Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 3 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un obsoleto. "...Hazme el milagro ligerito"

Actualizado 28 noviembre 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   


Estimado lector:
 
Esta es la segunda crónica que me dispongo a escribir para desahogo mío y utilidad suya. En la anterior habíamos llegado al punto en que la benemérita señora Emerenciana de San Juan de la Costa había respondido a mi pregunta de niñito de Primera Comunión sobre el motivo por el que llamamos a Cristo “Salvador” nuestro y ella había sentenciado “porque él resuelve todos nuestros problemas”.
 
Aunque, como dije, mi edad no me permitió en esa ocasión indagar más sobre el tema, más tarde, en la medida en que iba creciendo, pude constatar no pocas veces la efectividad de aquel dicho de la anciana huilliche. Ella, como casi todo nuestro pueblo fiel, no había sido muy adicta a la misa dominical, pero sí a novenas y romerías. Pienso que es señal profundamente grabada en el alma nacional y eso a causa de la crónica escasez de sacerdotes. La aparición del ministro sagrado ha sido desde tiempos remotos algo ligado a lo extraordinario y a una fe muy teñida por el “de cuando en cuando”.
 
La repercusión de esta circunstancia histórica en el alma de Chile ha sido, me parece, la: debilidad y el defecto en nuestra fe cotidiana, y la mengua de un amor de todos los días, que otorga perseverancia y crea reciedumbre. Así y todo, doña Emerenciana había sido capaz de acuñar una sentencia como de bronce. Por esta confianza en la ayuda y destreza superior de un Hijo divino y su Madre santa, en general los creyentes se defienden mejor de las depresiones y rabias, plagas tan difundidas en este valle de lágrimas actual. También pensé que Emerenciana debió ser mujer muy rezadora y experta como para aseverar tan decididamente que “era tenido por Salvador “por solucionar todos nuestros problemas”.
 
Por otro lado también hay quienes objetan un culto limitado a la obtención de favores sobrenaturales. Es cierto que el mismo Jesús nos invita a pedir confiadamente esos favores: “Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque quien pide recibe; quien busca halla y a quien llama se le abre” (Mt 7,7-8). ¿Y qué decir de la parábola del juez inicuo (Lc 18,1-8) en que se nos da permiso hasta de ser cargosos a Dios con nuestras peticiones?
 
Pero en mi condición de hombre obsoleto testarudo diría lo siguiente: La oración del tipo San Expedito (“San Expedito, hazme el milagro ligerito”) me parece sólo un primer paso, el del cajero automático: introduzco en la ranura mi tarjeta bancaria y un poco más allá, por otra ranura, asomarán los billetes. Está bien: Dios en su humildad tolera que lo tratemos como cajero automático. Pero, de parte nuestra, es una gran mezquindad y encima de eso deja reducida la oración a sólo un monólogo. En cambio, lo cierto es que la oración es un diálogo entre el hombre y Dios. En este “sagrado intercambio” no sólo rige mi voluntad, sino también la de Dios. Yo apetezco los billetes del cajero automático; pero Dios apetece mi salvación, mi santidad, mi progreso espiritual. El tiene sus planes, que son mejores y más plenos que los míos. Yo pienso, pues, atento lector, que la oración debe pasar de la etapa de monólogo a la de diálogo. En mi conversación con Dios poco a poco comienza a resonar una voz diferente a la mía y muchas veces es una voz disidente, que no dice sólo lo que me gusta: me sale al paso, me dice a veces “no”. Es como en el “Concierto barroco” que diariamente nos brinda la Radio Beethoven: primero resuenan los instrumentos alegres, flautas, violines, oboes, pero infaltablemente se introduce el “bajo continuo” a tejer su contrapunto. Y gracias a él se arma el concierto y resulta belleza. Así es la oración.
 
Admirable fue la confianza filial de Emerenciana, que seguramente trataba con Jesús de las cuentas del almacén, de la última borrachera de su esposo Juan, del tifus del tío Casiano, de las cosechas del próximo verano, de los líos con la vecina. Pero estoy seguro – palabra de obsoleto-  que Emerenciana también debe haber percibido la otra voz, la que nos cambia el tema, el “bajo continuo” de toda vida cristiana.
 
“Hay más noticias”, como proclamaba con marcada pronunciación un famoso locutor uruguayo de tiempos pasados. Si le place, paciente lector, lea el próximo episodio.   


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 2
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
5 En impactante audio sacerdote afectado por Covid-19 llama a ofrecer "la vida, sacerdotalmente, por nuestro pueblo"
6 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
7 Video de Adoración Eucarística y bendición Urbi et Orbi ante la pandemia. "La Oración es nuestra arma" alienta el Papa
8 El signo de la cruz
9 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |