Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 25 de agosto de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Chesterton y el obispillo

Chesterton y el obispillo
Actualizado 22 julio 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


Leí hace algún tiempo que iba a abrirse la causa de beatificación de Gilbert Keith Chesterton y me sentí muy reconfortado, pues el anuncio me pareció que abrigaba la intención eclesiástica de ensanchar el concepto de santidad, abrazando el trabajo de un escritor profano, algo que la Iglesia no ha hecho hasta ahora. Pues, aunque en los altares haya muchos escritores, son todos místicos, teólogos o apologetas dedicados a escudriñar las realidades sobrenaturales; y beatificando a Chesterton se encumbraba por primera vez al escritor profano que se desenvuelve en las batallas del mundo, a las que se aproxima con sensibilidad de artista, pero también con una clarividencia que le permite escudriñar su trasfondo sobrenatural. Considero que hay otros escritores que han acreditado mayores méritos para la beatificación que Chesterton (pienso, por ejemplo, en Léon Bloy o en Leonardo Castellani, que probaron en vida los infortunios más pavorosos y las hieles de la persecución, a veces decretada por la propia Iglesia); pero entiendo que Chesterton es un escritor mucho más ‘universal’ que Bloy o Castellani y, sobre todo, mucho menos problemático para las ‘almas cándidas’.
 
¡Pero ni por ésas! Hace unas semanas leí en el semanario Alfa y Omega que el obispillo encargado de estudiar el caso había anunciado que Chesterton, finalmente, no sería beatificado, alegando razones de una mezquindad en verdad aplastante e indecorosa. Como, por ejemplo, que la influencia de la obra de Chesterton, tan inspiradora entre «gente de todo el mundo», no se percibe «localmente» en su diócesis «de forma significativa». ¿Habrá leído este obispillo aquel pasaje evangélico en el que Cristo se queja de ser despreciado –como todos los profetas– en su tierra? ¿Habrá leído aquel otro pasaje en el que nos dice que «vino a los suyos y los suyos no le recibieron»? ¿Se percibe acaso ‘de forma significativa’ la influencia de Cristo en Israel? Que Chesterton no tenga ‘fama de santidad’ entre sus paisanos –como Cristo no tiene ‘fama de divinidad’ entre los suyos– nos permite sospechar, desde luego, que tales paisanos sean unos zoquetes. Pero la ‘diócesis’ de un escritor no son los vecinos zoquetes que no lo leen, o si lo leen no lo entienden (entre quienes, sin duda, se cuenta ese malhadado obispillo), sino quienes lo han leído con aprovechamiento, quienes han sido transformados espiritualmente por las verdades humanas y divinas que resplandecen en su prosa. En un pasaje de Ortodoxia, Chesterton observa que todos los milagros de Cristo –curaciones de enfermos, resurrección de muertos, etcétera– palidecen ante el que, sin duda alguna, es el más pasmoso de todos: que unos toscos pescadores se convirtieran, después de conocerlo, en «pescadores de hombres». Y Chesterton ha sido durante más de un siglo un gran ‘pescador de hombres’ que a muchos nos ha llevado, a través del deleite estético e intelectual, a las redes de la fe. ¿Cabe ‘fama de santidad’ mayor y milagro más pasmoso que transformar a las personas a través de la palabra?
 
El obispillo de marras añade todavía, en el colmo de la idiocia, que no ha sido capaz de «extraer de la documentación un patrón de espiritualidad personal» que caracterizara la forma en la que el escritor vivió la fe católica tras su conversión. Ahora que cualquier mindundi se confecciona un ‘patrón de espiritualidad personal’ y monta un chiringuito o movimiento religioso de pacotilla (en el que, para ingresar, hay que desprenderse de la cabeza y no sólo del sombrero), resplandece el ‘patrón de espiritualidad personal’ de Chesterton, a quien la conversión llevó –como él mismo escribió– a «estirar su mente igual que quien despierta de un sueño se siente impulsado a estirar los brazos y las piernas». Este ensanchamiento mental que Chesterton probó tras su conversión –y que cualquier lector de Chesterton ha probado también mientras lo lee–jamás podrá ser entendido por gente de mentalidad angosta como ese obispillo, que además sentirá pavor hacia todo lo que la santidad literaria de Chesterton contiene: la mirada asombrada del bebé, la risa del niño, el ardor del adolescente, la combatividad del joven, el sentido común del adulto, la sabiduría del anciano; y todo ello bautizado de cordialidad y encerrado en un cuerpo ancho como un tonel (y encantado como un tonel de albergar las alegrías del vino).
 
Aunque no lo dice, estoy seguro de que al obispillo de marras también le fastidia que Chesterton fuera gordo (tan gordo, casi, como Santo Tomás). Un gordo genial que tenía la virtud de convertir el catecismo en un cuento de hadas y la teología en una novela de aventuras, mediante la alquimia de su santísima literatura.
 

Fuente: XLSemanal

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Pornoadictos
Creo en Dios y en la Vida
Tan necesario como el agua
Conocimiento y felicidad
Comprensión Divina
Moro, el humanista cristiano
Supremacismo
Liberalismo y socialismo (y II)
Amigos y salud mental
Restos humanos bajo la Nunciatura

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO
AGOSTO 2019

Pornoadictos

Supremacismo

Liberalismo y socialismo (y II)
JULIO 2019

Liberalismo y socialismo (y I)

Chesterton y el obispillo

Muerte digna

Ver posts de otros meses

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El exorcista de Cartagena de Indias: "Hay dos cosas que el demonio no aguanta, el Magníficat y el Credo"
2 Padre Bamonte líder de los Exorcistas: ¡Los demonios reconocen que el Corazón Inmaculado de María triunfará!
3 Franciscanos de Chile ante el desastre en la Amazonía claman a Dios y emplazan a gobiernos "ecocidas"
4 Curaciones que ocurren orando a Dios ante ícono que representa a la "Madre de Dios Reina de todos"
5 La cruz que el pueblo de Venezuela padece es: ¡Hambre! Video denuncia
6 "Graves y desorientadoras afirmaciones" del Superior General de los Jesuitas que contradicen al Papa
7 Papa Francisco reitera llamado a respetar la dignidad de cada ser humano
8 "El deseo de Dios se me hizo irresistible": La vital confesión de un joven que pronto será sacerdote
9 Las razones de una fiscal para afirmar que su accidente cerebrovascular fue "una bendición de Dios"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |