Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 22 de septiembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Consultor de la Santa Sede propone soluciones inmediatas para restablecer la Comunión Eucarística a todos los fieles

Consultor de la Santa Sede propone soluciones inmediatas para restablecer la Comunión Eucarística a todos los fieles
"En las nuevas circunstancias que conocemos, hay que permitir que esta posibilidad se amplíe, porque ahora todos los laicos están enfermos, sufriendo y muriendo de hambre por el Pan Eucarístico."
Actualizado 2 mayo 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Para el P. François-Marie Léthel, carmelita descalzo y consultor de la Congregación para las Causas de los Santos en Roma, es urgente que los fieles vuelvan a nutrirse de la Eucaristía. En diálogo con revista Famille Chrétienne que Portaluz ofrece en español, el padre François-Marie (en imagen más abajo) propone una serie de soluciones que pueden ser implementadas de inmediato.
 
 
En Francia como en Italia y muchos otros países, las autoridades públicas no autorizan aún la celebración de la misa en las iglesias. Sin embargo, propones restablecer la comunión eucarística a todos los fieles. ¿Cómo propones hacer esto?
No perdamos tiempo luchando con los gobiernos. Lo más urgente es poder dar la comunión a los fieles. En la comunión eclesial y en un diálogo confiado y abierto entre obispos, sacerdotes y laicos, debemos buscar, explorar e inventar todas las formas posibles de dar a Jesús la Eucaristía a todos, también fuera de la celebración de la misa y de los lugares de culto, como hacemos con los enfermos.
De esta manera, los sacerdotes podrían recibir ampliamente el permiso para celebrar Eucaristías domésticas en las casas de los fieles, para unirse a las familias, con el permiso también de mantener la Presencia Eucarística en estas casas seguras, recordando que ya en el pasado, las familias cristianas tenían este permiso excepcional del oratorio. De esta manera, sería posible para estas familias y sus vecinos vivir la adoración eucarística, la celebración de la Palabra y la comunión juntos.
 
Celebrar la misa en la propia casa no es muy común.
No nos aferremos demasiado a los lugares de culto. En Italia, como en Francia, el diálogo entre obispos y gobernantes se refiere a la reanudación de las misas en los lugares de culto: iglesias, basílicas, santuarios, que son lugares públicos en los que el Estado tiene voz. Pero hay que recordar que la vida sacramental de la Iglesia no está ligada a estos lugares de culto, que no existían en los tres primeros siglos, en la época de las persecuciones. Antes de Constantino, las celebraciones se hacían en casas privadas, especialmente las de las grandes damas de Roma. Si hoy en día el gobierno impide la celebración en las iglesias, nada nos impide celebrar la misa en las familias, e incluso en las familias extensas (parientes, amigos, vecinos...).
 
¿También sería posible prever que, además de los ministros ordenados, los propios laicos lleven la comunión a los hogares?
Esto es muy posible. Es el momento de acentuar el papel de los ministros extraordinarios de la Eucaristía. Estos hombres y mujeres laicos, que tienen la misión de dar la comunión a los enfermos y a los ancianos, deberían ser ahora más numerosos, con una formación acelerada adaptada a esta nueva situación. Cada vez más fieles ya están bien preparados para esto. Pienso en particular en todas esas mujeres catequistas o madres - admirables mujeres cristianas - que enseñan a los niños el amor de Jesús en la Eucaristía. Todos están listos para llevar la comunión, pero también para mantener la Eucaristía en casa. Los sacerdotes deben confiar esta misión a cristianos serios que conozcan, nada más. De la misma manera, se podría confiar la presencia eucarística a las mujeres consagradas del Ordo Virginum para su vida de oración y su apostolado, para llevar y dar a Jesús la Eucaristía a sus hermanos. 


 
¿Es permisible ir más allá de lo que normalmente sólo se dispone para los enfermos?
Pablo VI, en 1972, permitió a los hombres y mujeres llevar la Eucaristía a los enfermos. En las nuevas circunstancias que conocemos, hay que permitir que esta posibilidad se amplíe, porque ahora todos los laicos están enfermos, sufriendo y muriendo de hambre por el Pan Eucarístico.
 
Desde el comienzo del confinamiento, los cristianos han descubierto o redescubierto la comunión espiritual. ¿No pueden esperar todavía un poco antes de innovar completamente el sacramento de la Eucaristía?
Como muchos otros sacerdotes, el Santo Padre celebra la misa todos los días en la televisión e invita a los fieles a vivir la comunión espiritual. Pero esta comunión espiritual no reemplaza la comunión real. Hoy en día hay una gran necesidad de dar la comunión a los fieles fuera de la misa. Es urgente. El Pueblo de Dios no debe permanecer en esta situación por mucho tiempo.

¿Es la Eucaristía tan esencial para la vida de un cristiano?
Es fundamental. El mismo Jesús lo instituyó. "Hagan esto en memoria mía", dijo. Cristo es el Pan de Vida, el que alimenta nuestra fe. En esta temporada de Pascua, leemos el pasaje de San Juan sobre el discurso del Pan de Vida.
 
En la historia, no siempre ha sido así...
En la Edad Media, la Iglesia había hecho obligatoria la comunión una vez al año el día de Pascua. Muchos cristianos se limitaban a la comunión anual porque consideraban que la comunión demasiado frecuente era una falta de respeto. Este fue particularmente el caso de los jansenistas. Pero también hubo en ese momento todo un movimiento entre el pueblo de Dios a favor de la comunión frecuente. Santa Catalina de Siena, a la que celebramos ayer, recibía la comunión todos los días, lo que era un verdadero escándalo en ese momento. Santa Juana de Arco recibía la comunión dos o tres veces por semana, y su mayor sufrimiento era que se le negaba la posibilidad de comulgar durante su juicio. Sólo pudo hacerlo en la mañana de su tormento. También hay toda una corriente de santos que están a favor de esta comunión diaria, especialmente durante el siglo XIX. Pensemos en Santa Teresa del Niño Jesús, por ejemplo.
El venerable obispo Van Thuân contó a menudo cómo, desde el principio de su detención en las prisiones comunistas vietnamitas, consiguió meter un poco de vino en una botella de "medicina para el dolor de estómago", con pequeñas hostias ocultas. Por lo tanto, pudo celebrar la misa cada día con tres gotas de vino en la palma de una mano y un fragmento de hostia en la otra. Celebró totalmente solo durante el período de aislamiento. ¡Qué ejemplo! Los santos tienen este amor por la Eucaristía que consideran la mayor unión con Dios en Jesucristo. No fue hasta 1905, cuando nació San Pío X, que la Iglesia se decidió definitivamente por la comunión diaria. San Pío X insistió en el hecho de que Jesús, al tomar el pan, alimento diario del hombre, para instituir la Eucaristía, lo inscribió en la vida cotidiana.
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
11 de septiembre: Día de la primera Adoración Eucarística y el 12 en Chile adoraron todo el día pidiendo Paz
Una frase del Papa tocó el corazón de María y decidió dar el Sí a Dios
En Medjugorje se escapaba al bar para no rezar y allí le fue a buscar la Virgen
"¡Jesús me salvó!" proclama un joven francés que apostató de la fe tras ser víctima de abuso
El poderoso significado de las cuentas del Santo Rosario, revelado en visiones al Beato Alano de la Rupe
El vaso medio lleno durante el encierro por el Coranavirus según Mons. Stefan Oster
Tras 10 horas de Adoración Eucarística las cifras del Covid19 iniciaron su descenso en Chile ¿Una feliz coincidencia?
La Adoración Eucarística es una poderosa ayuda para quienes viven con depresión
¡Un joven cura relata su impactante experiencia mística con Cristo Eucaristía!
WhatsApp lo puso en contacto con la fe, pero solo al Confesarse y Adorando conoció la "auténtica libertad"


San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 11 de septiembre: Día de la primera Adoración Eucarística y el 12 en Chile adoraron todo el día pidiendo Paz
2 "¡Jesús me salvó!" proclama un joven francés que apostató de la fe tras ser víctima de abuso
3 Desolación e incoherencia
4 Sanar pandemias
5 La verdad sobre Access Consciousness: un oscuro método del potencial humano
6 ´El hombre eterno´
7 Nuevo estudio del cura astrónomo que busca en lejanas galaxias a los "otros" hijos de Dios
8 El poderoso significado de las cuentas del Santo Rosario, revelado en visiones al Beato Alano de la Rupe
9 El singular milagro que una enferma de ELA recibió en Lourdes
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |