Portaluz.org
¿Cómo enfrentan al Covid19 las personas vulnerables, en situación de calle? El testimonio de Roby Curtis
Al igual que en miles de otros lugares del mundo, en el sur de Brisbane (Australia) hay un hogar para los desamparados. Haya sol o tormenta sea de día o de noche, está siempre disponible. Más aún si hay una pandemia.
Actualizado 21 marzo 2020 - 0:0  
Portaluz   


No importa el momento en que llegues, los voluntarios de la Emmanuel City Mission -que hasta hace un tiempo se llamaba Blind Eye Ministries- te acogerán.

El director de esta “misión” Roby Curtis, cuenta al Catholic Leader que llegan alrededor de 80 personas sin hogar y vulnerables durante el día desde que -hace poco- abrieron sus puertas los siete días de la semana.

Fue la realidad de abandono de las personas el motor del cambio, “porque si te despiertas sin saber qué día de la semana es, pero tienes que recorrer dos kilómetros y medio para conseguir el sustento diario… ¿y no vas a tener claro si estamos abiertos? Queríamos asegurarnos de que supieran que todos los días a las 12 de la noche hay una comida, todas las mañanas a partir de las 9, hay cereales, té y café, (que) hay lugar para una ducha”, comenta Roby.

Cristo al centro, Cristo en todo
 
 
Los desafíos que involucra esta apertura refieren un proceso de conversión vivido en la institución. En su origen eran una entidad con una identidad más política que una comunidad de servicio para dar testimonio del amor de Dios. Entonces cambiaron su nombre a Emmanuel City Mission "pues refleja mejor el corazón de esta misión -Jesús con nosotros- y se aleja del concepto casi de protesta que comunicaba el nombre Blind Eye Ministries. No se trataba sólo de ser un excelente proveedor de servicios de vanguardia para los sin techo de la comunidad, sino de ser parte de la misión de la Iglesia y su evangelización en un tiempo de renovación”, confidencia Roby.

En efecto, hoy el punto central del recinto al que acceden las personas sin hogar es el tabernáculo, donde encuentran a Cristo Eucaristía. "Ofrecemos un lugar centrado en Cristo donde la gente encuentra su dignidad. Saben que aquí no están los conflictos de las calles; así que no traes a este lugar la cultura de la calle y los asuntos de la calle aquí, sino a ti mismo como persona y la dignidad de tu persona humana. Puedes ser una persona con muchos tatuajes, puedes ser una persona de las primeras naciones, puedes ser alguien que está confundido respecto a quién eres; quienquiera y lo que sea que seas, eres bienvenido aquí”.

Covid19, un paso mas en una historia de vulnerabilidad

Este proceso de transformación liderado por Curtis, fue inspirado, dice, al leer la encíclica Laudato Si’, La Alegría del Evangelio, de Papa Francisco. Al interiorizarse en ella comprendió que era una hoja de ruta para que los beneficiarios “vivan un encuentro transformador con el Cuerpo del Señor. El Santo Padre nos llama a esto, hermano. Eso es honestamente lo que somos y lo que estamos persiguiendo; no se trata de bravuconería católica, es sólo lo que somos, es lo que soy, es lo que estoy persiguiendo personalmente".

Una sociedad como la australiana, ajena a la vulnerabilidad, señala Curtis, está hoy estremecida por la amenaza del Covid19. Pero quienes por años han vivido en la vulnerabilidad lo afrontan distinto:

"Creo que a todos nos preocupa si vamos a tener papel higiénico, pero adivinen qué... ¿qué pasa si nunca has tenido un baño antes? ¿Qué si nunca has sabido nada desde el día en que naciste realmente, aparte quizás de las diversas etapas de una atención institucionalizada?”

Para las personas en situación de calle, para los vulnerables, agrega Curtis, el Covid19 es un paso más en un camino de vulnerabilidad de toda la vida. En la Misión, por cierto, se han incorporado las medidas de higiene necesarias que permiten seguir ofreciendo los servicios de este lugar a los beneficiarios. Si quieres ayudarles ingresa a: www.emmanuelcitymission.com