobre todo, las palabras de aquel Galileo que anunció el Reino, que consoló a los tristes, que perdonó pecados, que dio testimonio del Padre, y que se declaró Hijo de Dios. Lo mataron, pero la muerte no pudo detenerlo, y por eso vive para siempre.

En nuestros días las palabras de Cristo cambian los corazones, iluminan las mentes, infunden esperanza, limpian pecados, abren el mundo a algo mucho más poderoso que el mal y que la muerte: al corazón de un Padre que es rico en misericordia y que acoge a todo aquel que confiese que Jesús es el Señor y Salvador del mundo.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Carta al poeta Luca Milanese
Religiones por la paz
En esta hora de Dios
Cada vida importa, misterio y fragilidad
Nos apremia, personal y socialmente, creer en Dios, hoy
Jesús y las bromas
Servidores y no dominadores
La fragilidad humana nos interpela
Ministerios laicales femeninos
Año Jubilar de la Familia, a los cinco años de "Amoris Laetitia"

RSS
P. Fernando Pascual es sacerdote, doctor en filosofía de la Universidad Gregoriana de Roma; Licenciado en Teología moral y especializado en Bioética.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

ENERO 2021 (3 artículos)

DICIEMBRE 2020 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (2 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

JULIO 2014 (2 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Son decenas los medios de comunicación españoles, engañados por la secta "Pare de Sufrir"
2 Papa Benedicto XVI y una desconocida promesa de la Virgen: ¡Bastan Tres Ave Marías para llegar al cielo!
3 "Chet" era un adicto, antisistema y ateo. Pero "Dios se me reveló" cuenta este joven hijo del actor Tom Hanks
4 Testimonio de sacerdote perseguido en Irak: "Yo tengo siempre tres palabras en mi corazón: rezar, perdón y fe"
5 "En nombre de Dios…" una valiente monja arriesga su vida por salvar a cientos de jóvenes en Myanmar
6 Transmisión online. Junto a Papa Francisco en su viaje apostólico a Irak
7 Papa Francisco: "Gracias a Jesucristo, la oración nos abre de par en par a la Trinidad, al mar inmenso de Dios que es Amor"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |