Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 21 de febrero de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar

Educar en valores: ¿qué valores?

Actualizado 5 diciembre 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


"El reino de la verdad y de la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz. Podemos decir que estos son los valores cristianos."
 
En su Encíclica Caritas in veritate Benedicto XVI escribe: “Con el término ‘educación’ no nos referimos sólo a la instrucción o a la formación para el trabajo, que son dos causas importantes para el desarrollo, sino a la formación completa de la persona. A este respecto, se ha de subrayar un aspecto problemático: para educar es preciso saber quién es la persona humana, conocer su naturaleza. Al afianzarse una visión relativista de dicha naturaleza plantea serios problemas a la educación, sobre todo a la educación moral, comprometiendo su difusión universal. Cediendo a este relativismo, todos se empobrecen más” (nº 61). Es por tanto de suma importancia comprender sobre qué valores ha de basarse la educación.

Siempre he creído que la Biblia, y en especial el Nuevo Testamento, es una fuente inagotable de tesoros espirituales, Pero también en las oraciones de la Iglesia encontramos una gran riqueza espiritual, como sucede en el Prefacio de la Misa de Cristo Rey, en el que hay una descripción de los valores en los que consiste el Reino de Dios. Dice así el trozo que nos interesa ahora: “Sometiendo a su poder la creación entera, entregará a tu majestad infinita, un reino eterno y universal: el reino de la verdad y de la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz”. Podemos decir que éstos son los valores cristianos.

Está claro que a la hora de educar no es lo mismo ser creyente o no creyente. Creemos que Dios existe, que se ha hecho hombre y ha resucitado y nos espera, como dice el Credo, la vida eterna. El convencimiento de que la muerte inaugura una nueva vida se basa en que el Reino de Dios es un reino eterno, que nunca acabará ni desparecerá, como nos dice Daniel 7,14, y además es universal, es decir está abierto a todos los hombres de todos los tiempos y naciones. Pero es también un reino de santidad “al que todos los fieles cristianos, de cualquier estado o condición, son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad” (Lumen Gentium nº 40), y de gracia, que Dios ciertamente no nos regatea, pero que debemos adquirir recurriendo a los sacramentos y cooperando con el Espíritu Santo.

Sobre la gracia hay que decir además que existe una estrecha relación entre libertad y gracia. No hace mucho alguien, en polémica conmigo, escribía: “No creo en la castidad, la masturbación la anula, práctica habitual en los célibes; la sexualidad es innata en el ser humano”. Le respondí que la sexualidad es innata en el ser humano, pero puesta al servicio del amor nos lleva a altísimas cotas de realización personal. Creo en la libertad del hombre y que, por tanto, no somos monos esclavizados por nuestras pasiones e instintos, si bien para lograrlo necesitamos la ayuda de Dios y de su gracia. En efecto leemos en el Nuevo Testamento: “Les prometen libertad, ellos, los esclavos de la corrupción: pues, cuando uno se deja vencer por algo, queda hecho su esclavo” (2 P 2,16).

El problema es que si uno no cree en Dios, como esa persona dice de sí misma, no pide la gracia y en consecuencia no tiene ni la gracia ni la libertad. Que esa persona renuncie a ser libre, ése es su problema, pero por mi parte lo que no estoy dispuesto a aceptar, porque lo considero un insulto a Dios y a mí, es que yo y muchos otros no somos seres humanos libres. Creo en la libertad y, en consecuencia, en la responsabilidad. Ahora bien soy cada vez más consciente que el rechazo deliberado de Dios lleva al desastre, porque al prescindir de Dios y, por tanto, del Ser Supremo queda la puerta abierta al totalitarismo y a la negación de la Libertad, como lo prueban las experiencias nazis y comunistas del siglo pasado, y en nuestro siglo aberraciones como La Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, que, no nos olvidemos, no es sólo la ley del aborto, sino también la ley de la perspectiva de género.

Resumiendo, el Reino de Dios es un reino eterno y universal, de santidad y gracia, basado en valores permanentes. Próximamente me referiré a los otros valores: verdad, vida, justicia, amor y paz.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
¿Los hijos no pertenecen a los padres?
Por un cristianismo del rostro
Un cretinismo muy moderno
Los dos papas
Eugenesia liberal
Tercera Nota sobre la acción política en la construcción del Reino
Los niños, los padres y el Estado
Estar al loro
Una contribución sobre el celibato sacerdotal, en obediencia filial al Papa
Parece que los malos ganan

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
DICIEMBRE 2014

Exorcismos en el siglo XXI

Educar en valores: ¿qué valores?

Ver posts de otros meses

ENERO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Empresaria norteamericana dice que ha vencido su adicción consagrándose al Inmaculado Corazón de María
2 Los ángeles de Pedrito
3 La valiente y ejemplar batalla de los laicos en Bolivia
4 Una nueva derrota para el demonio: Joven francesa que vivía en fiestas y borracheras se Confiesa
5 A los periodistas les escribe el Papa: "Toda historia humana es, de alguna manera, historia divina"
6 Los dos papas
7 Está casado, es padre de 4 hijos, diácono y lidera con su esposa la parroquia San Stanislao de Roma
8 ¿Los hijos no pertenecen a los padres?
9 Por un cristianismo del rostro
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |