Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 17 de enero de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA
"Sostenía en mi mano un corazón que latía"

Dramático testimonio de un médico Yugoslavo, tras realizar más de 50 mil abortos

Dramático testimonio de un médico Yugoslavo, tras realizar más de 50 mil abortos
El doctor Stojan Adasevic, habiendo sido adoctrinado por el ateísmo comunista, abandonó la práctica del aborto por mediación de Santo Tomás de Aquino, quien se le apareció en sueños.
Actualizado 29 julio 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


En la Yugoslavia comunista no era posible o permitido a los médicos y otro personal de salud el negarse a realizar un aborto sobre la base de la objeción de conciencia.

Pero tal como ha sucedido con muchos otros médicos, el doctor Stojan Adasevic  tomaría la decisión de negarse tras haber practicado más de 50 mil abortos y asumió las consecuencias. Su conciencia vio en sueños la verdad de aquella carnicería que a diario venía realizando por 26 años en la Belgrado comunista.

Los libros de medicina del régimen comunista le habían adoctrinado al punto de cegarlo. Él era un prestigioso y connotado ginecólogo, reconocido, respetado. Abortar era, simplemente, extirpar unos trozos de tejidos. Los ultrasonidos que permitían ver al feto llegaron en los años 80, pero no cambiaron su opinión.
 
La mediación de un santo dominico
 
Sin embargo empezó a tener pesadillas. Soñaba con un hermoso campo, lleno de niños y jóvenes que jugaban y reían, de cuatro a 24 años aproximadamente dice, pero que al verle huían aterrados de él. Un hombre vestido con un hábito blanco y negro lo miraba intensamente, en silencio. El sueño se repetía cada noche y despertaba con sudores fríos. En uno de esos sueños dice que preguntó al hombre de negro y blanco por su nombre. «Me llamo Tomás de Aquino», respondió el aludido. El doctor Adasevic, domesticado por el ateísmo comunista, nunca había oído hablar del santo dominico, no reconoció el nombre. «¿Por qué no me preguntas quiénes son estos niños? Son los que mataste con tus abortos», agregó santo Tomás.
 
El doctor Stojan Adasevic despertó impresionado y decidió no practicar más abortos. Sin embargo ese mismo día vino al hospital un primo con su novia, embarazada de cuatro meses, para hacerse su noveno aborto. Stojan se negó, pero su primo insistió tanto que finalmente cedió: “De acuerdo, ¡pero será la última vez que lo hago!”, dijo.
 
Lo que entonces ocurrió es un relato descarnado, brutal, que le confirmó a Stojan la humanidad de aquellos que él había matado y que hasta ese instante consideraba poco más que una cosa, un producto, un montón de células  o tejidos…

 
Un corazón latiendo. Relato en primera persona del doctor Stojan Adasevic

ADVERTENCIA. CONTROL DE PADRES. NO RECOMENDADO PARA PERSONAS MENORES DE 18 AÑOS NI PERSONAS IMPRESIONABLES…

 
 
“Le abrí el vientre y perforé la placenta; la bolsa de líquido amniótico se rompió y pude trabajar con mi fórceps de aborto. Atrapé algo que trituré, extraje y quise depositar sobre un lienzo. Miré y vi una mano, era una mano bastante grande. El bebé estaba completamente formado en este momento, con sus deditos de la mano y de los pies. Todos sus órganos estaban presentes. Alguien había derramado yodo sobre la mesa y la mano fue a caer justo en ese lugar; las terminaciones nerviosas entraron de esta forma en contacto con el líquido. ¿Qué ha ocurrido? me dije y miré: ‘¡Dios mío, la mano se mueve sola!’

(Stojan dice que se estremeció pero prosiguió con el aborto…)

