Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 21 de septiembre de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Amar la eucaristía, la confesión y las obras de caridad forjaron la santidad del joven Pier Giorgio Frassati

Amar la eucaristía, la confesión y las obras de caridad forjaron la santidad del joven Pier Giorgio Frassati
"Jesús viene a mí cada día en la Sagrada Comunión", decía y agregaba: "Le devuelvo la visita estando entre los pobres a mi manera miserable".
Actualizado 2 julio 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   
 

Nacido en Torino (Turín, Italia) el año 1901, desde sus primeros días de vida Pier Giorgio Frassati se vio rodeado por los privilegios de su burguesa familia. Podría haber seguido sin más una carrera política como su padre, Alfredo, senador liberal, periodista y propietario del periódico La Stampa; pero este niño había nacido para dar testimonio del amor eucarístico y la caridad.
 
Tenía diez años cuando hizo la Primera Comunión, el 19 de junio de 1911. Dos años después, tras ser inscrito en una escuela dirigida por sacerdotes Jesuitas, su director le animó a que recibiera todos los días a Jesucristo en el Santísimo Sacramento. Durante los siguientes doce años, la Eucaristía se convirtió en el punto central de la vida de Pier Giorgio y en el motor de sus obras de caridad. "Jesús viene a mí cada día en la Sagrada Comunión", decía y agregaba: "Le devuelvo la visita estando entre los pobres a mi manera miserable". Pero también se daba tiempos para practicar los deportes de montaña que le apasionaban.
 
Pero todo esto no era del agrado del padre de Pier Giorgio. Así, el progenitor -quien había descuidado por años su vida de fe- comenzó a fustigar al hijo calificándolo como “un inútil”, y recriminándole su “vagabundeo” por la ciudad entre personas que no estaban “a su altura social”. La madre, que apenas si asistía a misa los domingos, tampoco lograba comprender esta pasión de su hijo por la Eucaristía y ayudar a los pobres.
 
Lejos de amilanarse el joven Pier Giorgio no cejaba en su vida espiritual y apostolado. En los registros biográficos se recuerda la ocasión en que, dirigiéndose a unos jóvenes católicos de Turín, les pidió con todas las fuerzas de su alma que "se consumieran totalmente en este fuego eucarístico". Al hacerlo, dijo, encontrarían “la fuerza para luchar contra las tentaciones interiores y ganar todas las gracias necesarias para obtener la vida eterna con Cristo y la verdadera felicidad en la tierra”.
 
La confesión regular era otro de los pilares espirituales queridos del joven torinese.  Al respecto un sacerdote de la ciudad, el padre Righini, contaba que un día, siendo casi las once de la mañana, al cruzar una calle se encontró con Pier Giorgio quien se dirigía a la misa en la Basílica La Consolata. Tras saludarlo, dice el sacerdote que el joven le preguntó si “podía tener el placer de confesarse”. El sacerdote recuerda que al decirle no había alguna iglesia cercana, Pier Giorgio respondió: “No es necesario. Me confesaré aquí en la calle”. Se quitó el sombrero -recuerda el sacerdote- hizo una gran señal de la cruz y comenzó humildemente su confesión, sin preocuparle en absoluto lo que pudieran pensar los que pasaban por allí.



El 30 de junio de 1925 toda la familia Frassati estaba tan atenta a la abuela Linda,  ya moribunda, que nadie le dio importancia al fuerte dolor de cabeza y falta total de apetito que presentaba Pier Giorgio. El día del funeral de la abuela comprendieron la gravedad cuando el joven no pudo siquiera levantarse de su cama. Recibió la Eucaristía por última vez el 3 de julio de 1925. La poliomelitis fulminante, quizás contraída en sus visitas a los barrios pobres, le troncó la vida el 4 de julio de 1925. Tenía tan solo 24 años.
 
Fueron miles los que asistieron al funeral del querido apóstol de la Eucaristía y la caridad. El padre de Pier Giorgio al ver la muchedumbre, traspasado de dolor sollozaba repitiendo: “¡No conocí a mi hijo! ¡No conocí a mi hijo!” La conversión de este hombre sería un fruto póstumo del testimonio de fe dado por Pier Giorgio Frassati.
 
San Juan Pablo II beatificó a Pier Giorgio el 20 de mayo de 1990

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
La historia inicia cuando Madre Teresa se sentó en el avión junto al único católico converso del reino budista de Bután
La increíble historia de Alberto: El descenso a los infiernos del Covid y el milagro de su vuelta a la vida
Un desafío de 90 días para hombres valientes que buscan la verdadera libertad
Joven chef francés redescubre su vocación: «¡Quiero darle mi vida a Dios!»
Sacerdote chileno Oliver Pasten revela varios milagros que ha recibido desde su gestación mediados por la Virgen María
El verano en que Mathilde encontró su tesoro: «Fui tocada por el amor de Dios»
A los 25 años murió tras un violento accidente y dice haber visto «una luz más potente que el sol». Hoy es sacerdote
La fe viva de Ethan y Bobbi: Ella regala rosarios que fabrica y él es un líder llamado por Dios al sacerdocio
Un joven canadiense Testigo de Jehová dice que Dios lo llamó a "ser católico" estando en una zona rural de Kazajstán
A un barista de Sicilia su novia lo abofeteó cuando le dijo que la dejaba para ser sacerdote


La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 El Papa ha declarado venerable a una madre que dio su vida, renunciando a la quimio, por salvar a su bebé
2 Acusan a la revista médica Wiley de publicar artículos racistas del Partido Comunista Chino
3 Otro país, desde las legislaturas
4 Hacia dónde vamos
5 "Si quieren ser testigos no pueden dejar de ser adoradores", ha dicho el Papa Francisco
6 El Papa: «Laudato si´ no es sólo una Encíclica verde, sino social»
7 La historia inicia cuando Madre Teresa se sentó en el avión junto al único católico converso del reino budista de Bután
8 Pachamama o Cristo
9 Un joven canadiense Testigo de Jehová dice que Dios lo llamó a "ser católico" estando en una zona rural de Kazajstán
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |