Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 30 de mayo de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Razones para la esperanza

Actualizado 1 mayo 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Cardenal Antonio Cañizares Llovera   


El día 27 de abril va a quedar para el presente y la posteridad como una fecha que nos abre la puerta a un camino de una gran esperanza: Juan XXIII y Juan Pablo II, dos Papas con un influjo inmenso en la Iglesia y en la humanidad, son canonizados. Uno no sale de su asombro, no sólo por lo insólito de la canonización de dos Papas recientes en la misma celebración, sino por la magnitud que sus personas entrañan.

En momentos como los que estamos viviendo, con la canonización de ambos, Dios arroja una luz grande sobre nuestro mundo y nuestra Iglesia y señala caminos para su futuro.

Juan XXIII, el Papa bueno, el Papa que transparenta la bondad del Dios único, Amor y Bien, que hace salir su sol sobre todos, buenos y malos, justos e injustos, de una manera de ser y de pensar o de otra, sin acepción de personas, y que quiere reunir y unir a sus hijos dispersos, divididos y, a veces, muy enfrentados. Papa de la unidad, que dio pasos de gigante en orden a la unidad de los cristianos separados, abrió los brazos para abrazar a quienes profesan otras religiones, acortó distancias con los que caminaban lejos y salió a buscarlos. Un Papa de la paz, que en medio de los años de la «guerra fría», con el ruido aún persistente de guerras pasadas, apeló a la conciencia de las gentes y de los pueblos para trabajar por la paz y edificarla con solidez y firmeza con indicaciones tan netas, precisas y justas como comprometedoras, de manera particular y especial con su encíclica inolvidable y tan actual «Pacem in Terris». Un Papa que se preocupó tanto por el hombre y su dignidad que defendió con tal fuerza en otra encíclica «Mater et Magistra».

Juan XXIII, el Papa que, atento, como hombre de fe, a los signos de los tiempos y a la voz de Dios, que habla en los acontecimientos, gozos, esperanza, sufrimientos y necesidades de los hombres, convocó un nuevo Concilio, –el Concilio Vaticano II– para que la Iglesia, solícita a lo que se le pedía, infundiese «en las venas de la humanidad actual la fuerza perenne, vital y divina del Evangelio» (Juan XXIII). Ante el mundo contemporáneo, en el que vivió, fue muy consciente y lúcido, tuvo una gran sensibilidad –posible sólo desde la fe y la sintonía con Dios–, y percibió con claridad la necesidad que había de renovación y de revigorización de la Iglesia para poder afrontar el reto, urgente y apremiante, de un nuevo impulso evangelizador de la Iglesia. Evangelizar de nuevo, infundir en la venas de la humanidad la fuerza del Evangelio, era algo, en efecto, que no se podía demorar ante hechos evidentes de descristianización de Occidente, la aparición de un quiebre de humanidad que resultaba patente sobre todo tras la terrible crisis de la gran guerra última o la emergencia de ideologías destructoras del hombre como la marxista, o ante la difusión de una cultura difusa de la modernidad que se alejaba cada vez más de la fe y se olvidaba de Dios, o ante una «guerra fría» entre dos bloques políticos que eran una amenaza para la paz entre los pueblos. Para eso anunció y convocó el Concilio, como quien echa en tierra la pequeña semilla con ánimo y mano temblorosa, «para que la Iglesia, consolidada en la fe, confirmada en la esperanza, más ardiente en la caridad, reflorezca con un nuevo y juvenil vigor, defendida por santas instituciones, sea más enérgica y libre para propagar el Reino de Cristo» (Juan XXIII).

No en balde se ha hablado de este Concilio como de un «nuevo Pentecostés» –así lo pensaba el Papa Juan y así ha sido–: un paso purificador, «una venida» del Espíritu que santifique a la Iglesia y la lance sin demora a una nueva evangelización, como en los primeros tiempos, con la misma fe y firmeza, con la misma vitalidad y libertad, con la misma convicción y capacidad de servir a los hombres y traerles la paz. Esto reclama, sin duda, tanto la reunificación de los cristianos («Que seamos uno, para que el mundo crea», para que la fuerza perenne del Evangelio penetre en las venas de la humanidad, y surja una humanidad nueva con la novedad del Evangelio), como la revitalización de la Iglesia, que la Iglesia recobre un nuevo vigor, que se llene de vida, que sea fiel a la vida nueva del Evangelio (sólo una Iglesia con vida, una Iglesia santa en sus miembros, podrá infundir esa fuerza vital y vivifi cadora del Evangelio).

Y por esto mismo, el Papa Juan, el Papa de la bondad de Dios, fue el Papa de la unidad de los cristianos, el que abrió decididamente las puertas de encuentro con los «hermanos separados», e inseparablemente fue también el Papa del «aggiornamento», que es mucho más que la puesta al día, o que una mera adaptación o actualización, para hacer una cambio y una renovación interior que sólo Dios, con su Palabra, sus Sacramentos, su obra renovadora y santificadora, puede llevar a cabo.

Es lo que hizo Dios mismo con el propio Juan XXIII: lo hizo santo. Y, a partir de este 27 de abril, así, como tal, como santo, lo invocaremos con gozo, admiración, y agradecimiento. ¡Qué gran esperanza suscita su canonización!, además, unida a la del Papa Juan Pablo II, «venido de lejos», que pasó por el mundo como «testigo de esperanza», una esperanza que no defrauda.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Amigos fieles
Laudato Si´, una encíclica para mirar hacia el futuro después de la pandemia
Christopher Dawson, un discípulo de Beda y Newman
El control ejercido por China sobre la OMS empeoró la epidemia
La familia de san Juan Pablo II
¿Las Misas virtuales son reales?
… Y nos harán más malos
La Ideología de Género al servicio del Anticristo
El prójimo y la Humanidad
Dejando la paz como nuestro regalo de despedida

RSS
Cardenal Antonio Cañizares Llovera, Arzobispo de Valencia, ex Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos
ARCHIVO
MAYO 2014

La hora de la familia/ El reflejo que da España

Razones para la esperanza

Ver posts de otros meses

ENERO 2020 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JULIO 2016 (2 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Juana de Arco, la heroica santa que luchó hasta el martirio por llevar a su pueblo a Cristo
2 La fe de Pablo Vela, un joven sevillano de 24 años: "Cada día trato de ser más de Dios y menos de mí mismo"
3 Reveladoras experiencias de sacerdotes que dan la Unción de los Enfermos a personas moribundas por el Covid 19
4 Streaming: El Papa Francisco convoca a rezar el rosario "a los pies de la Virgen" por el fin de la pandemia
5 ¿Cómo se vive un duelo en tiempos de COVID 19? Con sabiduría de ciencia y fe una psiquiatra ofrece testimonio
6 Eran solteros ya mayores y dicen que se han casado gracias a la Virgen de Torreciudad
7 Cientos de sacerdotes y médicos ya han fallecido sirviendo a pacientes Covid 19. En Chile el cura Pablo asumió el riesgo
8 Laudato Si´, una encíclica para mirar hacia el futuro después de la pandemia
9 Obispo argentino levanta alertas sobre la teleserie "Jesús" producida por empresa vinculada a la secta "Pare de sufrir"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |