Portaluz.org
Informe internacional denuncia que el Partido Comunista Chino se ha vuelto cada vez más hostil hacia los católicos
Reprimen, secuestran, hacen desparecer personas, destruyen recintos de la Iglesia, prohíben el culto e incluso exigen se elimine el primer mandamiento del Decálogo pues "privilegia la lealtad a Dios por encima de la lealtad al Partido Comunista Chino"
Actualizado 3 mayo 2019 - 13:12  
Portaluz   


Mientras en Chile los legisladores de izquierda y liberales de otras facciones políticas atacan a la Iglesia intentando aprobar una ley que obligue a los sacerdotes a revelar las confesiones de los fieles, en China el Partido Comunista pretende incluso que se elimine el primer mandamiento del Decálogo.
 
La denuncia de persecución a la fe, es parte del informe recién publicado por la Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF), una comisión independiente del Gobierno Federal de Estados Unidos, creada en el año 1998 para monitorear la situación de la libertad religiosa fuera de Estados Unidos.

La información anual de la USCIRF es uno de los reportes más respetados sobre el estado de la libertad religiosa en el mundo. El informe del año 2019 se dio a conocer el 29 de abril en Washington D.C. No es sorprendente que incluya a China dentro del grupo de los más brutales violadores de la libertad religiosa del mundo, junto con Corea del Norte, Rusia y otros.
 
La USCIRF destaca que “a pesar del acuerdo firmado entre el Vaticano y China en el año 2018”, pudo comprobar que “la represión de la Iglesia Católica clandestina aumentó durante la segunda mitad del año”. Así los sacerdotes y laicos católicos disidentes siguen siendo perseguidos.
 
Cientos de denuncias revelan -señala el informe- que las autoridades chinas han reprimido con violencia a los fieles, secuestrado y haciendo desaparecer a los líderes católicos. Además “los han agredido clausurando recintos de la iglesia católica clandestina, destruyendo cruces, confiscado Biblias u otros materiales religiosos, y restringiendo o interfiriendo en el culto religioso. La represión ha sido especialmente severa en la provincia de Henán”.

El partido comunista chino forzó a “reemplazar cruces, imágenes de Jesús, y otros símbolos de la fe cristiana por imágenes de Xi Jinping”, denuncia el informe. En la provincia de Henán han llegado al extremo pues “las autoridades locales les exigieron a las iglesias que eliminaran el primer mandamiento de las listas de los Diez Mandamientos alegando que el mismo privilegia la lealtad a Dios por encima de la lealtad al Partido Comunista Chino”.
 
El informe señala que “según defensores de la libertad religiosa, más de 5000 cristianos y 1000 líderes de iglesias fueron arrestados en el año 2018 a causa de su fe o de sus prácticas religiosas”. El PCCh asimismo, “clausuró o demolió miles de iglesias o sitios religiosos”
 
Pero no solo en China
 

En muchos otros países del mundo se ha incrementado la violación a las libertades religiosas. El informe de la USCIRF confirma que los cristianos son el grupo religioso más perseguido en el mundo.

En Myanmar (también llamada Birmania) por ejemplo, su territorio es sinónimo de la crisis de los rohingya, pero el católico Tang Seng y su abuela no son refugiados rohingya. Son del norte del país, del estado de Kachin, donde se está desarrollando otro conflicto brutal, pero mucho menos publicitado. A mediados de mayo de 2018 cuando Tang Seng escuchó disparos cerca de su aldea en Myanmar tenía dos opciones: huir del lugar de los ataques o arriesgarse a morir junto a su abuelita cargándola en su espalda para alejarse de su aldea, como puede verse en la foto principal. El reporte de la USCIRF señala que “en los últimos años, más de 30 iglesias fueron destruidas en el Estado de Kachin, la mayoría por ataques con armas pesadas”.
 
También en la República Centroafricana (RCA) se atacaron las libertades religiosas principalmente de los cristianos durante 2018. “En marzo, el sacerdote católico Joseph Desire Angbabata fue asesinado, mientras trataba de proteger a los refugiados en el recinto de su iglesia en Bambari. En mayo al menos 15 personas murieron en un ataque contra la iglesia de Notre Dame de Fátima en Bangui, y en noviembre, al menos 112 civiles -incluidos dos sacerdotes- fueron asesinados cuando un grupo armado atacó un campamento de desplazados cerca de la Catedral Católica de Alindao”, señala el citado informe.