Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 21 de abril de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Los peores instintos

Los peores instintos
Actualizado 12 marzo 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


No creo que exista mejor síntesis del derrumbe de una época que la imagen de las hordas de vándalos que arrasaron las calles, tras el ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél, mientras la casta de los tertulianeses e intelectualillos sistémicos balbuceaba paparruchas, reclamando «libertad de expresión» para los «artistas». Como ya hemos señalado en otras ocasiones, para que pueda hablarse de ‘libertad de expresión’ debe haber primero expresión propiamente dicha; y la coprolalia, el vómito del resentimiento, la rumia esquizofrénica, no son ‘expresión’ digna de protección jurídica. Además, toda libertad –para ser digna de tal nombre– tiene que orientarse hacia un fin legítimo; y una libertad que tiene como fin desear la muerte al prójimo o aplaudir los crímenes más aberrantes, como propone el rapero de marras –con insistencia en verdad psicopática–, debe ser justamente reprimida.
 
Pero este episodio terminal de indigencia intelectual es consecuencia inevitable de la subversión de categorías filosóficas en la que chapoteamos. Para todos los pensadores políticos clásicos –con Aristóteles y Platón a la cabeza–, la justicia es el fin y la regla de la política; y la libertad es la capacidad de discernimiento que asiste al hombre para elegir entre el bien y el mal, entre lo justo y lo injusto, en las diferentes circunstancias en que se encuentra. Sólo así, con una libertad orientada hacia la justicia, es posible una auténtica comunidad política. Pero el liberalismo trastornó por completo el concepto de libertad, convirtiéndolo en una ‘fuerza vital’ con ‘derecho’ a remover todos los obstáculos que la coartan, hasta hacer de la espontaneidad la única regla de su conducta. E, inevitablemente, todo intento de orientar esta ‘fuerza vital’ hacia la justicia es percibida como una intromisión inaceptable, por represora de la espontaneidad individual. Que, por supuesto, incluirá el ‘derecho’ a vomitar las vilezas más sórdidas, a exaltar los delitos más bestiales, a ultrajar las creencias religiosas del prójimo, etcétera. A nadie se le escapa que, una vez que se consagra esta libertad demente, la comunidad política es simplemente inviable, porque no puede haber auténtica convivencia allá donde hay libertad para envilecer y envilecerse. Y, en su lugar, se instaura una horrenda disociedad, para devolvernos a la selva.
 
Esta libertad entendida como ‘flujo vital’ la definió Hegel –su promotor filosófico, acaso inconsciente de sus consecuencias– como «libertad del querer»; libertad «determinada en sí y por sí»; libertad que «sostiene que ella misma es su regla y su fin»; libertad que no admite cortapisas en su expresión, que realiza su propia voluntad, exigiendo al gobernante la supresión de todos aquellos impedimentos que la estorban. Así, los gobernantes dejan de ser garantes de la justicia, para convertirse en una especie de promotores de la ‘libertad del querer’, que deben auspiciar y proteger, poniendo a disposición de sus gobernados los medios para que pueda desarrollarse sin trabas. Inevitablemente, esta libertad tiene efectos devastadores sobre la convivencia, porque crea un clima de agresividad irrespirable, en el que cada quisque se cree ‘libre’ para vomitar su resentimiento, para dirigir su odio contra el prójimo, para exaltar el crimen; y, aunque el gobernante trate de impedir tímidamente la realización de estos anhelos aberrantes, tarde o temprano terminan realizándose. Y, entretanto, antes de provocar la definitiva destrucción de la comunidad política, se va destruyendo la conciencia moral de las personas, que imperceptiblemente se convierten en chacales rezumantes de ensoñaciones psicopáticas. Una libertad que exige realizar su propia voluntad acaba siempre, más tarde o más temprano, anulando la conciencia, pues no acepta la imposición de obligaciones morales.
 
Cuando la casta de los tertulianeses e intelectualillos sistémicos reclama ‘libertad de expresión’ está, en realidad, reclamando esta ‘libertad del querer’ que hemos descrito; que es la misma, por cierto, que ejercen las hordas de vándalos que destruyen nuestras ciudades. Una libertad sin discernimiento, pura expresión espontánea de ‘flujos vitales’, que afirma su voluntad al margen de la justicia y exige al gobernante que se convierta en su garante. Así, el gobernante dimite de su obligación primera, que es encaminar a sus gobernados hacia el bien común, para convertirse en una especie de dontancredo que, en el mejor de los casos, se interpone para evitar que se destruyan entre sí. Pronto ni siquiera podrá desempeñar esta vil tarea, porque los peores instintos, una vez liberados, acaban expresándose libremente hasta las últimas consecuencias.
 

Fuente: XLSemanal
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Liberando la tensión de la Comunidad
La renuncia cristiana
Legisladores por la dignidad humana
Los cristianos o somos la alternativa, o no somos nada
Satanás en nuestra sociedad
Dos mil mujeres condenadas a muerte
Hay esperanza
Pasión del centinela del sepulcro
Morir para resucitar
Amar la amistad

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO
ABRIL 2021

Pasión del centinela del sepulcro
MARZO 2021

Pasión de Nicodemo

Tragacionistas

Los peores instintos

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2020 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (1 artículos)

AGOSTO 2020 (4 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (1 artículos)

MAYO 2020 (3 artículos)

ABRIL 2020 (4 artículos)

MARZO 2020 (4 artículos)

ENERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (4 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Informe 2021 de la libertad religiosa en el mundo: Aumentan la intolerancia, la persecución y la violencia
2 Exorcista enseña que los demonios alteran objetos tecnológicos y recomienda una oración preventiva
3 La conversión de un alma: De gay evangélico a casado católico y apasionado de la Eucaristía
4 Científicos revelan el engaño de estudios usados para apoyar terapias con fármacos y cirugías transgénero
5 Padeció al extremo por ser hija de una monja y posesa del demonio. Hoy es beata protectora de los exorcistas
6 Papa Francisco señala que: "Una tarea esencial de la iglesia es rezar y educar a rezar".
7 Los cristianos o somos la alternativa, o no somos nada
8 El Papa durante su juventud era adorador nocturno en la Basílica del Santísimo Sacramento
9 Texto inédito de santa Teresita de Los Andes: "Tú Señor de los ángeles, vas a entrar en mi estrecho y ruin corazón…"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |