Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 14 de agosto de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Considerando Justicia y Caridad

Considerando Justicia y Caridad
Actualizado 10 diciembre 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


Supongo que todos conocemos la diferencia entre justicia y caridad. La caridad es donar parte de tu tiempo, energía, recursos y persona para ayudar a otros necesitados. Y esa es una virtud admirable, el signo de un buen corazón. La justicia, por otro lado, no se trata tanto de dar algo directamente como de tratar de cambiar las condiciones y los sistemas que ponen a otros en necesidad.

Sin duda, todos estamos familiarizados con la pequeña parábola utilizada para ilustrar esta diferencia. En resumen, es así: Una ciudad situada en la orilla de un río se enfrenta cada día a una serie de cadáveres que flotan río abajo en el río. La gente del pueblo cuida los cuerpos, ministra a los que están vivos y entierra respetuosamente a los muertos. Lo hacen durante años, con buen corazón; pero, a lo largo de todos estos años, ninguno de ellos ha viajado por el río para ver por qué hay cadáveres y heridos flotando en el río cada día. La gente del pueblo tiene buen corazón y es caritativa, pero eso en sí mismo no está cambiando la situación que les trae heridos y muertos todos los días. Además, los habitantes de las ciudades caritativas no son ni remotamente conscientes de que su forma de vida, aparentemente sin relación alguna con los cadáveres y heridos a los que atienden a diario, puede estar contribuyendo a la causa de esas vidas y sueños perdidos y que, por muy bondadosos que sean, pueden ser cómplices de algo que está perjudicando a los demás, aunque les esté proporcionando los recursos y los medios necesarios para ser caritativos.

La lección aquí no es que no debamos ser caritativos y de buen corazón. La caridad uno a uno, como deja clara la parábola del Buen Samaritano, es lo que se nos exige, tanto como seres humanos y también como cristianos. La lección es que no basta con tener buen corazón. Es un comienzo, un buen comienzo, pero se nos pide más. Sospecho que la mayoría de nosotros ya sabemos esto, pero quizás somos menos conscientes de algo menos obvio, a saber, que nuestra propia generosidad podría estar contribuyendo a una ceguera que nos permite apoyar (y votar por) los sistemas políticos, económicos y culturales que son los culpables de los cadáveres de los heridos y muertos que atendemos a través de la obra de beneficencia.

Que nuestras buenas obras de caridad pueden ayudar a cegar nuestra complicidad con la injusticia es algo que se destaca en un libro reciente de Anand Giridharada, Winners Take All: The Elite Charade of Changing the World. En una afirmación bastante inquietante, Giridharada afirma que la generosidad puede ser, y a menudo es, un sustituto y un medio para evitar la necesidad de un sistema más justo y equitativo y una distribución más justa del poder. La caridad, por maravillosa que sea, no es todavía justicia; un buen corazón, por maravilloso que sea, no es todavía una buena política que sirva a los menos privilegiados; y la filantropía, por maravillosa que sea, puede hacernos confundir la caridad que estamos haciendo con la justicia que se nos pide.  Por esta razón, entre otras, Giridharada sostiene que los problemas públicos no deben ser privatizados y relegados al dominio de la caridad privada, como ocurre ahora con tanta frecuencia.

Christiana Zenner, reseñando su libro en América, resume esto diciendo: "Cuidado con la tentación de idealizar un mercado o un individuo que promete la salvación sin atender a los más pequeños entre nosotros y sin abordar las condiciones que facilitaron la dominación en primer lugar."  Luego añade: Cuando vemos la violación directa de otra persona, una injusticia directa, nos sorprendemos, pero la injusticia y el perpetrador son obvios. Vemos que algo anda mal y podemos ver quién tiene la culpa. Pero, y este es su verdadero punto, cuando vivimos con sistemas injustos que violan a otros, podemos estar ciegos a nuestra propia complicidad porque podemos sentirnos bien con nosotros mismos porque nuestra caridad es ayudar a los que han sido violados.

Por ejemplo: Imagina que soy un hombre de buen corazón que siente una genuina simpatía por las personas sin hogar en mi ciudad. A medida que se acerca la temporada de Navidad, hago una gran donación de alimentos y dinero al banco de alimentos local. Más aún, el mismo día de Navidad, antes de sentarme a comer mi propia cena de Navidad, paso varias horas ayudando a servir una comida navideña a las personas sin hogar. Mi caridad aquí es admirable, y no puedo evitar sentirme bien por lo que acabo de hacer. ¡Y lo que hice fue algo bueno! Pero luego, cuando apoyo a un político o a una política que privilegia a los ricos y es injusta con los pobres, puedo racionalizar más fácilmente que estoy haciendo mi parte justa y que tengo un corazón para los pobres, incluso cuando mi voto en sí mismo ayuda a asegurar que siempre habrá personas sin hogar que alimentar el día de Navidad. 

Pocas virtudes son tan importantes como la caridad. Es la señal de un buen corazón. Pero el merecido buen sentimiento que recibimos cuando damos de nosotros mismos en caridad no debe confundirse con el falso sentimiento de que realmente estamos haciendo nuestra parte.
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Siempre es momento de agradecer
Lo importante es comulgar con Él sacramentalmente
La dinámica del odio
La Violencia
A no cerrar nuestras puertas
Satanás entre nosotros
«El PCCh hackeó computadoras pertenecientes al Vaticano»
Una pasión tiránica
El derecho sagrado de sentirse humano
El Partido Comunista Chino anuncia una gran purga interna

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
AGOSTO 2020

A no cerrar nuestras puertas
JULIO 2020

El derecho sagrado de sentirse humano

Ver posts de otros meses

JUNIO 2020 (2 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 "Milingo", el arzobispo excomulgado y su falsa prelatura de sacerdotes casados siembra confusión
2 Asesinan en El Salvador a Rector del Seminario: "La sangre inocente de un buen sacerdote sigue irrigando la tierra"
3 La Adoración Eucarística es una poderosa ayuda para quienes viven con depresión
4 La dinámica del odio
5 La batalla de Aarón con "la pornografía y la impureza"
6 La Violencia
7 Alex Tingquist, un apasionado líder católico que entrega su vida por las personas sin hogar
8 Papa Francisco: "La fe siempre exige que nos dejemos sanar y convertir de nuestro individualismo"
9 El Papa reitera la urgencia del desarme nuclear
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |