Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Miércoles, 2 de diciembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

El Covid y la Resurrección

El Covid y la Resurrección
Actualizado 15 julio 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Pedro Trevijano   


Vivimos en una sociedad muy secularizada en la que nos encontramos ante una realidad que nos es profundamente desagradable y que procuramos ignorar y esconder: me refiero a la muerte. Todos sabemos que un día u otro nos vamos a morir y sin embargo muchísimos se niegan a aceptarlo y viven como si fuese una realidad extraña que no tiene por qué afectarme. Es indudable que la esperanza de vida en no muchos años ha crecido notablemente e incluso se han publicado algunos trabajos diciéndonos que nuestra inmortalidad está a la vuelta de la esquina, pero ha bastado un bichito microscópico para destruir esa esperanza de algunos. El Covid nos ha hecho darnos cuenta de la fragilidad de nuestra vida y nos obliga a mirarnos ante el espejo de la muerte. 
 
Los creyentes sabemos que no somos inmortales, que todos vamos a morir, pero que la muerte es la puerta que nos abre a la eternidad, una eternidad que será feliz o desgraciada según haya sido nuestra vida y según hayamos aceptado o rechazado la salvación que nos ofrece Jesucristo. 
 
Por eso nuestra vida actual, terrena, es tan importante. Dios se ha hecho Hombre para redimirnos y salvarnos. Pero Él respeta nuestra libertad y no quiere llevarnos al cielo contra nuestra voluntad. Y cuando rechazamos a Dios podemos llegar hasta prácticamente negar la evidencia. A mí en este sentido hay un párrafo en el evangelio de San Juan que siempre me ha llamado la atención y es cuando después de la resurrección de Lázaro, que llevaba cuatro días muerto (cf. Jn 11,39), la reacción de los sumos sacerdotes fue: “Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos, por su causa, se les iban y creían en Jesús” (Jn 12.10-11). 
 
La pandemia del Covid podemos verla en la doble dimensión de lo terrenal, de la salud física, de lo inmanente, pero también de la salud espiritual y de la apertura a la Trascendencia. En el episodio de la sanación del paralítico (Mt 9,1-8; Mc 2,1-12; Lc 5,17-26), Jesús atiende a ambas direcciones, pero prioriza claramente la dimensión espiritual, que es también lo que debe hacer la Iglesia: insistir en el mensaje de salvación de Cristo y en la necesidad de seguirle. “Ven y sígueme”, repite una y otra vez Jesús a sus discípulos, que ojalá seamos todos. No nos olvidemos que Dios nos quiere y lo que nos pide es en realidad lo que nos conviene hacer. 
 
Si tenemos presente la realidad de nuestra muerte y procuramos vivir de tal modo que la veamos como un encuentro con Dios que, a su vez, nos ha visitado tantas veces cuando recibimos la Sagrada Comunión, veremos la muerte como el cruzar de una puerta detrás de la cual está un Dios que nos ama, mientras en nosotros se realiza lo que decimos en el Prefacio I de la Misa de Difuntos: “En Él brilla la esperanza de nuestra feliz resurrección; y así, aunque la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad. Porque la vida de los que en ti creemos, Señor, no termina, se transforma; y, al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo”. Las exigencias de Dios no son para destruirnos, sino para ayudarnos a lograr una felicidad completa. 
 
Esto es lo que pensamos, creemos y ojalá vivamos los creyentes. Pero no puedo no mirar con una cierta prevención y temor a una sociedad como la nuestra tan terriblemente secularizada, que no quiere saber nada de Jesucristo ni de su mandamiento fundamental de amar a Dios, al prójimo y a uno mismo, una sociedad donde los crímenes del aborto y la eutanasia se llaman derechos, donde se intenta corromper a los niños, adolescentes y jóvenes con enseñanzas como la ideología de género con sus secuencias de promiscuidad y de ausencia de normas morales, y donde la corrupción económica campa a sus anchas. 
 
Pero tampoco puedo dejar de pensar que el ser humano ha sido creado por Dios y que el Génesis cuando termina la Creación nos dice: “Vio entonces Dios todo lo que había hecho y todo era muy bueno” (Gén 1,31). Y si además Jesucristo ha venido al mundo para abrirnos las puertas del cielo y ha fundado la Iglesia y nos ha asegurado “sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de los tiempos” (Mt 28,20), entonces tenemos motivos más que fundados para creer que hay motivos para la esperanza, sin olvidar toda la gente buena con la que nos encontramos cada día.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Qué significa ser cardenal
¡Velad!
Una invitación a la madurez. Llorando sobre Jerusalén
Los hijos del diablo, según Jesucristo
Jesús llora
Presentación de la Virgen María
Si te pisan, chilla
Certezas y Verdades
El Informe McCarrick, una dolorosa página de la cual la Iglesia aprende
Solidaridad ante la pandemia

RSS
P. Pedro Trevijano. Sacerdote, doctor en Teología Moral, por el Alfonsiano de Roma. Licenciado en Derecho.
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2020

Los hijos del diablo, según Jesucristo

Si te pisan, chilla

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2020 (2 artículos)

AGOSTO 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (3 artículos)

JUNIO 2020 (1 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (3 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

ENERO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (3 artículos)

DICIEMBRE 2018 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (3 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Padre Tomás: Misionero en una tierra donde se hablan más de 800 dialectos y la brujería es cotidiana
2 Líder de los curas "villeros" en Argentina: "Es hipócrita plantear que el aborto es necesidad de los pobres"
3 ¿Porque te amo te mato?: Holanda permitirá la eutanasia para menores de 12 años y España no se queda atrás
4 Un joven agnóstico dice que tras interpelar a Dios escuchó una respuesta rotunda: "Adoración, adoración"
5 Los hijos del diablo, según Jesucristo
6 Acosada por los mismos espíritus que invocaba se suicidó. Lo testimonia su hija que logró liberarse y sobrevivir
7 El jinete de doma clásica Juan Matute Guimón estaba desahuciado, pero un cura le "trajo el Santísimo a la UCI"
8 Certezas y Verdades
9 Era esclavo de la violencia. Cristo lo miró desde el Santísimo y en el rostro de un hombre que moría en su regazo
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |