Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 21 de septiembre de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Autosabotaje y escritura

Autosabotaje y escritura
Actualizado 7 septiembre 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Jaime Nubiola   


Hace unos pocos días una valiosa alumna me decía que el enemigo de su desarrollo personal era el autosabotaje, esto es, el decirse a sí misma que no era capaz de alcanzar sus sueños. Nunca antes había oído ese término, pero me parece que resulta muy gráfico para identificar uno de los rasgos generacionales de los jóvenes de hoy: tienen sueños e ilusiones, pero en muchos casos descartan esforzarse en lograrlos, quizá sobre todo, por miedo al fracaso.

Ya Shakespeare escribió en «La tempestad» que estamos hechos de la misma materia que nuestros sueños. En este sentido, podría decirse que una persona vale tanto cuanto valen sus sueños. El problema es qué pasa cuando los sueños de muchos jóvenes no llegan más allá del siguiente fin de semana. Este rasgo de tantos jóvenes nacidos después del año 2000 contrasta mucho con las cualidades —quizá muy mitificadas hoy en día— de la generación de los jóvenes sesentayochistas a la que pertenezco: «Levantad el asfalto, debajo hay playas», «Seamos realistas, pidamos lo imposible» y tantos otros lemas que enardecían los corazones de los jóvenes de hace cincuenta años porque se sentían dispuestos a cambiar el mundo.
 
Más me impresionó todavía que la estudiante que me hablaba del autosabotaje, se había tatuado en la pierna derecha un letrero con caracteres bien visibles que decía «Mi mejor aliada» y en la izquierda otro con «Mi peor enemiga» para no olvidarlo nunca y recordarlo a diario. Sin duda, esta poca confianza de muchos jóvenes en sí mismos, en sus propias fuerzas, es un rasgo generacional. Tiene quizá su origen en la sobreatención por parte de tantos padres que, por evitar sufrimientos a sus hijos, les han privado de la experiencia del dolor que tan necesaria resulta para un adecuado desarrollo personal. En otros casos, «el autosabotaje se da —me escribe una profesora— porque no te crees merecedora de amor y reconocimiento».
 
En mi práctica docente, una manera eficaz para ayudar a los jóvenes de forma que ensanchen su confianza en sí mismos es invitarles a escribir sobre los temas que les preocupan o les interpelan, y después releer tranquilamente con ellos lo que han escrito y comentarlo privadamente. Así he venido haciendo desde hace años en mis cursos o en el asesoramiento personal de muchos alumnos con resultados muy reconfortantes con nombres y apellidos. En particular, resulta una manera muy adecuada para afrontar temas difíciles del ámbito personal como la superación de la timidez o situaciones familiares o personales desajustadas. Se trata —digo a menudo— de transformar las lágrimas en tinta, y después al leer y comentar lo escrito con alguien de nuestra confianza crece nuestra comprensión de lo que nos pasa y se ve mucho más claro lo que podemos hacer para superar el problema del que en cada caso se trate.
 
En esta misma dirección, me ha impresionado mucho la investigación doctoral de Sofía Brotóns —defiende su tesis este mes— que ha demostrado fehacientemente la potencia de la escritura y de la relectura de esos textos sobre proyectos vitales en el caso de jóvenes en riesgo de exclusión.
 
Escribir lo que nos preocupa y releer lo escrito con alguien de nuestra confianza ayuda decisivamente a hacerse dueño de la propia intimidad, a ganar en protagonismo de nuestros propios proyectos, a ensanchar la confianza en nuestra capacidad de hacer realidad muchos de nuestros sueños.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Una petición a un periodista
Pachamama o Cristo
11 de septiembre – Veinte años después
El obispo emérito de Solsona, la institución eclesial y los fieles de a pie
Bajo un puente en Austin
Otro país, desde tu conversión
Hacia dónde vamos
Diferentes formas del ser espiritual pero no religioso
Acusan a la revista médica Wiley de publicar artículos racistas del Partido Comunista Chino
Otro país, desde las legislaturas

RSS
Jaime Nubiola, escritor y profesor de filosofía en la Universidad de Navarra. Ha sido visiting scholar (profesor invitado) en las universidades de Harvard, Glasgow y Stanford.
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2021

Autosabotaje y escritura

Ver posts de otros meses

JULIO 2021 (1 artículos)

JUNIO 2021 (1 artículos)

MAYO 2021 (1 artículos)

ABRIL 2021 (1 artículos)

ENERO 2021 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Un desafío de 90 días para hombres valientes que buscan la verdadera libertad
2 Dramático informe de Malteser Internacional confirma que en Alemania 167 mil personas padecen esclavitud
3 Donald Trump, Durão Barroso y otros líderes mundiales, en el evento de una secta mesiánica
4 "Si quieren ser testigos no pueden dejar de ser adoradores", ha dicho el Papa Francisco
5 Un médico italiano ateo conmocionado ante un crucifijo que no fue dañado por el incendio que destruyó su edificio
6 Un joven canadiense Testigo de Jehová dice que Dios lo llamó a "ser católico" estando en una zona rural de Kazajstán
7 El verano en que Mathilde encontró su tesoro: «Fui tocada por el amor de Dios»
8 Pachamama o Cristo
9 11 de septiembre – Veinte años después
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |