Portaluz.org
Gracias a la donación de Papa Francisco construirán dos centros de salud para miles que huyen del Estado Islámico
Gracias a la donación de Papa Francisco construirán dos centros de salud para miles que huyen del Estado Islámico
"En un gesto de caridad pastoral, el Papa Francisco nos ofreció 100 mil euros para ayudar a los desplazados", ha dicho Mons. Luiz Fernando Lisboa, Obispo de Pemba (Mozambique).
Actualizado 9 diciembre 2020 - 0:0  
Portaluz   


Se crearán dos centros de salud gracias a la donación del Papa Francisco a la diócesis de Pemba, capital de la provincia de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, devastada en 2017 por una insurrección liderada por un grupo que se declaró afiliado al Estado Islámico, provocando la muerte de más de 2.300 personas y el desplazamiento de al menos 600.000 habitantes.
 
“Son dos centros de salud, uno en Chiúre, el distrito más poblado de Cabo Delgado, y el otro en Montepuez, en el suroeste de la provincia, lejos de los ataques rebeldes y uno de los lugares seguros que suelen tratar de alcanzar los desplazados internos en su fuga”, explica Su Exc. Mons. Luiz Fernando Lisboa, Obispo de Pemba al agradecer al Papa Francisco su donación.

“En un gesto de caridad pastoral, el Papa Francisco nos ofreció 100 mil euros para ayudar a los desplazados”, ha dicho Mons. Lisboa, quien ha precisado que la decisión de construir los dos centros de salud se tomó tras consultar a los encargados de la asistencia a los desplazados. Para las familias que huyen de la guerra, la mitad de los cuales son niños, la atención médica es una de las principales necesidades después de haberlo perdido todo, debido al hambre y las largas jornadas de fuga en la selva. Dentro de dos o tres meses, se espera que los dos centros comiencen a atender a los desplazados.

El obispo de Pemba considera importante la intervención del Papa Francisco, ya que ha permitido mantener viva la atención internacional sobre la provincia de Mozambique también en una perspectiva futura. “Si la guerra acabara hoy, aún serían necesarios varios años para reconstruir el tejido social de la provincia”, subraya Mons. Lisboa.

“Después de que el Papa empezase a hablar de Cabo Delgado hubo una mayor atención de muchos grupos, organizaciones e incluso de diferentes países. Creo que su fuerte figura ha contribuido a que esta crisis no solo sea nuestra, de los habitantes de Cabo Delgado, sino una crisis de la que todo el mundo debe ser responsable”, afirma el Obispo.
 
 
Fuente: AsiaNews