Portaluz.org
La "pastoral del deporte" un apostolado que protege, forma y reconstruye vínculos de confianza
"No hay duda de que los deportes juveniles son una forma poderosa de ayudar a los niños. Un conjunto creciente de investigaciones en ciencias sociales muestra que los deportes juveniles pueden tener una poderosa influencia en la salud mental y física de los niños y, en general, en sus trayectorias vitales."
Actualizado 12 abril 2019 - 0:0  
Portaluz   


En medio de la demanda por una mayor participación de los laicos en la Iglesia hay iniciativas que se abren camino, como la de “Play Like a Champion Today”.
 
Su fundador, el profesor norteamericano Clark Power, cree que una “pastoral del deporte” es un medio que aún muchos obispos y sacerdotes no dimensionan la importancia que podría tener. En primer lugar, porque protege y forma en valores a niños y jóvenes; facilitando además la reconstrucción de los vínculos de confianza.
 
Dar lo mejor de uno mismo” el documento del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida que recoge las enseñanzas de Papa Francisco y anteriores Papas sobre una  perspectiva cristiana del deporte y la persona humana, orienta el desafío pastoral de Play Like a Champion Today. "Se trata de educar a jugadores, entrenadores y padres por igual a través de entornos inclusivos y seguros", apunta Power.  
 
Entrevistado por revista Crux, Clark Power argumenta enérgico a favor de la pastoral deportiva; animando a laicos, sacerdotes y obispos a dar un apoyo efectivo para su desarrollo…
 

¿Ve al deporte como una forma de reducir la brecha entre el clero y los laicos?
En primer lugar, permítanme abordar la cuestión de la división. Desde hace años escribo a los obispos para informarles que en sus diócesis tienen miles de jóvenes "animadores de deportes" educados y profundamente comprometidos. He explicado que nuestras clínicas preparan explícitamente a nuestros entrenadores para asumir una variedad de funciones pastorales, desde la construcción de la comunidad hasta la provisión de dirección moral y espiritual. Sólo unos pocos obispos han respondido.
Los deportes juveniles pueden ser la principal actividad pastoral de la Iglesia Católica Americana… Creo que los obispos y el clero en general deberían apoyar los deportes juveniles como vehículo para lo que el padre jesuita Greg Boyle describe como "vínculo de confianza". El coaching es un ministerio de amor a los niños más allá de la familia nuclear. En el espíritu del Evangelio, tanto los obispos como los laicos necesitan ayudarse mutuamente a cuidar de los niños en los márgenes de nuestra sociedad, donde podemos aprender a amar y a ser amados. Creo que sería útil que los sacerdotes pasaran al menos algún tiempo en programas deportivos para jóvenes, ya sea patrocinados por católicos o no, que sirvan a los niños en comunidades económicamente deprimidas.
 
¿Realmente crees que los deportes son un medio por el cual la Iglesia puede ayudar a la gente a recuperarse de la crisis de abuso sexual del clero?
La actual crisis de abuso sexual, que dura ya 33 años, ha erosionado la confianza de los laicos en el clero y, en particular, en los obispos. Los laicos católicos han perdido durante mucho tiempo la paciencia con los líderes clericales. Por lo menos, los obispos estadounidenses tienen que demostrar que creen sinceramente que las vidas de los niños realmente importan. Los deportes juveniles dan a los obispos la oportunidad de seguir el ejemplo del obispo Sheil apoyando a los niños más vulnerables de nuestra sociedad.
Para tener credibilidad moral, nuestros líderes necesitan hacer esto por amor a los niños mismos, no porque quieran traer más niños a las bancas o a las escuelas católicas.
Los niños de las comunidades pobres carecen de las oportunidades de practicar deportes que los niños de las comunidades ricas toman por sentado. La Iglesia Católica ya tiene organizaciones deportivas juveniles con entrenadores educados en ciudades de todo el país. Pero muchas de esas organizaciones carecen de vínculos con las comunidades pobres y de los recursos financieros para servir a los pobres como lo exige el Evangelio. No hay duda de que los deportes juveniles son una forma poderosa de ayudar a los niños. Un conjunto creciente de investigaciones en ciencias sociales muestra que los deportes juveniles pueden tener una poderosa influencia en la salud mental y física de los niños y, en general, en sus trayectorias vitales.
 
¿Cuáles son algunos ejemplos en los Estados Unidos donde usted ve que los deportes juegan un papel vital en la pastoral católica?
Hasta donde yo sé, hay programas de deportes juveniles patrocinados por la Iglesia Católica en cada una de las principales ciudades de los Estados Unidos. Play Like a Champion Today "se asocia" con programas parroquiales y escolares en unas sesenta diócesis en este momento. Los deportes juveniles pastorean o sirven a los niños de dos maneras. En primer lugar, pueden dar a los niños la oportunidad de jugar juntos por el puro placer de la experiencia social (el juego, es esencial para el bienestar y el desarrollo de los niños). Durante más de cincuenta años, el tiempo de juego de los niños ha estado disminuyendo, y eso parece estar en la raíz de las crecientes tasas de depresión y trastornos de ansiedad. En segundo lugar, los deportes juveniles pueden desarrollar una serie de virtudes que van desde la justicia hasta el coraje (o "valor"). Mi investigación sobre la participación en los deportes juveniles indica que los deportes de equipo son particularmente efectivos en la enseñanza del altruismo y la responsabilidad social o, como dicen los entrenadores, "no hay un 'yo' en el equipo".