Portaluz.org
¿Por qué los homosexuales que se casan están suicidándose más que los heterosexuales? Estudio expone el drama
El informe de la sueca Björkenstam y sus compañeros del Karolisnka es rotundo para descartar que fuese -como ya se ha señalado y al menos en Suecia- por homofobia…
Actualizado 10 noviembre 2017 - 15:21  
Portaluz   


El director de documentales Jean Pierre Delaume-Myard, uno de los líderes del movimiento La Manif pour Tous en Francia ha dicho en público que es homosexual; lo declaró tras ser acusado de homófobo y perseguido por afirmar que “los lobbies gays no representan a la totalidad de los homosexuales…” argumentando sus reparos al matrimonio entre personas del mismo sexo pues abre la puerta a que puedan transformarse legalmente en padres. “Los niños -precisa-, tienen que tener una madre mujer y un padre hombre. Cualquier elección distinta es una discriminación. Y os lo digo como homosexual”.
 
La lógica de Jean Pierre protege como prioritarios los derechos de los niños y niñas, pero deja además abierta la interrogante de qué tan benéfico es el matrimonio entre personas del mismo sexo.
 
Hay un riguroso estudio que ahora responde a esa pregunta publicado en la revista de ciencia  European Journal of Epidemiology con la firma de los científicos e investigadores Charlotte Björkenstam, Gunnar Andersson, Christina Dalman, Susan Cochran y Kyriaki Kosidou y el auspicio del prestigioso Instituto Karolinska (Suecia), titulado: Suicide in married couples in Sweden: Is the risk greater in same-sex couples?
 
Resultados que desnudan un drama
 
Los investigadores monitorearon en Suecia a seis mil parejas homosexuales entre 1996 a 2009, con un seguimiento posterior hasta 2011. Los datos fueron comparados para el mismo período con más de un millón de parejas heterosexuales.
 
La conclusión del informe es dramática: Las personas que contraen matrimonio con alguien de su mismo sexo están expuestas al riesgo de suicidio tres veces más que un heterosexual casado. Las causas -analizadas- que señalan los investigadores desmienten que el responsable fuere la homofobia (u otro atribuible al medio social) o algún factor biológico o de salud física facilitador (por ejemplo, los casos de personas viviendo con VIH-SIDA que pudieren haberse suicidado fueron registrados pero no contabilizados en la estadística final). En su conclusión los investigadores teorizan como posible causa una mucho más compleja y reveladora…
 
Otros estudios confirmaron lo mismo
 
El estudio desarrollado en Suecia coincide con los resultados de otra investigación liderada por los daneses Morten Frisch y Jacob Simonsen, cuyos datos fueron publicados el año 2013 por la revista International Journal of Epidemiology en un artículo científico titulado Marriage, cohabitation and mortality in Denmark: a national study of 6.5 million people followed for three decades (1982-2011).
 
Estos investigadores informaron que el índice de suicidio en personas que vivían en una relación de pareja del mismo sexo fue en algunos períodos hasta un 300% más alto que el de los heterosexuales que vivían en cohabitación o matrimonio.
 
En las causas aún no son categóricos
 
¿Por qué los homosexuales que se casan están suicidándose más que los heterosexuales?
 
El informe de la sueca Björkenstam y sus compañeros del Karolisnka es rotundo  para descartar que fuese -como ya se ha señalado y al menos en Suecia- por homofobia (u otro de intolerancia atribuible al medio social) o algún factor biológico o de salud física facilitador (por ejemplo, los casos de personas viviendo con VIH-SIDA que pudieren haberse suicidado fueron registrados pero no contabilizados en la estadística final).
 
Además otros grupos sociales objetivamente discriminados en Suecia, que fueron parte del estudio, no muestran la tendencia al suicidio que ocurre en algunos miembros de las parejas homosexuales.
 
La causa es una interrogante que los investigadores dejan abierta. Algunas editoriales que difunden el estudio sugieren que la experiencia de consolidar legal y socialmente un vínculo entre personas del mismo sexo pone en juego la dimensión ontológica y espiritual que advierte a la conciencia cuán contradictorio con su bienestar trascendente puede ser ese vínculo; la contradicción podría facilitar al paso del tiempo un desajuste tal que haría insoportable el dolor y vacío, derivando en actos atentatorios contra la propia vida.