Portaluz.org
El padre Giuseppe fallece tras ceder a un joven desconocido el respirador artificial que sus feligreses le habían enviado
#sacerdoteporsiempre Había dicho que, de ser necesario, debía darse prioridad a los demás. El valiente sacerdote de Val Gandino murió dando una lección de amor.
Actualizado 24 marzo 2020 - 0:0  
Portaluz   


Priorizar la vida de los demás, especialmente la de los más jóvenes, antes que la propia. Era esta una norma en la vida cotidiana del padre Giuseppe Berardelli, arcipreste de Casnigo en Val Gandino (Bérgamo), de 72 años, que murió la madrugada del pasado 16 de marzo en el hospital de Lovere (Italia), a causa del Covid 19, según informa Arabera, portal de noticias italiano.
 
Nacido en Fonteno, fue ordenado en 1973, dedicando su ministerio principalmente a los valles de Orobic. El padre Giuseppe era cordial y sincero, siempre comprometido en el trabajo social o en el apoyo a las actividades de la administración municipal.
 
El Covid-19 potenció algunos problemas de salud que el sacerdote ya padecía.  La información, difundida por el citado portal Arabera, que está siendo replicada en diversos medios de comunicación de todo el mundo, señala:
 
"Me conmueve profundamente el hecho de que el arcipreste de Casnigo, padre Giuseppe Berardelli - a quien la comunidad parroquial había comprado un respirador - lo entregó por voluntad propia para dárselo a alguien más joven que él".  Las palabras son de un trabajador sanitario de la Casa de Reposo San Giuseppe de Casnigo. Sí, el padre Giuseppe renunció al respirador, aunque lo necesitaba, y esta es quizás la mejor imagen del alma de un sacerdote que en los años pasados en Val Seriana había conquistado a todos:
"Era un sacerdote que escuchaba a todos, sabía escuchar, quien se dirigía a él sabía que podía contar con su ayuda”… Así comienza el recuerdo Clara Poli, durante años alcaldesa de Fiorano, donde el padre Giuseppe fue párroco durante mucho tiempo. Para Fiorano “era un excelente párroco, gracias a él y a Don Luigi Manenti que estaba en Semonte, conseguí abrir el Centro Auto Aiuto que permitió ayudar a tantas familias y a tantos rezagados, sin él habría sido imposible. Con él, la administración logró crear el gran Cre, que ahora se ha convertido realmente en un punto de referencia para todos los jóvenes". Clara se conmueve: "Una gran persona", y luego sonríe. "Lo recuerdo en su vieja motocicleta Guzzi, le encantaba su motocicleta, y cuando lo veías pasar estaba siempre alegre y lleno de entusiasmo, daba paz y alegría a nuestras comunidades".