Portaluz.org
Padre Héctor Ramírez: "Si los obispos de Chile Consagran el país al Inmaculado Corazón harán sonreír a la Virgen"
"En estos momentos duros, cruciales, que la santa Iglesia está viviendo, necesitamos precisamente la luz de la Estrella de la Mañana, que es la Santísima Virgen…"
Actualizado 28 octubre 2019 - 0:0  
Portaluz   


El sacerdote Héctor Alfonso Ramírez Sanz Cerrada, nacido en Durango (México) prestó servicio durante cuatro años como capellán en Fátima, para los peregrinos de lengua española. Hoy, autorizado por su obispo de la diócesis de Getafe (España) promueve por el mundo la cruzada mariana de Evangelización Mater Fátima.

Portaluz le ha entrevistado telefónicamente mientras se encontraba en Villarrica (Chile) conociendo el desarrollo de la peregrinación de la Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, enviada a ese país sudamericano desde el Santuario de Portugal y animada por la iniciativa Misión Fátima Chile.

En su entrevista, el sacerdote aborda la importancia y urgencia de la Consagración no solo personal al Corazón Inmaculado de la Virgen, sino de países que -como Chile- se encuentran tensionados por una crisis transversal de la sociedad.
 

¿Cuál es en su opinión la actualidad de los mensajes y apariciones ocurridas en Fátima, tanto del Ángel en 1916, como luego de la Virgen en 1917?
Papa Benedicto XVI dijo que estábamos viviendo el eclipse cultural de Dios. El mundo, desde el momento en que se alejó de Dios ha perdido el horizonte. Ante esta realidad el Ángel de la Paz, el Ángel de Portugal les enseñó a los niños, les ayudó, a adorar a Dios. También se ha perdido en el mundo el amor y la práctica de la misa dominical, el amor a la eucaristía. Al contrario, el Ángel les da la comunión y les enseña a adorar a Cristo Eucaristía, la adoración perpetua. Tercero, sintetizando el mensaje de Fátima y precisamente mirando cómo está de convulso el mundo, creo que la Virgen nos centra en la paz del mundo y segundo en la conversión por salvación de los pobres pecadores.

¿Para el Santuario los llamados secretos transmitidos en Fátima ya se cumplieron en su totalidad?
Para el Santuario ya están revelados, el cumplimiento yo creo que nadie lo puede decir, porque algunos aplican el “obispo vestido de blanco” al atentado a San Juan Pablo II; pero si queremos ser literales, el secreto en la tercera parte fue muy claro: Ahí dijo que “el obispo fue muerto”, sería la traducción literal del portugués. Juan Pablo II no murió. Entonces algunos lo aplican (n. del e. : la interpretación del texto de ese tercer secreto) al atentado a Juan Pablo II y otros no. Otros hablan más en general de la persecución que va a sufrir la Iglesia y mira lo que pasa hoy, la iglesia es perseguida por todo sitio.
 
¿Al respecto, usted, que lidera Mater Fátima, tiene algún argumento o certeza espiritual para suponer que hay alguna parte de esos secretos que está aún por vivirse? ¿La muerte del Papa?
Mater Fátima es otra gotita más que la Virgen suscita en el mundo para recordar su mensaje, que puede cambiar la historia del mundo.
 
¿A qué se refiere con cambiar la historia del mundo?
La paz, por ejemplo. Mira como está Venezuela, mira como está Nicaragua, como está México…
 
De forma reiterada en las apariciones la Señora del Rosario refiere a que “Jesús quiere… hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”. Cita de Sor Lucía de Fátima en sus Memorias, respecto a lo que habría dicho la Virgen a los tres pastorcitos, ella incluida.
Permítanos pedirle algo de catequesis padre…
¿Qué es ese Inmaculado Corazón? ¿un concepto espiritual, el corazón físico de la Virgen María?

Usando palabras de San Luis María Grignion de Monfort diría que es la verdadera devoción a María. Y, ¿en qué consiste?: En conocerla, amarla e imitarla. El Corazón Inmaculado de María muestra lo que Ella es, para que la conozcamos… sus sufrimientos. Ella nunca sonrió a los pastorcitos y es un dato muy importante. Ella está sufriendo por las almas de los pecadores que van al infierno y porque los hombres se están matando los unos a los otros. Entonces, conocer el sufrimiento que María tiene por sus hijos. Segundo, conocer sus virtudes, porque Dios nos la pone como modelo de santidad. Y, me parece que tenemos la misión de llevar al mundo la devoción al Corazón Inmaculado de María. Hacerla conocer y amar por todas las almas posibles.

Para que quede claro, el Inmaculado Corazón de María entonces no tiene nada que ver con su Inmaculada Concepción
 No. Es como el Corazón de Jesús. Es una forma de mostrar el amor de Dios a los hombres. Cuando hablamos del Corazón de Jesús no lo hacemos de su corazón físico, sino de lo que tiene el corazón del Jesús, del Redentor: amor, su entrega, su misericordia, su perdón, su justicia, etcétera. En el caso de la Virgen todo el amor y la misión que Ella tiene para el mundo.

En las apariciones también pide la Virgen que Rusia sea Consagrada a su Inmaculado Corazón. Luego al paso del tiempo se ha promovido el que las personas se consagren al Inmaculado Corazón. Si alguien está bautizado, recibió la Confirmación y se esfuerza por llevar una vida coherente con la fe de la Iglesia ¿por qué debería Consagrase al Inmaculado Corazón? ¿De qué se trata esto?
Bueno, primero parte de que la primera consagración y las más importante se llama bautismo. Es verdaderamente comenzar a ser hijos de Dios. Las consagraciones (n. del e.: posteriores) que hacemos, como al Inmaculado Corazón, son ayudas que el cielo nos proporciona para desplegar en plenitud, en perfección -la santidad en pocas palabras- la consagración del bautismo. Son ayudas que Dios nos va dando en nuestra vida. Es una forma de entrega, y como dice san Luis María Grignion de Monfort, entre todas las consagraciones que hay es la más segura y directa para llegar a Jesús. Jesús que es el camino, la verdad y la vida; nadie va al Padre sino es por Él. Entonces la mejor manera de llegar a Jesús es con esta Consagración (al Inmaculado Corazón), con esta devoción, que Dios quiere que se conozca y se practique en el mundo.

Padre, inspirado en la espiritualidad que surge de Fátima Quien en un acto libre se Consagra al Inmaculado Corazón, ¿a qué se está comprometiendo?
A amarla, imitarla y como conclusión de eso a darla a conocer, que es la misión de Mater Fátima. En Mater Fátima todos somos enamorados de María que vamos al mundo a dar a conocer ese amor con el cual ella tocó primero nuestro corazón; y que lo está transformando.

¿Por qué Consagrarse al Inmaculado Corazón de María y no a Dios? ¿Esta devoción no estará faltando al primer mandamiento del decálogo?
Algunos piensan que nosotros adoramos a una criatura. Pero si dices amar al Hijo de Dios con todo tu corazón lo más natural es que ames a la madre de ese Hijo de Dios. Por tanto, el amor a la Virgen es de veneración, no de adoración. Si yo quiero llegar al Hijo y conozco a su mamá, pues ella puede interceder por nosotros. Es muy cordial, sencillo y directo para poder acceder al Hijo, acudir a la Virgen. Entonces no hay que confundir adoración (solo a Dios) con veneración (a la Virgen). Si tú amas a Jesús amarás lo que Jesús ama y Jesús ama mucho a su madre.
 
Lo hizo San Juan Pablo II El Grande, lo hizo Papa Benedicto XVI, hoy emérito; y lo hizo también Papa Francisco. Los tres consagraron sus pontificados y la Iglesia a Nuestra Señora del Rosario de Fátima. ¿Por qué esta reiteración de Consagración de tres papas?
Porque es necesaria. Primero porque ella es la Madre de la Iglesia y sabemos que es Trono de Sabiduría. En estos momentos duros, cruciales, que la santa Iglesia está viviendo, necesitamos precisamente la luz de la Estrella de la Mañana, que es la Santísima Virgen. Me parece muy hermoso – lo sabemos por la Escritura, en los Hechos de los Apóstoles- que estaban reunidos los discípulos en torno a María en oración en el Cenáculo, cuando llegó el Espíritu Santo. Entonces, para que Dios, el Espíritu Santo, fecunde en la santa Iglesia, tiene que estar la mediadora, la medianera, que es la Santísima Virgen. Ella guía. Ella guió a Pedro, Pedro físico, y pues ahora guía a Pedro papado en cada momento histórico.
 
Sobre este mismo tema ¿qué aporta para los habitantes de un país, católicos o ateos, el que sus obispos Consagren esa nación al Inmaculado Corazón de María?
Primero, volver a dar luz y esperanza. Porque según la OMS para el 2030 la enfermedad más extendida será la depresión. Tenemos un mundo lleno de personas sin sentido, sin fuerza para poder vivir, para luchar. Se ve que esta sociedad materialista, hedonista, etcétera -podríamos poner muchos calificativos-, pero en pocas palabas en apostasía silenciosa tal cual decía Juan Pablo II; o en eclipse cultural de Dios, como lo denunciaba Papa Benedicto XVI; no ha dado respuesta al corazón del hombre. Entonces, la Consagración al Inmaculado Corazón nos vuelve a elevar los ojos a Dios, a proporcionar luz al alma; a iluminar la inteligencia para encontrar la verdad, la paz, el bien, la comunión, la armonía entre nosotros, el bien común. Luego también la fuerza que viene de lo alto, la gracia, para construir una vida aquí como Dios quiere. Pero además la Consagración de un país es una ayuda para que todos sus habitantes se salven, para que lleguen al cielo.

Como antes ya lo vivieron diversas diócesis de Europa, Colombia, Brasil, Argentina, ahora se encuentra peregrinando por Chile en visita oficial, enviada desde el Santuario de Portugal, una imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima. ¿Es una ocasión oportuna para que los obispos consagren Chile al Inmaculado Corazón de la Virgen María?
Pues yo les haría la invitación con todo mi corazón. Es lo que Dios quiere. Ella mismo lo ha dicho: Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si los obispos de Chile Consagran el país al Inmaculado Corazón harán sonreír a la Virgen y pondrán muy contento a nuestro Señor. Recordemos además las palabras que Ella dijo el 13 de septiembre a los pastorcitos, pues se las podría decir también a los obispos: Dios está muy contento con vuestros sacrificios.