Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 7 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Sonrisas y aplausos para el aborto

Actualizado 23 mayo 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Gonzalo Carrasco Astudillo   


Este 21 de mayo en la cuenta pública realizada por Michelle Bachelet, entre las paredes del Congreso, sonaron los aplausos más aterradores que jamás haya escuchado en este acto republicano. Eran los aplausos que condenan a muerte, a través del aborto, a los niños que están por nacer. Los ojos y las sonrisas de quienes aplaudían eran la significación misma del desprecio por el ser humano.
 
Esos aplausos son la evidencia de la profunda crisis cultural en que hoy se vive -fundamentada en el escepticismo del saber y de la ética-, en que el proceso inicial de la vida ya no se considera como parte integrante del proceso unitario de ella, con consecuencias tan graves como provocar la muerte a un ser inocente.
 
Es cierto, al ser humano le cuesta hacer operativa la frase del libro El Principito, “lo esencial es invisible a los ojos”. Lo digo porque existe una primigenia regla de que no se puede matar a otro, pero en casos límites esta consideración se torna confusa. Y se ataca precisamente ahí, donde la vida es indefensa y manipulable atendiendo a circunstancias exclusivamente pragmáticas.
Se dice que se pretende legalizar el aborto en casos de peligro de vida de la madre, de violación y de inviabilidad del feto. En realidad lo que se pretende es escoger a quién se va a dejar sobrevivir y a quién no, por interponerse en el camino de la propia libertad y la autorrealización. Cuando el ser humano no existe en su forma externa la conciencia del “no matarás” se termina por extinguir.
 
Es este pragmatismo y materialismo el que termina provocando un cambio profundo en la forma de entender la vida, que concluye por afectar las relaciones de los hombres entre sí y aplastando una multitud de seres débiles e indefensos.
 
Diversas doctrinas filosóficas de raíz nihilista o constructivista han provocado una progresiva pérdida de conciencia en las personas y en la colectividad sobre la grave ilicitud moral de la eliminación directa de toda vida humana inocente, especialmente la que está en su inicio y no tiene como defenderse.
 
Solo respecto de las cosas se puede disponer, solo aquello que ontológicamente considerado no es un ser puede servir de instrumento, y la aceptación del aborto en la mentalidad actual es señal de la crisis moral que hace imposible distinguir entre qué es el bien y el mal, entre quién es un sujeto y qué es un objeto.
 
Simona Sparaco cuenta en su libro “Nadie nos conoce” la historia real de su embarazo tras una larga e impaciente espera junto a su marido. Tienen ya listas la cuna y la habitación del bebé, al que su madre habla largo y tendido mientras se acaricia el vientre. Pero desafortunadamente, al quinto mes, cuando el feto está ya del todo formado, la ecografía detecta que algo no va bien. Es al parecer un problema en los huesos que tendría como consecuencia que el pequeño podría padecer de enanismo. Así, la dulce espera se torna cuesta arriba.
 
En Italia, país de la escritora, el aborto en una etapa tan avanzada no es legal; así que el matrimonio vuela a Londres, donde consulta con uno de los mejores genetistas. Éste no solo confirma el diagnóstico, sino que además sugiere actuar de inmediato, sin dejar pasar más tiempo. Aturdida por las circunstancias, bajo una tremenda presión, la joven madre se ve así abocada a un aborto terapéutico. Pero el bebé siente algo y, justo antes de concluir la operación, empieza a arañar y a patalear como un loco, aunque su rebelión y apego por la vida no detiene el proceso. El médico, con suma precisión, alcanza con una aguja el corazón del niño que al punto deja de latir. El vientre de la joven madre porta ahora la muerte durante dos días, hasta que, con no poco esfuerzo y dolor, logra expulsar el cuerpo de su hijo.
 
Esa historia me hace pensar en las paradojas. Mientras Bachelet dictaba pena de muerte a los que están por nacer, recordaba al mismo tiempo cómo nos unía a los chilenos nuestro amor por las mascotas y cómo el gobierno quiere cuidarlos y facilitar su convivencia especialmente en las ciudades.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La Misa y los mártires
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Gonzalo Carrasco Astudillo, es Abogado y líder de opinión en medios digitales.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 ¡Cardenal George Pell en libertad! Tribunal Supremo declara no creíble que haya cometido abuso sexual de menores
2 No. Los astrólogos y los videntes no predijeron el coronavirus, ni pueden predecir nada
3 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
4 Psiquiatra Guillermo Restrepo: Para enfrentar los miedos, la angustia y la muerte recemos el rosario
5 En su noche oscura, colapsada por las crisis de pánico, Pauline conoció el amor de Dios Padre
6 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
7 Una empresaria reencuentra su fe y devoción a la Virgen al enfrentar la enfermedad y muerte de su esposo
8 La Misa y los mártires
9 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |