Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 3 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un obsoleto. "Catalina irrumpe en el Monasterio"

Actualizado 5 diciembre 2014  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   


Me admira su paciencia, querido lector, sigo percibiendo su amable atención, sus señales de asentimiento o de duda. Para uno que es obsoleto y ha caído ya en el canasto de papeles, en el “descarte” como diría nuestro Papa Francisco, toda señal de vida del otro lado es un tónico, una transfusión de energías. Gracias, gracias, de todos modos. Debo apresurarme con mi anuncio de “más noticias”. Cuando uno se mueve en la octava década de la vida los bancos ya no dan crédito, las agencias de viaje se abstienen de enviar folletos de propaganda. Hay que contentarse con el hoy de cada día. Con todo, chances no me faltan. Me explico: En la presente etapa de un mundo al revés, me siento en cierto modo favorecido. Ahora que la gente honrada vive encerrada detrás de sus muros y citófonos, mientras que los delincuentes andan libres; los carabineros son arrinconados mientras que los encapuchados son libres para apedrear a quienes quieran; los profesores son castigados por sus alumnos, mientras que estos son justificados por sus padres; a los médicos se les invita a poner fin a la vida de sus pacientes; mientras que a los otros se les niega hasta la objeción de conciencia; ahora que se elimina el decálogo y se reemplaza por el castigo a la “discriminación” .Y respondo con mi contraofensiva: ¿En tal panorama no habrá llegado la hora en que los obsoletos puedan alegar “palpitante actualidad”? ¿Acaso el evangelio no proclama repetidas veces que “los últimos serán los primeros y los primeros, últimos”?


                En esta tercera crónica le presento, estimado lector, a Catalina Sarmiento, durante largos años residente con marido y cinco criaturas en las alturas de Colliguay, allí donde los niños caminan horas para llegar a la escuela y después volver a sus casasl y ella misma, Catalina, en uno de sus partos difíciles, tuvo que ser rescatada “en helicóptero” para llevarla al hospital Fricke de Viña del Mar. Cuando Catalina me refirió estas circunstancias ya no vivía en Colliguay, sino al lado de nuestro incipiente monasterio de San Benito de Llíu-Llíu, a ocho kilómetros de Limache, provincia de Valparaíso en Chile (Perdone, lector, por no acostumbrarme todavía a eso de “regiones” y persista en el antiguo término, usual ya en el imperio romano, de “provincia”). En una de nuestras primeras misas dominicales en el villorrio de Llíu-Llíu Catalina había irrumpido en nuestra capilla, más o menos a la altura de la primera lectura bíblica, la tomada del Antiguo Testamento y al término de ella  la había rubricado con un retumbante “Amén”. Pero no solamente al cabo de aquella lección bíblica, también en el resto de la misa, cada oración, cada frase importante, suscitaba en ella un entusiasta “Amén”.  Vueltos a la sacristía con mis dos monaguillos, ellos me dieron la información inmediata de que Catalina era “canuta”, término que se usa en Chile para designar a los evangélicos. Al poco rato ella misma se asomó al lugar, me saludó con un generoso abrazo y me contó que efectivamente ella, que había nacido católica y bautizada en la iglesia más antigua de Valparaíso, la de la Matriz, había ido a las prédicas y después a las reuniones de los hermanitos evangélicos, pero que se había retirado después del cambio del pastor, porque el nuevo “no le gustaba”, pero que ahora se reincorporaría “a la Católica”. Por el término que había usado sentí empatía por Catalina, ya que yo también recurría a él cuando los chiquillos me preguntaban en el catecismo de qué club era yo. No simpatizar por algún club de futbol era algo tan inconcebible para los muchachos, que yo, para no escandalizarlos, les decía “soy de la Católica”, que ellos interpretaban como que era partidario del club de la Universidad católica y yo, para mis adentros y con sumo cariño lo refería a la Iglesia católica, apostólica y romana. Catalina, entonces volvió a la misa católica, con todos sus “Aménes” y aun más: me contó que en nuestra misa veía ángeles que ministraban y que  fulgores celestiales bajaban del techo. Pero cierto día Catalina comenzó con afanes diferentes a los habituales: pagó la cuenta del almacén, devolvió a su dueño una silla de montar que le había sido prestada, restituyó unas palanganas de cobre en las cuales solía hacer su dulce de leche, diciéndoles a todos que tenía que prepararse para su fin. A mí me dejó atónito cuando un día después de la misa me había confidenciado que Jesús en persona le había hablado y dicho “Prepárate Katy, porque hasta aquí no más llegaste”. Todo el mundo había tratado de refutarla y de apartarla de su creencia, cuando, como le decíamos todos, “ella se veía tan sanita”. Grande fue entonces el asombro y la conmoción de nuestro humilde villorrio entre los cerros, cuando se supo que  doña Catalina había sido encontrada vestida, arrodillada ante su catre con la frente apoyada en una ajada Biblia y muerta. Los dos monaguillos, el Queno y el Tito, vinieron corriendo y me dijeron que había que tocar las dos campanas del monasterio porque doña Catalina se había ido al cielo.  

¿Qué me dice, mi escéptico lector? Temo que Ud.podría hacer causa común con tantos de mis hermanos sacerdotes, que, ante relatos como éste, responden: “No me gustan las cosas raras”. Pero ¿no predijo el profeta Isaías, siete siglos antes de Cristo, que el Hijo de la Virgen sería llamado “Emmanuel”, es decir “Dios con nosotros”. ¿Qué significa entonces que Dios se muestra como “cercano”  en Jesucristo?

Si esto quizás le ha conmovido espere el próximo episodio.


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Acto Penitencial 2
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El virus de la violencia

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
2 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
3 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
4 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
5 En impactante audio sacerdote afectado por Covid-19 llama a ofrecer "la vida, sacerdotalmente, por nuestro pueblo"
6 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
7 Video de Adoración Eucarística y bendición Urbi et Orbi ante la pandemia. "La Oración es nuestra arma" alienta el Papa
8 El signo de la cruz
9 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |