Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 21 de septiembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Papa Pablo VI: beato

Actualizado 24 octubre 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Cardenal Antonio Cañizares Llovera   


Necesitamos del testimonio y de las enseñanzas del Beato Pablo VI, necesitamos de su luz y de su sabiduría, necesitamos de su aliento y de su audacia, necesitamos de hombres como él, que abrió de par en par las puertas a la esperanza.

El domingo pasado, al finalizar el Sínodo extraordinario de los Obispos sobre el matrimonio y la familia, en Roma, el día que celebrábamos la Jornada Mundial de las Misiones, fue proclamado beato el Papa Pablo VI, a quien tanto debe la Iglesia y la humanidad entera; también España, a la que quería de verdad y siempre tanto admiró por su historia, por sus santos y por su servicio a la Iglesia y al mundo con sus grandes gestas de evangelización, para la que siempre buscó lo mejor, también en el plano político, aunque algunos piensen sobre esto de otra manera.

Fue un Papa grande y audaz, un buen pastor conforme al corazón de Dios, testigo valiente del Evangelio, que nos confirmó en la fe y en la caridad, y abrió caminos de esperanza en momentos decisivos para la Iglesia y el mundo. Murió en un día muy significativo, un domingo, y, además, un seis de agosto, fiesta de la Transfiguración del Señor, y, de alguna manera, la del propio Papa Montini, hombre, sobre todo de fe, amigo fuerte de Dios, «mártir» de la fe y de la verdad, que tanto quiso a la Iglesia y que tanto sufrió por todos: su mismo rostro destilaba tal sufrimiento, en medio del cual nos ofreció una de las páginas más bellas que se han podido escribir sobre la alegría, y exhortándonos a vivir esa alegría inmensa que brota del Evangelio. A él le cupo, tras la muerte del Papa «Bueno », San Juan XXIII, continuar la obra del Concilio Vaticano II, llevarla a su término y, después, impulsar su aplicación y ponerlo fielmente en práctica, para renovar, fortalecer y hacer crecer a la Iglesia en medio del mundo contemporáneo y al servicio de él. Fue, por eso, el Papa de la fe, el Papa de la unidad, el Papa del diálogo, el Papa de la nueva evangelización del mundo contemporáneo. En la ceremonia de beatificación, el Papa Francisco dijo de él que fue «el gran timonel del Concilio», con el que supo responder con una sabiduría y «una humildad resplandeciente» al momento histórico en el que «estaba surgiendo una sociedad secularizada y hostil».

Supo entonces «conducir con sabiduría y con visión de futuro – y quizá en solitario– el timón de la barca de Pedro sin perder nunca la alegría y la fe en el Señor». Me gusta recordar que mes y medio antes de morir, en la última fi esta de San Pedro que celebraría, presintiendo tal vez la inminencia de su «partida», hizo balance de su ministerio, realizado plenamente al encargo que Pedro, el primer Papa, recibió de Jesús mismo: «Confirmar a los hermanos en la fe». Y como resumiendo su pontificado, dijo Pablo VI: «He aquí el propósito incansable, vigilante, agobiador, que me ha movido durante estos quince años de pontificado: he guardado la fe, puedo decir hoy, con la humildad y la conciencia de no haber traicionado nunca la santa verdad».

El Beato Pablo VI fue un testigo de la verdad, de la verdad que nos hace libres, y de la verdad que se realiza en la caridad. Trabajador incansable del Evangelio, tomó parte, sin echarse atrás ni retirarse del camino arduo de los duros trabajos del Evangelio; fue, sin duda, gran evangelizador de los tiempos modernos, tan heridos por el drama del humanismo ateo que quiebra la verdad del hombre y no hace posible el verdadero progreso y desarrollo de los pueblos, llamados a realizar la paz entre todos.

Necesitamos del testimonio y de las enseñanzas del Beato Pablo VI, necesitamos de su luz y de su sabiduría, necesitamos de su aliento y de su audacia, necesitamos de hombres como él, que abrió de par en par las puertas a la esperanza, necesitamos volver, de su mano, al Concilio Vaticano II, el nuevo Pentecostés en los tiempos modernos que ha de guiar nuestros pasos en lo momentos actuales de la Iglesia, inmersa, sin ningún miedo, en medio del mundo y solidaria con sus gozos y esperanzas, con sus tristezas y dolores, para que entregándoles a Jesucristo, verdad de Dios y del hombre, surja una humanidad nueva hecha de hombres con la novedad del Evangelio, a lo que debe contribuir la evangelización, «dicha e identidad más profunda de la Iglesia», en palabras del propio Pablo VI. Que él nos ayude y nosotros le sigamos.

Fuente: La Razón

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Mi dolor, mi esperanza
Misericordia, Pecado y Perdón
Cúpula de ONG musulmana: Vinculados al terrorismo
Algo habrá hecho
La Bestia solo quiere esclavizarnos
El Partido Comunista Chino y su genocidio cultural en Mongolia
Chiara Lubich y el Jesús de la Cuarta Palabra
Tan iguales y tan distintos
Desolación e incoherencia
Cuando la gracia actúa sobre el barro

RSS
Cardenal Antonio Cañizares Llovera, Arzobispo de Valencia, ex Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos
ARCHIVO
ENERO 2015

Diálogo y terrorismo

Tolerancia

Ver posts de otros meses

ENERO 2020 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JULIO 2016 (2 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Cuando la gracia actúa sobre el barro
2 La verdad sobre Access Consciousness: un oscuro método del potencial humano
3 Tan iguales y tan distintos
4 "¡Jesús me salvó!" proclama un joven francés que apostató de la fe tras ser víctima de abuso
5 Desolación e incoherencia
6 Sanar pandemias
7 Papa Francisco: "Unos pocos muy ricos poseen más que todo el resto de la humanidad ¡Una injusticia que clama al cielo!"
8 Nueva agresión a los católicos del dictador Lukašenko: Impide el ingreso al país de Mons. Kondrusiewicz
9 11 de septiembre: Día de la primera Adoración Eucarística y el 12 en Chile adoraron todo el día pidiendo Paz
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |