Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 29 de julio de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Otro mundo es posible, sí, ¿pero cuál…?

Otro mundo es posible, sí, ¿pero cuál…?
Actualizado 17 julio 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Josep Miró i Ardévol   


Otro mundo es posible. Esta idea, convertida en eslogan se ha extendido hasta cristalizar en un lugar común, que expresa, sobre todo, un deseo indeterminado, más que un proyecto bien establecido. ¿Cómo se define este otro mundo?

A mi parecer hay una respuesta cercana y al alcance, que posiblemente por su proximidad y a la vez desconocimiento real, no tomamos en consideración. Se trata de la alternativa cultural cristiana, que debería presentarse a todos, con convencimiento y sinceridad, y de manera completa, cosa que pocas veces se hace. Cierto que hay un determinado porcentaje de población, del orden del 30%, que rechazan de plano y de manera absoluta toda referencia cristiana, pero esto no debe ser óbice para que no se plantee esta opción al 70% restante, como una forma de entender la vida y la sociedad.

¿Cuáles serían las principales características de esta forma de vivir?

Uno de sus elementos fundamentales sería la confianza. En Dios, en el futuro, en los demás. Esto permite sobrellevar mejor las situaciones y es un componente esencial del capital social, que nos enriquece. Lenin decía que la confianza era buena pero que el control era mejor, y en menos de 80 años, muy poco en tiempo histórico, el modelo del comunismo leninista colapsó, porque resulta imposible mantener cohesionada una sociedad solo a base de control.

El cristianismo, también establece como virtud esencial la esperanza, que confiere una determinada alegría de vivir, y genera la fuerza necesaria para afrontar lo cotidiano. Ella es la pequeña virtud, que maravillaba a Charles Péguy, tan pequeña e insignificante, que muchas veces es menospreciada a pesar de que es la más fuerte de todas ellas.

La paciencia es inherente a la mentalidad cristiana, y aporta a las personas y a sus sociedades una mayor capacidad para encajar la adversidad. Unida a la prudencia, su pareja, es garantía del mejor andar por la vida y adoptar las decisiones adecuadas. Aporta la calma necesaria que favorece a la persona y a quienes la rodean. De todas las virtudes sobre las que pesan mayores malentendidos, la prudencia es una de ellas. No consiste, en contra de una opinión extendida, en lanzarse a la piscina con la intención de salir seco, o en determinadas situaciones, en confundirse con el paisaje. Nada de eso. La prudencia trata de otra cosa: la elección del mejor camino para alcanzar el objetivo propuesto, de ahí que sea una virtud central en cualquier comportamiento humano y social.

La fortaleza, que se va construyendo día a día desde la infancia, configura aquel tipo de persona que uno siempre desea tener al lado en los momentos difíciles. Ellas son las que permiten salvar la situación cuando los hechos son adversos.

El cristianismo propone como eje de vida la bondad. Es bondadoso quien quiere, procura y se preocupa del bien del otro, el más cercano y también del colectivo, el bien común, es decir, aquel que hace posible que personas y familias realicen sus dimensiones humanas. No es fácil lograrlo, pero es un extraordinario vector de progreso.

La mentalidad cristiana rechaza como algo corrosivo la envidia, y lucha para hacerla desaparecer de su existencia. También rechaza la tentación del orgullo y del ser presuntuoso. Su eclosión máxima es el supremacismo que ha emponzoñado la política. Su antídoto es la humildad, otra virtud incomprendida, puesto que no es otra cosa que el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades, y actuar de acuerdo con esta sabiduría.

El mandato de la bondad comporta necesariamente renegar del egoísmo, de la concupiscencia sin freno, del hedonismo que cuando, como está sucediendo, se convierte en un atributo colectivo, origina una sociedad cuya vida en común resulta imposible, porque cada uno persigue su propio deseo sin reparar excesivamente en las consecuencias de sus actos.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Magullados y Heridos. Entendiendo el suicidio
Personal sanitario y objeción de conciencia
La Eucaristía entre naturaleza y gracia
Dios se acerca cada día
Adrien, Pierre y Mohamed
Invocar el consenso para bloquear decisiones buenas
Sexta Catequesis. Flores de Bach
Los sahumerios
Otro país, desde Dios
La plenitud del amor

RSS
Josep Miró i Ardévol, es presidente de la comunidad cívica E-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2015

Encadenados al deseo: alienación, tiempo y mercado

Ver posts de otros meses

JULIO 2021 (1 artículos)

MAYO 2021 (1 artículos)

ABRIL 2021 (1 artículos)

ENERO 2021 (1 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (1 artículos)

MAYO 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (2 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (1 artículos)

MARZO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

DICIEMBRE 2016 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (3 artículos)

JUNIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (2 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Asociación Internacional de Exorcistas publica un testimonio que alerta contra la práctica de la Meditación Trascendental
2 Personal sanitario y objeción de conciencia
3 Una madre agradece a Dios haber superado 20 años de abuso y recibido tres sanaciones extraordinarias
4 Ñusta Huillac «La Tirana» princesa Inca cuya conversión alentó en Chile la devoción a la Virgen del Carmen
5 El filósofo R. Spitzer reflexiona: "Al final del día, el diablo y sus secuaces serán arrojados al infierno, y Dios ganará"
6 Amar la eucaristía, la confesión y las obras de caridad forjaron la santidad del joven Pier Giorgio Frassati
7 Exorcista Rossetti: En ocasiones el agotamiento repentino puede ser un "truco sutil" de los demonios
8 La bailarina Monique Singh deja el escenario y ofrece su vida al amor infinito de Dios
9 Invocar el consenso para bloquear decisiones buenas
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |