Portaluz.org
Estudio reporta un alto porcentaje de éxito con terapias reparativas para algunos hombres homosexuales
Cerca del 70 por ciento de quienes contestaron (la encuesta) -se informa-, respondieron que en ellos hubo "algo o mucha" reducción en su atracción no-deseada al mismo sexo y también en su comportamiento, y un aumento en su atracción por el sexo opuesto…
Actualizado 24 agosto 2018 - 0:0  
Portaluz   


La Asociación Americana de Psicología y otras organizaciones han afirmado formalmente que las llamadas ‘terapias de cambio de orientación sexual’ o ‘terapias reparativas’ no deben aplicarse porque probablemente son ineficaces y pueden causar daño a las personas que las reciben.
 
El pasado 23 de julio de 2018 se publicó el reporte de un estudio que cuestiona esas afirmaciones. La investigación fue publicada en la revista de bioética con más antigua edición de los Estados Unidos, The Linacre Quarterly,  bajo el título “Effects of Therapy on Religious Men Who Have Unwanted Same-Sex Attraction” (Efectos de la terapia en hombres de algún credo religioso que rechazan la atracción que sienten por personas de su mismo sexo).
 
El estudio -se informa en el citado reporte- fue liderado por el terapeuta familiar y doctor en Psicología Clínica Paul Santero; junto al científico investigador (PhD) doctor en Bioquímica Neil Whitehead y la también científico investigador (PhD), doctor en Ciencias Sociales, Dolores Ballesteros.
 
Los profesionales afirman en su reporte, haber realizado una encuesta a 125 hombres, laicos, vinculados activamente a una religión, residentes en los Estados Unidos, que rechazaban la atracción que sentían por personas de su mismo sexo y que libremente habían pedido acceder a una terapia reparativa… con la finalidad de no sentirse atraídos por personas de su mismo sexo sino ser heterosexuales.
 
La encuesta preguntó por las experiencias que esos hombres consideraban negativas y las que valoraban como positivas de esas terapias mediante las cuales se esforzaban por lograr el cambio de su orientación sexual. “En nuestro estudio, la mayoría de los que participaron en los grupos de apoyo con pares o que recibieron ayuda profesional tuvieron giros de tipo heterosexual en la atracción sexual, la identidad sexual y el comportamiento”, señala el reporte.
 
Cerca del 70 por ciento de quienes contestaron -se informa-, respondieron que en ellos hubo “algo o mucha” reducción en su atracción no-deseada al mismo sexo y también en su comportamiento, y un aumento en su atracción por el sexo opuesto, con el consiguiente giro hacia la heterosexualidad en su comportamiento.
 
Se reporta además que en el grupo de estudio hubo “disminuciones de moderadas a marcadas en la tendencia suicida, la depresión, el abuso de sustancias y aumentos en el funcionamiento social y la autoestima. Casi todos los efectos nocivos fueron leves”.
 
Finalmente, concluyen los investigadores, “a juzgar por esta encuesta, estas terapias son muy beneficiosas para hombres, laicos, activos en un credo religioso… no había sacerdotes católicos en la muestra, y este estudio no hace recomendaciones para ellos”.