Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 28 de julio de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Mes de mayo, mes de María

Mes de mayo, mes de María
Actualizado 6 mayo 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Cardenal Antonio Cañizares Llovera   


Nos encontramos, todavía envueltos en la pandemia del Covid-19, en los inicios del mes de mayo, además, mes de María, mes en que, con su inmensa bondad y ternura de madre nos visitó en la vecina Portugal, concretamente en Fátima, y se apareció a tres pobres niños pastorcillos en unos momentos que iban a ser decisivos para Europa y el mundo entero.

Desde allí nos dejó mensajes muy importantes a los que hemos de atender, mes en que ponemos toda nuestra confianza de hijos queridos en Ella, Madre de Dios y Madre nuestra, consuelo de los afligidos, madre de misericordia, auxilio de los cristianos. En la Virgen María encontramos la mujer de fe, la mujer fuerte, madre de los creyentes, y por Ella y con Ella nos sentimos llamados a ser renovados en la fe, creyentes verdaderos y fortalecidos, adoradores y amigos fuertes de Dios, como ella, María.

A eso ha de contribuir este mes de mayo nada melifluo ni infantiloide. Nos acercamos con flores de amor real y auténtico a sus pies a fortalecernos en la fe. Lo primordial para el futuro: la fe en Dios y la confianza ilimitada en su poder y su amor, que nos conduce a que permanezcamos atentos a las necesidades y sufrimientos de los hombres bajo el dolor o el desamparo; a que nos sintamos muy cercanos a los enfermos, a las familias que han perdido seres queridos, a los ancianos, que viven en soledad, a los pisoteados y robados por los propios hombres, los amenazados en sus vidas o los perseguidos por ser cristianos.

Nuestras palabras más llenas de ardor habrían de ser aquellas palabras que muestren la compasión y la misericordia del Señor, las que muestren la ternura y la mirada maternal y entrañable de la que es Madre de los inocentes, desamparados y desgraciados. Atentos a las carencias y necesidades de los hombres y de la familia, para permanecer en el amor de Jesús, junto a María al pie de la Cruz.

No podemos estar ajenos a la carencia de Dios, el despojamiento de humanidad y de verdad que padece el hombre de hoy. Nos encontramos ante ese hombre en el mayor de los desamparos –solo, pobre, enajenado, malherido en su interior– para anunciarle la Buena Noticia del hombre que es Jesucristo, al que la Virgen, nuestra madre, muestra con la cruz y nos lo entrega como luz, vida, rostro humano de Dios. En ese Niño que nos muestra su Madre, María, en esos ojos inocentes y desamparados de María, tenemos la infinita ternura de Dios que nos llama a un futuro nuevo en Dios, con Él y desde Él, que es Amor y es la esperanza única de salvación.

Desde aquí, humilde y gozosamente, con respeto a todos y cada uno, me atrevo a pediros, hermanos y amigos, que no temáis, que miréis a Dios, al rostro humano de su Hijo, que miréis la ternura y la mirada amorosa de misericordia de María, consuelo de los afligidos. Nuestros pueblos, en estas horas cruciales, necesitan de este aliento, de este ánimo que solo Jesucristo, del que es inseparable su Madre, puede dar y da, porque Él está en medio de nosotros. Esta es la hora de la esperanza que no defrauda, la hora de la ternura de María, Madre de Dios y Madre nuestra, de los vulnerables, pobres y necesitados, que son sus preferidos.

Que la Virgen María nos ayude y acompañe a España, tierra de María, siempre, que no nos deje porque Ella nos quiere y nosotros, todos, la queremos como buenos hijos suyos de estas tierras de María. Madre entrañable y tan buena, vida, dulzura, consuelo y esperanza nuestra. ¿Qué hacer? Sencillamente, lo que Ella dijo a los criados de las bodas de Caná: «Haced lo que Él, Jesús, os diga». Y el agua amarga o insípida se convertirá en el vino del amor y de la alegría.

Orar con el rezo del Santo Rosario, todos los días y en familia. Seguir sus pasos y suplicarle que nos ayude a plegarnos por completo, como Ella, a la voluntad de Dios, y se alumbrará una humanidad nueva, hecha de hombres y mujeres nuevos, que son y se sienten hermanos unos de otros, hijos de Dios, nuestro Padre común, y trabajan por la paz. Es sumamente necesario recuperar y vivir gozosamente el sentido mariano en nuestras vidas para renovar el mundo. Que no se pierda ese sentido mariano tan propio de nuestra tierra española. Escuchemos su voz y proclamemos las grandes maravillas que en Ella y por Ella Dios lleva a cabo. Sin miedo. Al abrigo de su manto protector de madre de Dios y madre nuestra.


Fuente: La Razón.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Magullados y Heridos. Entendiendo el suicidio
Personal sanitario y objeción de conciencia
La Eucaristía entre naturaleza y gracia
Dios se acerca cada día
Otro mundo es posible, sí, ¿pero cuál…?
Adrien, Pierre y Mohamed
Invocar el consenso para bloquear decisiones buenas
Sexta Catequesis. Flores de Bach
Los sahumerios
Otro país, desde Dios

RSS
Cardenal Antonio Cañizares Llovera, Arzobispo de Valencia, ex Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2014

Marcelo González y Santa Teresa

Ver posts de otros meses

MAYO 2021 (1 artículos)

ENERO 2021 (3 artículos)

DICIEMBRE 2020 (2 artículos)

ENERO 2020 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JULIO 2016 (2 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Asociación Internacional de Exorcistas publica un testimonio que alerta contra la práctica de la Meditación Trascendental
2 El filósofo R. Spitzer reflexiona: "Al final del día, el diablo y sus secuaces serán arrojados al infierno, y Dios ganará"
3 Magullados y Heridos. Entendiendo el suicidio
4 Cosme y Damián, los gemelos predilectos del Espíritu Santo
5 El escritor y periodista Rod Dreher llama a resistir el «totalitarismo» oculto «bajo ropaje de democracia»
6 Exorcista Rossetti: En ocasiones el agotamiento repentino puede ser un "truco sutil" de los demonios
7 Adrien, Pierre y Mohamed
8 Enérgico mensaje del Papa Francisco a la ONU: Exige "nueva mentalidad" en la lucha contra el hambre
9 La cruz, con ´Medalla de San Benito´, escudo y arma centenaria de los exorcistas
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |