Portaluz.org
Redimir la política
Redimir la política
Actualizado 24 abril 2021 - 0:0  
Sr. Cardenal, Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, México.   


Ver

En un sondeo de opinión pública realizado, hace dos años, por una confiable firma encuestadora, las instituciones en las que se tiene más confianza fuimos las universidades, la Iglesia y el ejército. Por lo contrario, quienes fueron calificados con menos confianza fueron los políticos y sus partidos. Esto se refleja también en el abstencionismo que persiste en las elecciones, a pesar de tanta propaganda de los diferentes partidos, que nos quieren convencer que los apoyemos, y a pesar de que también la jerarquía eclesiástica insiste a todos a participar con un voto razonado. Es muy grave que se descalifique, en estos momentos de la contienda electoral, al Instituto Nacional Electoral (INE), sólo porque toma decisiones que no complacen al partido mayoritario.

Esta desconfianza se acrecienta porque hay candidatos a quienes lo que les importa es obtener un puesto, aunque cambien de partido. No es una ideología la que les mueve, sino un interés, económico o de otra índole, aunque lo disfracen con discursos bonitos y con promesas demagógicas. Pareciera que algunos se imaginan que sólo ellos saben hacer bien las cosas, que su grupo o su familia son los únicos que valen, y por ello no quieren dejar el poder. Se perpetúan de una u otra forma. Esta degradación de la política es la que a muchos les hace desconfiar de partidos y de procesos electorales.

Es muy grave que la designación de candidatos sea por presiones de grupos económicos, o peor aún, por imposición de narcotraficantes o grupos de extorsionadores y delincuentes, quienes con su dinero quieren inclinar la balanza a favor de la persona que está dispuesta a acatar sus indicaciones, so pena de muerte para él y para los suyos. El dinero no puede ser el que define quién gana una elección, mucho menos el dinero mal habido.

Pensar

El Papa Francisco, en su exhortación Fratelli tutti, afirma: “Para muchos la política hoy es una mala palabra, y no se puede ignorar que detrás de este hecho están a menudo los errores, la corrupción, la ineficiencia de algunos políticos. Pero, ¿puede funcionar el mundo sin política? ¿Puede haber un camino eficaz hacia la fraternidad universal y la paz social sin una buena política?” (176). “Necesitamos una política que piense con visión amplia, incorporando en un diálogo interdisciplinario los diversos aspectos de la crisis. Pienso en una sana política, capaz de reformar las instituciones, coordinarlas y dotarlas de mejores prácticas, que permitan superar presiones e inercias viciosas” (177).

“Ante tantas formas mezquinas e inmediatistas de política, recuerdo que la grandeza política se muestra cuando, en momentos difíciles, se obra por grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo” (178).

Actuar

Los obispos mexicanos, al terminar nuestra reciente asamblea plenaria, dijimos: “Urge colaborar juntos en la búsqueda de soluciones para enfrentar la emergencia sanitaria, familiar, educativa, económica y de seguridad: ¡no hay tiempo para divisiones ni descalificaciones! Hemos de aprender a dejar nuestros intereses egoístas, individuales o partidistas, para alcanzar un diálogo por el bien de todos los mexicanos”.
 
“A los votantes los invitamos a ejercer su derecho al voto. Por eso les proponemos informarse lo más posible acerca de la persona y las propuestas que tiene el candidato, en coherencia con nuestros valores humanos y cristianos. No nos dejemos comprar por dádivas o condicionar por amenazas de ningún tipo; nuestro voto ha de ser libre y soberano”.