“Continúo sin embargo con mi fórceps y atrapo otra cosa, la quiebro y la extraigo. Me digo: ‘Con tal que no sea una pierna’. Sale fuera, miro: una pierna. Quiero colocar la pierna sobre la mesa delicadamente para que no vaya a parar cerca de la mano que se mueve. Inclino mi brazo para depositarla, pero en ese momento una enfermera deja caer una bandeja de instrumentos quirúrgicos detrás de mí. Sorprendido por el ruido, me sobresalto, aflojo la presión sobre el fórceps; la pierna da un tumbo y va a parar junto a la mano. Miro: la mano y la pierna se mueven solas. Mi equipo y yo nunca habíamos visto nada igual: miembros humanos que se contraían con sacudidas rápidas sobre la mesa. Proseguí pese a todo dirigiendo mi instrumento hacia el vientre y comencé a triturar lo que se hallaba en el interior. Me dije a mí mismo que para completar el cuadro, sólo faltaría que diera con el corazón. Sigo moliendo, moler y moler, para estar seguro de haber hecho puré todo lo que quedaba en el interior y retiro nuevamente mi fórceps. Extraigo una masa pensando que debía tratarse de fragmentos óseos, y la deposito sobre la tela. Miro y veo un corazón humano que se contrae y se distiende, ¡que late, late! Creí que me volvería loco. Veo que los latidos del corazón menguan, se vuelven cada vez más lentos hasta detenerse por completo. Nadie puede haber visto lo que vi con mis ojos y estar más convencido que yo de lo que acababa de hacer: había matado a un ser humano”.

De las tinieblas a la luz

El propio corazón del doctor Stojan Adasevic quedó allí unido al de aquél que recién había  matado. Se conmovió y quedó sumido en las tinieblas que lo envolvían. ¿Cuánto tiempo duró aquello, no sabría decirlo. Pero la voz aterrorizada de una enfermera lo hizo volver en sí: “¡Doctor Adasevic -gritó-, la paciente se desangra!” Entonces y por primera vez desde su infancia dice Stojan, él comenzó a orar con sinceridad: «Señor. No me salves a mí, ¡pero salva a esta mujer!»
 
Stojan terminó su trabajo. Al quitarse los guantes sabía que aquel había sido su último aborto. Cuando informó al responsable del hospital su decisión, se desató una cadena  de reacciones. Nunca antes en Belgrado un ginecólogo se había negado a realizar abortos. Lo presionaron. Redujeron su salario a la mitad. Su hija fue despedida; su hijo “reprobó” los exámenes de ingreso a la universidad. Fue atacado por la prensa y la televisión. El Estado socialista, decían ellos, le había permitido estudiar para que pudiera practicar abortos y ahora estaba dirigiendo una operación de sabotaje contra el Estado...
 
Santo Tomás de Aquino se le apareció una noche en sueños nuevamente y dándole una palmadita en el hombro le dijo: “Eres mi amigo, mi buen amigo. ¡Prosigue tu combate!” Stojan Adasevic decidió continuar la batalla y ha sido desde entonces un defensor de la vida y fervoroso cristiano.

El testimonio en formato video



Fuentes: Diario La Razón, Portal web Camino Católico y el video sobre esta línea.


 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Familia
Mucho informan del 1.9 millón de muertos por Covid19 y poco de los 42.6 millones asesinados mediante aborto
"El perdón me ha liberado"
Defender la vida: Cirugía en el vientre materno salva a bebés que presentan una condición potencialmente fatal
En Madrid hay casi 64000 mascotas más que niños menores de 10 años
Sus padres la abandonaron en un basural y ella los buscó para perdonarlos
#Noviazgo de tres: "Todos tenemos la libertad de elegir seguir a Jesús, aunque nos juzguen por ello"
El Covid-19 mató a la madre del padre John Unni. Aquí comparte su íntima experiencia de Dios en el dolor
Un padre es ordenado sacerdote y recibe la bendición por manos de su hijo, que también es cura
El Espíritu Santo salvó la vida de Ema. "Le pedimos que soplara vida en ella", cuentan sus padres
Allison y Kevin son padres adoptivos "gracias a la Adoración Eucarística"


San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Canonista a obispos reformistas alemanes: "El Catecismo no es el programa base de un partido político"
2 Mucho informan del 1.9 millón de muertos por Covid19 y poco de los 42.6 millones asesinados mediante aborto
3 Estudio de psicólogos europeos revela un estrecho vínculo entre la práctica del mindfulness y el "narcisismo espiritual"
4 La sencilla oración que estremeció el corazón de Camilo, un hombre violento y abusador
5 ¡Estuvo cinco años sin confesarse y al finalizar el Camino de Santiago se reencontró con Dios!
6 La crisis llegó al cumplir 25 años de Consagrada: "Jesús me vino a rescatar del vacío que estaba viviendo"
7 Para seguir pensando
8 Consecuencias que trae la ley de eutanasia: "¿Por qué el gobierno nos obliga a matar nuestros pacientes?"
9 Jesús Niño se aparece estigmatizado a Padre Pío
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |