Portaluz.org
Destacada parlamentaria feminista cuestiona con firmes argumentos la adopción y matrimonio homosexual
Destacada parlamentaria feminista cuestiona con firmes argumentos la adopción y matrimonio homosexual
Eugenia Roccella da cifras oficiales para denunciar que algunos políticos y el lobby gay imponen reivindicaciones ideológicas que ni a la comunidad homosexual identifican.
Actualizado 12 mayo 2017 - 10:35  
Portaluz   


La Unión Civil para personas del mismo sexo es un evidente fracaso. A las personas gay no les mueve el matrimonio gay ni la adopción, explica con cifras y otros argumentos la parlamentaria italiana Eugenia Roccella, conocida líder del feminismo en Europa.

No es el suyo un discurso para conseguir electores o prebendas. Tras ser aprobada la ley de uniones civiles, en los primeros 8 meses… poco más de dos mil uniones civiles de personas del mismo sexo en toda Italia son una cifra que habla de realidades. Al respecto, en declaraciones a revista Tempi la parlamentaria Eugenia Roccela denuncia que “existe un potente lobby que busca borrar diferencias que en sí no son discriminadoras”.
 
La batalla en favor de las uniones civiles y la adopción es sólo "un tema político e ideológico que defiende el lobby gay, pero no interesa a la mayoría de los homosexuales", apunta la político italiana ex subsecretaria del Ministerio de Salud. Por esto Roccella dice no estar sorprendida por el bajo número de uniones civiles que el diario de izquierdas Reppública denunció como un “fracaso” en su editorial el pasado 7 de mayo.
 
Esa realidad de cifras se repite en otros países donde se han utilizado las mismas estrategias para imponer leyes que ni los propios supuestos involucrados parecen interesados. En Chile por ejemplo desde que el año 2015 se impuso una ley de Unión Civil para personas del mismo sexo, poco más de dos mil parejas del mismo sexo habían formalizado el vínculo en dos años, al cierre de esta edición. Ello sin considerar el número de quienes tras formalizar el vínculo decidieron ponerle fin tras pocos meses (7% el primer año). A pesar del evidente desinterés de la comunidad homosexual y lésbica, el lobby gay apoyado por liberales de izquierda y derecha continúan promoviendo permanentes estrategias de publicidad para validar sus planteamientos.

La verdad de las cifras y la historia

Apoyándose en datos estadísticos oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas de Italia (ISTAT) Eugenia Roccella reitera su crítica a un lobby que no atiende la realidad de quienes dice representar. “Cuando en Europa se ponen en marcha este tipo de leyes, los resultados son siempre decepcionantes porque la verdad es que los homosexuales que quieren casarse en realidad solo son unos pocos”. Las cifras de Italia, agrega Eugenia Rocella, son similares en el resto de los países europeos.

Para la diputada esta reivindicación de la unión gay es debido a “un lobby muy influyente, pero también bastante intolerante". Para entender esto hay que mirar la historia del movimiento homosexual, argumenta esta parlamentaria… "Las primeras reivindicaciones de los años Sesenta exigían a secas la libertad sexual, sin discriminación. Lucharon contra el matrimonio, presentándolo como un pedazo de papel, una institución que enjaulaba la libertad de los sentimientos. Pero en los Ochenta algunos activistas invirtieron la discusión y decidieron que, para ganar su batalla, debía mostrarse a la comunidad homosexual como una completamente idéntica a la de los heterosexuales. En nombre de una igualdad absoluta comenzaron a pedir para ellos la misma institución que antes denostaron, aunque era una demanda ajena (sin interés) para la mayoría de la comunidad homosexual".

Velado totalitarismo
 

 

Precisamente por eso, advierte la diputada, no se debe creer a quienes sostienen que los homosexuales están realmente a la espera del reconocimiento institucional del matrimonio igualitario que les garantice la posibilidad de adoptar como pareja del mismo sexo o de reconocer como hijo propio al hijo de su pareja (cuando esta lo ha comprado a un vientre de alquiler o en el caso de lesbianas cuando una de ellas ha recurrido a la inseminación artificial).
 
Para Roccella la realidad es muy diferente. "Se busca forzadamente construir una forma de familia gay, que sea idéntica en los hábitos y aspiraciones, a la tradicional". Esta imposición totalitaria ha tenido éxito en la opinión pública, reconoce, sólo porque… "nos negamos a ver las diferencias. Aunque esas diferencias no sean discriminadoras".
 
Más en Portaluz sobre el tema

Sobre si es beneficioso para los niños y niñas ser adoptados por parejas del mismo sexo, muchos estudios -válidos por la idoneidad de su metodología- y testigos, ya se han pronunciado. Vea algunas de esas publicaciones en Portaluz: