Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 18 de septiembre de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Diferentes formas del ser espiritual pero no religioso

Diferentes formas del ser espiritual pero no religioso
Actualizado 30 agosto 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


Nada se aproxima tanto al lenguaje de Dios como el silencio. Lo dijo Meister Eckhart. Entre otras cosas, afirma que hay un profundo trabajo interior que sólo puede hacerse en silencio, a solas, en privado.
 
Tiene razón, por supuesto, pero hay otra cara de la moneda. Si bien hay un trabajo interior profundo que sólo puede hacerse en silencio, también hay un trabajo profundo, crítico, del alma, que sólo puede hacerse con los demás, en la relación, en la familia, en la iglesia y en la sociedad. El silencio puede ser una vía privilegiada para la profundidad del alma. También puede ser peligroso. Ted Kaczynski, el Unabomber, vivía en silencio, solo, como muchos otros individuos profundamente perturbados. Los profesionales de la salud mental nos dicen que necesitamos la interacción con otras personas para mantenernos cuerdos. La interacción social nos fundamenta, nos equilibra y ancla nuestra cordura. Veo a algunos de nuestros jóvenes que hoy en día se relacionan con otras personas (en persona y a través de las redes sociales) cada hora de su vida y me preocupo por su profundidad, aunque no por su cordura.
 
Nos necesitamos unos a otros. Jean-Paul Sartre afirmó en una ocasión que "el infierno es la otra persona". No podía estar más equivocado. Al final, el otro es el cielo, la salvación a la que estamos destinados. La soledad absoluta es el infierno. Además, esta soledad malévola puede aparecer sigilosamente con los mejores disfraces altruistas y religiosos.
 
He aquí un ejemplo: Crecí en una familia muy unida en una pequeña comunidad rural donde la familia, el vecino, la parroquia y el estar con los demás lo significaban todo, en la que todo se compartía y rara vez se estaba solo. Temía estar solo, lo evitaba, y sólo me sentía cómodo cuando estaba con otros.
 
Inmediatamente después de la escuela secundaria, me uní a una orden religiosa, los Oblatos de María Inmaculada, y durante los siguientes ocho años viví en una gran comunidad donde, de nuevo, casi todo se compartía y rara vez se estaba solo.  A medida que me acercaba a los votos perpetuos y al compromiso permanente con la vida religiosa y el sacerdocio, lo que más temía era el voto de celibato, la soledad que traería. Sin esposa, sin hijos, sin familia, el aislamiento de una vida célibe.
 
Las cosas resultaron muy diferentes. El celibato ha tenido su coste, hay que admitirlo; y hay que admitir que no es la vida normal que Dios quiso para todos. Sin embargo, la soledad que temía (pero por breves momentos) rara vez se produjo, sino todo lo contrario. Me encontré con una vida excesivamente llena de relaciones, interacción con los demás, una gran actividad, presiones diarias y compromisos que ocupaban prácticamente todas las horas del día. En lugar de sentirme solo, me encontré anhelando casi habitualmente la soledad, la tranquilidad, estar solo, y me sentí bastante cómodo estando solo. Demasiado cómodo, de hecho.
 
Durante la mayor parte de los años de mi sacerdocio, he vivido en grandes comunidades religiosas y éstas, como cualquier familia, tienen sus exigencias. Sin embargo, cuando llegué a ser presidente de una Escuela de Teología, me asignaron a vivir en una casa designada para el presidente y durante un tiempo viví solo. Al principio, me pareció un poco desorientador, ya que nunca había vivido solo antes; pero al cabo de un tiempo me gustó. Me gustó mucho. No tenía responsabilidades en casa con nadie más que conmigo mismo.
 
Sin embargo, pronto percibí sus peligros. Al cabo de un año puse fin al acuerdo. Uno de los peligros de vivir solo y uno de los peligros del celibato, incluso si vives fielmente, es que no tienes a otros que te llamen la atención a diario y te exijan todo tipo de cosas. Puedes tomar tus propias decisiones y evitar mucho de lo que Dorothy Day llamó "el ascetismo de vivir dentro de una familia". Cuando vives solo, puedes planificar y vivir la vida a tu manera, escogiendo las partes de la familia y la comunidad que te benefician y evitando las partes difíciles.
 
Hay cosas que empiezan como virtudes y se convierten fácilmente en vicios. El ajetreo es un ejemplo. Sacrificas estar con tu familia para mantenerla con tu trabajo y eso te aleja de muchas de sus actividades. Al principio, esto es un sacrificio; al final, es un escape, una dispensa incorporada de tener que lidiar con ciertos asuntos dentro de la vida familiar. El celibato y el sacerdocio con votos corren el mismo peligro.
 
Todos conocemos la expresión, soy espiritual pero no religioso (que aplicamos a las personas que están abiertas a tratar con Dios pero no a tratar con la iglesia). Sin embargo, luchamos con esto en más formas de las que podríamos pensar. Al menos yo lo hago. Como sacerdote célibe con votos, puedo ser espiritual pero no religioso en el sentido de que, por las más altas razones, puedo evitar gran parte del ascetismo diario que se exige a alguien que vive en una familia. Sin embargo, esto es un peligro para todos nosotros, célibes o casados. Cuando, por cualquier tipo de razón, podemos elegir las partes de la familia y la comunidad que nos gustan y evitar las que nos resultan difíciles, somos espirituales pero no religiosos.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Una petición a un periodista
Pachamama o Cristo
11 de septiembre – Veinte años después
El obispo emérito de Solsona, la institución eclesial y los fieles de a pie
Bajo un puente en Austin
Otro país, desde tu conversión
Hacia dónde vamos
Autosabotaje y escritura
Acusan a la revista médica Wiley de publicar artículos racistas del Partido Comunista Chino
Otro país, desde las legislaturas

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2021

11 de septiembre – Veinte años después

Bajo un puente en Austin
AGOSTO 2021

Diferentes formas del ser espiritual pero no religioso

La desaparición del perdón

La riqueza de la Eucaristía

Complejidad y paradoja

Ver posts de otros meses

JULIO 2021 (3 artículos)

JUNIO 2021 (1 artículos)

MAYO 2021 (3 artículos)

ABRIL 2021 (2 artículos)

MARZO 2021 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (1 artículos)

OCTUBRE 2020 (2 artículos)

AGOSTO 2020 (2 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Padre Manuel Guerra, el hombre que por amor a Jesucristo batalló contra las sectas y la masonería
2 Yoga
3 Desde Eslovaquia y mirando la fe de María, el Papa perfila una misión para los cristianos
4 Un médico italiano ateo conmocionado ante un crucifijo que no fue dañado por el incendio que destruyó su edificio
5 «Maldiciones, maleficios y la magia son herramientas de Satanás y sus brujas» denuncia un exorcista
6 El Papa ha declarado venerable a una madre que dio su vida, renunciando a la quimio, por salvar a su bebé
7 Un pintor, una religiosa y una capilla
8 Joven chef francés redescubre su vocación: «¡Quiero darle mi vida a Dios!»
9 Pachamama o Cristo
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |