Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 30 de noviembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La Iglesia no busca contentar a políticos ni periodistas

Actualizado 30 mayo 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Fernando Pascual   


Las preguntas anteriores adquieren un sentido más intenso frente a algunas expectativas de cambio. Por ejemplo, frente a quienes desean que la Iglesia modifique su enseñanza sobre la anticoncepción, sobre el aborto, sobre el divorcio, sobre la comunión de las personas que viven unidas sin matrimonio, etc.
 
Para responder, hay que recordar un dato básico: la Iglesia nace desde Dios y busca ser fiel a su Fundador, Cristo. Sólo a la luz de ese dato, que la Iglesia considera central, se pueden afrontar las preguntas sobre el sentido de los dogmas y de otras enseñanzas de tipo moral, litúrgico…
 
Por lo mismo, la Iglesia no formula sus enseñanzas según parámetros de tipo sociológico. No hace encuestas para ver cuántas personas creen en la Trinidad y cuántas no creen. No se adapta a las tendencias de la gente para ganarse más “adeptos”. No busca contentar a los políticos ni a los periodistas.
 
Al contrario, la Iglesia mira siempre a Cristo, a su Evangelio. Acoge una Revelación (contenida en la Escritura y la Santa Tradición) y busca conservarla y transmitirla a todos los hombres.
 
Desde ese deseo de conservar y vivir lo que recibe, la Iglesia no puede cambiar aspectos claves de sus enseñanzas, ni puede ceder a las presiones de quienes, dentro o fuera de la Iglesia, promueven y suscitan en la gente expectativas de cambios dañinos que llevarían a avanzar hacia la mentira y la traición al mensaje de Cristo.
 
Por mencionar un punto concreto, la Iglesia no puede admitir a los sacramentos a quienes viven en una situación abiertamente irregular. Por ejemplo, enseña que quienes han roto por motivos diversos su matrimonio y ahora viven maritalmente en una unión no sacramental, no pueden recibir la Eucaristía ni la confesión mientras no hagan un camino de penitencia y se comprometan a un cambio profundo de vida.
 
Generar sobre este punto, y sobre otros, falsas expectativas de cambio no es correcto ni es justo. Los hombres y mujeres de hoy, como los del pasado, necesitan recibir el mensaje de Cristo en toda su belleza y en toda su exigencia. La “puerta estrecha” (cf. Lc 13,24) no puede dejar de ser lo que es, mientras sea la puerta del Maestro.
 
Lo que sí necesitamos es cambiar nuestros corazones cuando el pecado nos ha apartado de Cristo. Para ello, contamos siempre con la gracia de Dios. Si una enseñanza parece difícil, el creyente encontrará en Cristo fuerzas para acogerla y para vivirla.
 
No necesitamos, por tanto, falsos apóstoles que adulteran el Evangelio, sino testimonios coherentes y fieles al mensaje que viene de Dios y que permite entrar en el maravilloso mundo de la misericordia.

 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Qué significa ser cardenal
¡Velad!
Una invitación a la madurez. Llorando sobre Jerusalén
Los hijos del diablo, según Jesucristo
Jesús llora
Presentación de la Virgen María
Si te pisan, chilla
Certezas y Verdades
El Informe McCarrick, una dolorosa página de la cual la Iglesia aprende
Solidaridad ante la pandemia

RSS
P. Fernando Pascual es sacerdote, doctor en filosofía de la Universidad Gregoriana de Roma; Licenciado en Teología moral y especializado en Bioética.
ARCHIVO
AGOSTO 2013

El complejo mesiánico

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2020 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (2 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

JULIO 2014 (2 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Un joven agnóstico dice que tras interpelar a Dios escuchó una respuesta rotunda: "Adoración, adoración"
2 "Estuve luchando entre la vida y la muerte": Impactante testimonio del Papa Francisco
3 #Noviazgo de tres: "Todos tenemos la libertad de elegir seguir a Jesús, aunque nos juzguen por ello"
4 Lavado de cara al tarot: lo presentan como autoconocimiento pero es una práctica ocultista
5 Practicaba la magia ritual desde adolescente, pero el Señor lo liberó de sus demonios
6 El Papa en la Conmemoración de los fieles difuntos: "¡Sé que mi Redentor vive y lo veré!"
7 El amor crea la inmortalidad
8 Supremacismo progresista
9 #Video: El Papa Francisco reflexiona sobre la muerte y la resurrección
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |