Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 14 de agosto de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Desigualdad, escuela y familia: el ascensor social

Desigualdad, escuela y familia: el ascensor social
Actualizado 24 mayo 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Josep Miró i Ardévol   


Es una evidencia que la próxima década del siglo XXI, que está a punto de empezar, estará marcada por las consecuencias de dos acuciantes dinámicas: la del calentamiento global del planeta y la del crecimiento de la desigualdad social. Si esto se enmarca en la crisis de la democracia representativa, por la creciente incapacidad de los partidos de trasmitir las demandas y necesidades de amplias capas de población, resulta evidente que o se operan grandes cambios, o el futuro inmediato puede ser aciago.

El capítulo de la desigualdad posee como mínimo tres grandes componentes que ni tienen porque ir a la par, pero cuando van y su signo es negativo, el resultado resulta crítico. Uno es la desigualdad en los ingresos, el segundo son los malos resultados escolares y su correlación mayor o menor con el factor de renta; y el tercero es el funcionamiento del ascensor social o, en otros términos, las posibilidades de que un hijo mejore o empeore su situación socioeconómica en relación a la que tenían sus padres.

Es una evidencia también que a lo largo de la crisis y después de ella las rentas más altas, digamos el 10% superior y todavía más el 1% del vértice, obtienen un crecimiento de su renta superior al resto en términos relativos, y sobre todo en relación con las rentas inferiores; la distancia tiende a aumentar.

Esta dinámica  dispone de múltiples explicaciones que no tienen porque se excluyentes, desde la curva del elefante de Branko Milanovic,  que nos remite a la caída de ingresos de las clases medias mundialmente, que incluye prácticamente todos los trabajadores de Europa, como consecuencia de la globalización, al diagnóstico de Piketty, en su El Capital en el Siglo XXI, donde establece la causa en el hecho de que las rentas de capital crecen más que la renta nacional, pasando por la desigual distribución de la ganancia de productividad. Lo señalaba también el propio Piketty en una entrevista en La Vanguardia el 16 de octubre del 2014: “Ganar más de un millón de euros anuales no está justificado”.

Todas estas razones pueden ser cuestionadas, de hecho, lo son, pero lo cierto es que la desigualdad crece. En el caso concreto de España, el problema se multiplica si la desigualdad se extiende a la escuela. Y esto es así, como muestra el estudio de la OCDE, si bien con datos del 2012 en su estudio PISA Estudiantes de bajo rendimiento, en el que los resultados españoles en el contexto europeo y occidental, porque el diagnóstico incluye muchos más países, queda malparado, sobre todo en matemáticas, claramente por debajo de la media de la OCDE (que no es brillante) y en lectura (si bien en menor medida) mientras que en ciencias supera la media en una aurea mediocritas, más mediocre que aurifica. En concreto, casi una cuarta parte (23,6 %) del alumnado en matemáticas detenta un bajo rendimiento, mientras que en lectura es de un 18,3%, y en ciencias un 15.7%.

Las causas que sistematiza el estudio son el nivel de ingresos de los padres y el tipo de centro; los concertados y privados obtienen mejores resultados ( en esta dimensión redunda obviamente la renda familiar, pero no solo ella, porque desde los estudios de Coleman sobre capital social y capital humano iniciados en la década de los ochenta del siglo pasado, sabemos que el capital social de la familia y especialmente la dimensión religiosa en términos de práctica y no solo de adscripción, tienen una gran importancia). También juegan en contra no haber cursado la educación preescolar, repetir curso, aunque este dato es más bien redundante, el absentismo escolar, el ser varón, el entorno rural, las pocas expectativas generadas por los profesores (este aspecto enlaza con los diagnósticos sobre la familia de Coleman, en relación a la capacidad de generar expectativas sobre los estudios en términos de sentido en los hijos) y la familia.

Y esta dimensión, la familiar, ligada a la estructura y estabilidad, siempre acostumbra a ser minusvalorada en nuestro país por los relatos periodísticos sobre el tema, a pesar de su importancia. El caso del trabajo citado de la OCDE muestra como los hijos de familias monoparentales obtienen peores resultados, porque tienen muchas más adversidades que superar. Pero es que la cuestión va mucho más allá de este hecho, como muestra el también citado Coleman.

Un estudio imprescindible del sociólogo Javier Elzo sobe la Capacidad educadora de las familias, muestra muchas más dimensiones de como los distintos tipos de familia obtienen resultados diferentes. Desde el enfoque económico se obtienen resultados parecidos. Raj Chetty lo muestra en un trabajo imprescindible Where is the Land of Opportunity? The Geography of Intergenerational Mobility in the United State, donde establece para Estados Unidos que la alta movilidad ascendente está relacionada con: (1) menor segregación residencial, (2) una menor desigualdad de ingresos, (3) mejores escuelas primarias, (4) mayor capital social, y (5) una mayor estabilidad de la familia.

Es conveniente subrayar que además de la dimensión específica del punto quinto, el capital social -no solamente porque juega el tipo de centro escolar y la comunidad- tiene en la familia un componente básico, y también que a igualdad de condiciones socioeconómicas, la estabilidad de la pareja paterna influye decisivamente en los ingresos de la familia a medio plazo, como muestra el estudio Familias y bienestar  en sociedades democráticas de Fernando Pliego Carrasco.

Políticas de rentas, de redistribución, políticas educativas y familiares. Abordar el problema de la desigualdad el bajo rendimiento escolar y la lentificación del ascensor social, muestra con el breve esbozo apuntado como de compleja es la cuestión y cuan decisiva es, precisamente por ello, el abordarla.
 
 
Fuente: Forum Libertas

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Siempre es momento de agradecer
Lo importante es comulgar con Él sacramentalmente
La dinámica del odio
La Violencia
A no cerrar nuestras puertas
Satanás entre nosotros
«El PCCh hackeó computadoras pertenecientes al Vaticano»
Una pasión tiránica
El derecho sagrado de sentirse humano
El Partido Comunista Chino anuncia una gran purga interna

RSS
Josep Miró i Ardévol, es presidente de la comunidad cívica E-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos
ARCHIVO
JULIO 2020

Evangelizar y reforzar la conciencia de ser pueblo de Dios, liberar el mundo, sanar la Tierra, conquistar el espacio (I)

Ver posts de otros meses

ENERO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (1 artículos)

MAYO 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (2 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (1 artículos)

MARZO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

DICIEMBRE 2016 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (3 artículos)

JUNIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (2 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 "Milingo", el arzobispo excomulgado y su falsa prelatura de sacerdotes casados siembra confusión
2 Asesinan en El Salvador a Rector del Seminario: "La sangre inocente de un buen sacerdote sigue irrigando la tierra"
3 La Adoración Eucarística es una poderosa ayuda para quienes viven con depresión
4 La dinámica del odio
5 La batalla de Aarón con "la pornografía y la impureza"
6 La Violencia
7 Alex Tingquist, un apasionado líder católico que entrega su vida por las personas sin hogar
8 Papa Francisco: "La fe siempre exige que nos dejemos sanar y convertir de nuestro individualismo"
9 El Papa reitera la urgencia del desarme nuclear
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |