Portaluz.org
El origen de nuestros conflictos y diferencias
El origen de nuestros conflictos y diferencias
Actualizado 24 abril 2021 - 0:0  
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San An   


¿Por qué las personas sinceras se encuentran tan a menudo enfrentadas entre sí?  La cuestión no es cuando la sinceridad se encuentra con la falsedad o con el simple pecado. No. La cuestión es por qué las personas sinceras y temerosas de Dios pueden encontrarse radicalmente en desacuerdo unas con otras.
 
Hay un pasaje interesante en la autobiografía de Nikos Kazantzakis que insinúa mucho más de lo que revela a primera vista. Comentando la mitología griega y los numerosos conflictos que existen entre los dioses y las diosas, Kazantzakis escribe lo siguiente "Los héroes de las antiguas tragedias griegas no eran ni más ni menos que los miembros dispersos de Dionisio, que chocaban entre sí. Chocaban porque eran fragmentos. Cada uno representaba sólo una parte de la deidad; no eran un dios intacto. Dioniso, el dios intacto, permanecía invisible en el centro de la tragedia y gobernaba el nacimiento, el desarrollo y la catarsis de la historia. Para el espectador iniciado, los miembros dispersos del dios, aunque luchando entre sí, ya se habían unido y reconciliado secretamente dentro de él. Habían compuesto el cuerpo intacto del dios y formado una armonía".
 
En la mitología griega, el dios supremo, Dionisio, estaba intacto, conteniendo todos los trozos dispersos de la divinidad que tomaban encarnaciones particulares en varios dioses, diosas y personas humanas. En el interior de Dionisio, el dios intacto, había armonía, todo encajaba, pero en el resto de las partes de la divinidad luchaban y chocaban entre sí, siempre en tensión y en lucha por el poder.
 
Esta imagen es una fértil metáfora que arroja luz sobre muchas cosas. Entre otras cosas, puede ayudarnos a entender cuál es la raíz de muchos de los conflictos entre personas sinceras y por qué tenemos muchas diferencias religiosas.
 
¿Cuál es la causa de fondo cuando las personas están enfrentadas y no hay falsedad ni pecado de por medio, cuando ambas partes son honestas y temerosas de Dios? Hoy en día hablamos de diferencias ideológicas, diferencias históricas, diferencias políticas e historia personal para explicar por qué las personas sinceras suelen ver el mundo de forma diferente y están enfrentadas. Tenemos un lenguaje para ello. Sin embargo, no estoy seguro de que nuestro lenguaje actual (a pesar de toda su sofisticación) capte el corazón de esto tan claramente como lo hace esa metáfora particular dentro de la mitología griega. Al final, ¿no estamos todos cogiendo nuestro propio trozo de dios y convirtiéndolo en el todo y el fin, sin aceptar que aquellos contra los que luchamos también tienen un trozo de dios, y tenemos a la divinidad luchando contra la divinidad?
 
Reducido a su raíz, ¿no es eso lo que está en la base de la tensión entre "conservadores" y "liberales", entre el alma y el espíritu, entre la cabeza y el corazón, entre los jóvenes y los viejos, entre el cuerpo y el alma, y entre los demás binarios que nos dividen? ¿No hemos cogido cada uno de nosotros un trozo auténtico de divinidad y (por no tener una visión del Dios intacto) hemos dejado que nuestro trozo de divinidad se convierta en el prisma a través del cual hay que ver todo lo demás?
 
No somos un "espectador iniciado" que, como dice Kazantzakis, tiene una visión suficiente del Dios intacto para ver cómo todas las piezas encajan finalmente en armonía. Así que seguimos en nuestra desarmonía.
 
De esta imagen también se pueden extraer muchas cosas en cuanto a la visión que tenemos de otras religiones. Alrededor del año 200 d.C., uno de nuestros renombrados Padres de la Iglesia, Clemente de Alejandría, escribió un libro que tituló (en griego), Stromata, una palabra que significa literalmente "estar esparcido". Su concepto (cuidadosamente matizado a través de su lente cristiana) era que Dios, aunque se revela normativamente en Jesucristo, también está "esparcido" (en pedazos) en otras religiones y en la propia naturaleza. En esencia, lo que dice es que hay trozos de Dios esparcidos por todas partes, aunque Clemente no se explaya en cómo estos trozos discretos de divinidad a menudo luchan entre sí.
 
Más recientemente, Raimondo Panikkar (fallecido en 2010), uno de los principales comentaristas cristianos de las religiones del mundo, retomó este concepto de Dios " esparcido " y lo aplicó a las religiones del mundo. Para él, lo que el cristianismo ve como contenido en la Trinidad es experimentado en pedazos por personas de otros credos. Por ejemplo, algunas religiones, como el budismo, hacen central la experiencia de la contingencia, el asombro, la dependencia y el autodesplazamiento frente a lo que creen que es "Dios". Para Panikkar, son religiones de "Dios Padre". Algunas otras religiones, en particular el cristianismo, pero también el judaísmo y el islam, hacen hincapié en "Dios Padre", pero sus escrituras y otras creencias tienen un principio de encarnación, un "Cristo". Algunas otras religiones, como el taoísmo y el hinduismo, se centran mucho más en la experiencia del espíritu, el "Espíritu Santo". Dado que cada uno de nosotros hace hincapié en un aspecto particular de Dios, no es de extrañar que, a pesar de la sinceridad de todas las partes, a menudo no nos llevemos bien.
 
Y así, nosotros, personas sinceras y temerosas de Dios, a menudo estamos en desacuerdo; pero es útil saber (y reconocer) que un Dios "intacto" permanece invisible en el centro de nuestros conflictos y nos observa luchar con "sus miembros dispersos", sabiendo que al final todas estas piezas esparcidas volverán a unirse en armonía.