Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 27 de julio de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

¿Un Napoleón cristiano?

¿Un Napoleón cristiano?
Actualizado 6 mayo 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Antonio R. Rubio Plo   


El 5 de mayo de 1821 moría Napoleón Bonaparte en su destierro de Santa Elena. Ese mismo día en Roma, en el céntrico Palazzo Braschi, Leticia, su madre, dijo haber tenido un sueño, o quizás una visión. Un hombre, cuya voz le recordaba a la de su hijo, pronunció estas palabras: «En el momento en que os hablo, su majestad está liberado de sus padecimientos y es feliz. Alteza, besad este crucifijo, al Salvador de vuestro hijo. Dentro de muchos años lo volveréis a ver». Es lo que contó Leticia Bonaparte a quienes la rodeaban, con la esperanza de que Napoleón hubiera podido finalmente reconciliarse con la Iglesia. Es posible además que el crucifijo mencionado le recordara aquel otro que su hijo le trajo de su campaña de Egipto en 1799. Lo cierto es que Leticia y su hermano, el cardenal Joseph Fesch, habían enviado a Santa Elena a dos sacerdotes corsos, Antonio Buonavita y Angelo Paulo Vignali, para acompañar al emperador en un exilio del que nunca regresó.

Su tristeza se acentuaba por la circunstancia de haber sido privado de la compañía de su mujer, María Luisa de Austria, y de su hijo, el efímero Napoleón II. Buonavita celebró Misa los domingos con la asistencia de Napoleón, pero este no dio el paso decisivo de confesarse. Se cuenta que años atrás, Pío VII le había invitado a hacerlo, pero el emperador le replicó que lo haría cuando fuese viejo. Habría que esperar a las semanas finales de su vida para que Vignali le administrara los últimos sacramentos. También ofició sus exequias.

En 1840, cuando los restos de Napoleón se trasladaron a París para ser depositados en Los Inválidos, un antiguo teniente imperial, Robert Antoine de Beauterne, publicó con notable éxito el libro Conversaciones religiosas con Napoleón, basado en gran medida en los testimonios de un testigo del destierro, el conde de Montholon. El autor asegura que se limitó a transcribir momentos de las conversaciones que el emperador tuvo con sus generales, compañeros de exilio. No eran demasiado creyentes, pero Napoleón hizo ante ellos una defensa de la religión cristiana que contrasta con su imagen de revolucionario, anticlerical y de usurpador de los Estados Pontificios, que le llevó a ser excomulgado por Pío VII. Para empezar, afirma que «entre el cristianismo y cualquier otra religión existe la distancia del infinito». Cristo no es comparable a los fundadores de imperios, a los conquistadores ni a las divinidades de otras religiones, pues nadie ha dicho de sí mismo, sin vacilación alguna, que es Dios. Proclama también la esencia del cristianismo: «El milagro más grande de Cristo ha sido establecer el reino de la caridad; solo él ha conseguido elevar el corazón humano hasta las cumbres de lo inimaginable, a la anulación del tiempo… Todos los que creen en Él advierten este amor extraordinario, superior, sobrenatural, fenómeno inexplicable e imposible para la razón». Hace algunos años, el que fuera arzobispo de Bolonia, el cardenal Giacomo Biffi, publicó un apasionado prólogo a la versión italiana de esta obra y se mostró convencido de que el emperador había recuperado la fe de su infancia.

Hay quien opina, en cambio, que el relato de la conversión de Napoleón es exagerado, y que es una historia adornada con una finalidad política: hacer respetable a los ojos de los católicos el segundo imperio de Napoleón III, pues en esa época aparecieron otras obras que hacían apología de un emperador cristiano que había devuelto la paz a la Iglesia tras las persecuciones revolucionarias y firmado el Concordato con la Santa Sede en 1801, donde se afirmaba que el catolicismo era la religión de la mayoría de los franceses. No era tanto un asunto de índole religiosa sino una apuesta política por la religión como garantía del orden social. Pero no es menos cierto que en otros círculos bonapartistas existía una gran incomodidad ante la imagen de un Napoleón cristiano, aunque solo se limitara los últimos años de su vida. No les agradaba un emperador que proclamara en Santa Elena la grandeza del sermón de la montaña. Preferían al Napoleón fundador de un nuevo orden político y decididamente anticlerical.

Pese a todo, Leticia Bonaparte siempre estuvo convencida de que su hijo había muerto en la fe cristiana. Creía, como el poeta Alessandro Manzoni, autor de una famosa oda al 5 de mayo, que el héroe se había inclinado ante la cruz y que Dios le había sentado a su lado.
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Magullados y Heridos. Entendiendo el suicidio
Personal sanitario y objeción de conciencia
La Eucaristía entre naturaleza y gracia
Dios se acerca cada día
Otro mundo es posible, sí, ¿pero cuál…?
Adrien, Pierre y Mohamed
Invocar el consenso para bloquear decisiones buenas
Sexta Catequesis. Flores de Bach
Los sahumerios
Otro país, desde Dios

RSS
Antonio R. Rubio Plo, Licenciado en Historia y Derecho. Académico en la Universidad Complutense. Madrid. España
ARCHIVO
MAYO 2019

Cartas en la presencia de Dios

Ver posts de otros meses

JULIO 2021 (1 artículos)

JUNIO 2021 (2 artículos)

MAYO 2021 (1 artículos)

ABRIL 2021 (1 artículos)

ENERO 2021 (1 artículos)

DICIEMBRE 2020 (2 artículos)

OCTUBRE 2020 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (2 artículos)

AGOSTO 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (1 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (1 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

FEBRERO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Asociación Internacional de Exorcistas publica un testimonio que alerta contra la práctica de la Meditación Trascendental
2 El filósofo R. Spitzer reflexiona: "Al final del día, el diablo y sus secuaces serán arrojados al infierno, y Dios ganará"
3 Magullados y Heridos. Entendiendo el suicidio
4 El escritor y periodista Rod Dreher llama a resistir el «totalitarismo» oculto «bajo ropaje de democracia»
5 La cruz, con ´Medalla de San Benito´, escudo y arma centenaria de los exorcistas
6 Exorcista Rossetti: En ocasiones el agotamiento repentino puede ser un "truco sutil" de los demonios
7 Cosme y Damián, los gemelos predilectos del Espíritu Santo
8 Enérgico mensaje del Papa Francisco a la ONU: Exige "nueva mentalidad" en la lucha contra el hambre
9 Adrien, Pierre y Mohamed
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |