Portaluz.org
Cardenal Aos y Nuncio Apostólico Mons. Alberto Ortega coronan en Chile a la Virgen de Fátima enviada de Portugal
Cardenal Aos y Nuncio Apostólico Mons. Alberto Ortega coronan en Chile a la Virgen de Fátima enviada de Portugal
Tras 21 meses peregrinando por Chile, la Coronación es el reconocimiento que cientos de miles de fieles ofrecen a la Virgen de Fátima como Reina y Madre, mediadora de las gracias de Dios.
Actualizado 12 mayo 2021 - 0:0  
Portaluz   


Tras 21 meses peregrinando de norte a sur en Chile, el 13 de mayo, al mediodía, -por transmisión en vivo (pulsa aquí para seguir la celebración) desde el Santuario Inmaculada Concepción del Cerro San Cristóbal en Santiago, la capital-, dará inicio la solemne Eucaristía durante la cual será coronada la Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, enviada en visita oficial al país sudamericano desde el Santuario de Portugal.
 
La ceremonia es presidida por el señor Cardenal y Arzobispo de Santiago Mons. Celestino Aós, concelebrada por el Nuncio Apostólico Mons. Alberto Ortega, Mons. Cristián Roncagliolo Vicario General del Arzobispado de Santiago, el Rector del Santuario Inmaculada Concepción del Cerro san Cristóbal Pbro. Carlos Godoy y el Asesor de Misión Fátima Chile Pbro. Carlos Cox.
 
La Eucaristía y Coronación es de gran importancia para las comunidades católicas que de norte a sur de Chile recibieron la visita de la Virgen de Fátima durante 21 de meses de recorrido. Al respecto Andrés Giménez, miembro del Comité organizador “Misión Fátima Chile”, destaca: “Ante la hermosa figura que representa a la Virgen apareciéndose a los pastorcitos en Fátima, los fieles de campos y ciudades -cientos de miles según cifras oficiales- han depositado sus dolores, necesidades y agradecimiento por los favores recibidos de la Madre de Dios. Pero también junto a esta imagen miles en directo y por Streaming han orado pidiendo para Chile: paz, respeto de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, aumento de la fe; y ahora en esta celebración, pediremos para que en la Nueva Constitución de Chile estén presentes los valores del Evangelio”.

Entre los “regalos” que durante la Coronación ofrecen a la Virgen como joyas que adornan su corona, desde Misión Fátima Chile destacan:  597 Eucaristías celebradas; 415 Adoraciones Eucarísticas (cuatro de ellas que fueron jornadas nacionales de adoración eucarística continua, de norte a sur de Chile, por más de 10 horas); cientos de miles de Rosarios rezados; visita a 3 recintos penitenciarios; visita a 26 hospitales; visita a 40 hogares de ancianos; visita a 41 colegios y universidades; visita a 107 instituciones de servicio público; decenas de comunidades religiosas que renovaron ante ella su compromiso de vida consagrada; y en especial, más de 220 mil fieles que se consagraron a su Inmaculado Corazón.


 
Fundamentos para una coronación
 
La razón del por qué se corona con tal solemnidad una imagen de la Santísima Virgen María, tiene profundas raíces teológicas y espirituales en la historia de la Iglesia. Entre los fundamentos magisteriales destaca la bula Ineffabilis Deus en la cual el Papa Pío IX proclamó el 8 de diciembre de 1854 el Dogma de la Inmaculada Concepción. En este texto magisterial, el Papa hace explícita mención al trasfondo espiritual y teológico respecto de la realeza -que involucra la coronación- de la Santísima Virgen María: «Con ánimo verdaderamente maternal al tener en sus manos el negocio de nuestra salvación, Ella se preocupa de todo el género humano, pues está constituida por el Señor Reina del cielo y de la tierra y está exaltada sobre los coros todos de los Ángeles y sobre los grados todos de los Santos en el cielo; estando a la diestra de su unigénito Hijo, Jesucristo, Señor nuestro, con sus maternales súplicas impetra eficacísimamente, obtiene cuanto pide, y no puede no ser escuchada».
 
Es así como también el Catecismo de la Iglesia Católica, al enseñar en el nr. 966 lo que meditamos en el Quinto Misterio Glorioso del Santo Rosario (La Coronación de la Santísima Virgen María…), señala: «Finalmente, la Virgen inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los Señores y vencedor del pecado y de la muerte»
 
Por qué coronan en Chile la Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima
 
Siguiendo la definición del Magisterio de la Iglesia, el acto de coronar la Imagen es un signo sensible que hace memoria de lo que Dios mismo realizó en el cielo. De tal forma al coronar, los fieles reconocen que Dios le ha otorgado a la Santísima Virgen María una dignidad real y un poder intercesor al que pueden acudir cuando con humildad la proclaman no sólo como Reina, sino también Madre (Jn.19, 27: “He ahí a tu Madre”).
 
“En este caso del próximo 13 de mayo -señalan desde Misión Fátima Chile- el acto de coronar hace explícito el amor y fervor que cientos de miles de fieles de las 19 diócesis visitadas ya han manifestado de forma presencial y a través de medios digitales, ante la Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima enviada en visita oficial a Chile desde el Santuario de Portugal”.