Portaluz.org
Misterio del ciprés que desde 1628 crece sin tierra en el muro de un templo construido según dijo la Virgen
Misterio del ciprés que desde 1628 crece sin tierra en el muro de un templo construido según dijo la Virgen
¡Increíble creer que sobrevive en el muro exterior de la Basílica Pontificia Minore de Madonna del Colle en Lenola!
Actualizado 28 julio 2019 - 11:7  
Portaluz   

Si no lo vieras con tus propios ojos, no lo creerías. Un verdadero misterio escriben en el portal Leggo de Italia. Hay un ciprés creciendo sobre un muro: un prodigio, que podemos ver en la Basílica Menor Papal de la Madonna del Colle en Lenola, provincia de Latina. De hecho, en las paredes exteriores de esta iglesia hay un ciprés, aún vivo y sano desde 1628: originalmente había dos árboles, pero con el paso de los años sólo ha sobrevivido uno (el otro fue destruido por un rayo en 2002), aunque no está claro cómo es posible.

El artista milanés Raffaello Franco terminó La Basílica en 1628: clavó una robusta rama de ciprés en la cornisa principal junto con otro arbusto similar a la finalización de la obra. Junto con los festones de arrayán, estas dos ramas sirvieron para embellecer la fachada para la inauguración: pero al cabo de unos días, al deshacer la decoración, los obreros las encontraron misteriosamente adheridas al hormigón, aunque sin raíces. Durante siglos han resistido misteriosamente el mal tiempo y la sequía.

Converso por mediación de la Virgen

El artista construyó la Basílica después de la milagrosa aparición de la Virgen María a Gabriel Mattei, un huérfano de 23 años de Lenola, quien el 14 de septiembre de 1602 se trabó en discusión con un anciano que le reprochó por perturbar las vísperas solemnes de la Virgen. Así que Gabriel, lleno de odio, pensó en matar al viejo enfermo y pidió ayuda a dos amigos. Esa noche la Virgen se le apareció y lo desvió del plan asesino. También lo invitó a buscar su imagen en Colle, entre la vegetación. En ese lugar, le pidió que construyera un templo en su honor.

El joven se convirtió y viajó por Europa bajo el nombre de fray Deo Gratias. Durante la mayor parte de su vida trató de cumplir el deseo de la Virgen de buscar los medios para construir el templo. En 1610 se inauguró la primera parte del Santuario, y en los años siguientes se completó. A partir de 2015 se convirtió en basílica papal menor.