Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 10 de julio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Crónicas de un obsoleto. "Olvidos del ateísmo progresista"

Actualizado 2 enero 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Mauro Matthei   

 
Estimados lectores: En varias ocasiones he hecho mención del monasterio de San Benito de Llíu-Llíu, en la comuna de Limache, Chile. Injustamente he dejado en la sombra el monasterio de nuestras monjas benedictinas de Sta. María de Rautén, a pocos kilómetros de la ciudad de Quillota. También allí han sucedido y siguen sucediendo cosas dignas de contar. Pero todo tiene su tiempo, nos enseña el sabio del libro  Qohelet, del Antiguo Testamento.

 Me parece que ha llegado el momento de darles razón de lo que es un monasterio, recinto en el que no hay ni parroquia, ni colegio, ni otra institución que pudiera parecer útil, interesante o necesaria. Pues bien, se trata de un grupo de hombres o mujeres que se sienten llamados a construir juntos una central de energía espiritual, para su propia felicidad,  la de la Iglesia y la de cualquier persona que esté abierta a tal deseo. Se me va a objetar, ya sé,  que recurra al término de “energía”, sospechoso de esoterismo, pero el apóstol San Pablo  lo usa muchas veces en sus cartas. El señor Joaquín Acuña Solano, que detenta una famosa columna en las primeras páginas del diario El Mercurio y que desde ella difunde la noticia de la nobleza y ventaja del ateísmo, reprocha a los creyentes cristianos dos fallas principales: 1. que su discurso trate siempre de cosas pasadas -que ya no son- y 2 de las invisibles -que nunca existieron. Frente a esto el columnista preconiza que lo más sensato es adherirse al presente, la  palpitante actualidad, y las cosas visibles, palpables y concretas. Contundente ¿no?

 El obsoleto recoge el guante del Sr. Acuña Solano y sostiene contra lo primero que los ateos progresistas son como los que padecen la enfermedad de Alzheimer, que se olvidan del pasado y tienen una percepción muy vaga del presente; y contra lo segundo, (que atañe a la típica alergia contra lo invisible), que también en el campo de la ciencia y de la técnica se hacen presentes las realidades invisibles. ¿Acaso la electricidad no es invisible? Y sin embargo ella mueve los trenes, hace subir y bajar los ascensores y en  los EEUU. Incluso es capaz de matar por medio de la silla eléctrica. ¿Los virus no son invisibles también? Y sin embargo contagian enfermedades, provocan dolores y a menudo pueden matar. ¿Y la ingeniería informática no maneja  todo un mundo con fuerzas invisibles? Más aun: la civilización moderna  no sólo acepta la existencia de lo invisible, sino que también emplea   personas humanas que saben interpretar y hacer eficaces y visibles lo invisible: los ingenieros y electricistas en el caso de la electricidad, los médicos en el caso de los virus, los técnicos informáticos en el caso del inmenso sustrato invisible del internet. Del mismo modo, dice el obsoleto, los sacerdotes y monjes son como intérpretes del mundo de la oración, los santos y las santas son los ingenieros de la gracia divina,  las consagradas conocen una sanación más sutil que la cirugía. Los misioneros jesuitas y capuchinos forjaron los primeros diccionarios y gramáticas de los hombres de la tierra y supieron traducir dolencias y alegrías y lo que sembraron fueron semillas de paz y entendimiento. Qué bien discurría Fray Andresito por las barriadas de Santiago y dominaba el arte de poder conversar en salones y hospitales, estar en las casas de los vecinos pudientes y apoyar los pasos vacilantes de una ancianita desvalida. Qué hábil era la beatita Benavides de Quillota en traducir los anhelos del Corazón de Dios a los quehaceres provincianos de su ciudad. Cómo supo enfrentar Laurita Vicuña la llaga del abusivo infantil de su época. Gracias a las palabras invisibles que entendía. Qué desproporción entre la breve vida conventual de Teresita de los Andes, invisible casi para los ojos del mundo, pero ahora qué concretas y visibles  las atenciones que prodiga a la gente en su santuario. Volvemos al inicio de mi crónica si destaco la gran “energía espiritual” de San Alberto Hurtado: las instituciones creadas por él, la historia de los hechos de su vida, sus escritos no son más que “traducciones” de lo invisible experimentado por él a lo visible del mundo actual.

                “Creemos en un solo Dios, Padre todopoderoso, creador de cielo y tierra, de todo lo visible e invisible”. 

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La nueva normalidad del corazón
La moral del Diablo
Un magisterio para la paz y contra la hipocresía
Evangelizar y reforzar la conciencia de ser pueblo de Dios, liberar el mundo, sanar la Tierra, conquistar el espacio (I)
Estatuas
Cuando el Evangelio resulta difícil
Olvidaron lo fundamental
La perenne normalidad eucarística
Feminismos contrapuestos
Cartas del sobrino a su diablo (XX)

RSS
Nació en 1929 y lleva 63 años buscando conocer y fundirse en el misterio de Dios. Su currículum es extenso, como el rico patrimonio que sus escritos e investigaciones sobre historia, han legado a la cultura y a la iglesia. Es Mauro Matthei, el primer monje benedictino de origen chileno, quien a sus 85 años comparte en Portaluz su pasión por seguir a Cristo según la regla de san Benito; como sus sabias reflexiones.
ARCHIVO
ENERO 2015

Crónicas de un obsoleto. "Doña Rosa y Luchito, hijos de LLiu-Lliu"

Crónicas de un obsoleto. "Olvidos del ateísmo progresista"

Ver posts de otros meses

MAYO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El día en que Padre Pío y Mons. Karol Wojtyla se unieron en oración pidiendo a Dios su misericordia
2 La moral del Diablo
3 Cardenal Cañizares denuncia "obra del diablo": crean vacunas contra el Covid 19 "con células de fetos abortados"
4 Estatuas
5 El tratamiento contra el cáncer del actor Val Kilmer y el peligro de la secta Ciencia Cristiana
6 Ponte, el escritor homosexual que cuestiona en Italia ley sobre homofobia y transfobia
7 La nueva normalidad del corazón
8 Un magisterio para la paz y contra la hipocresía
9 Se exponen a violentos ataques del demonio quienes usan el exorcismo de León XIII sin estar facultados por la Iglesia
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |