Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 11 de agosto de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

El horizonte que alberga la crisis

El horizonte que alberga la crisis
Actualizado 30 octubre 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
María Esther Gómez de Pedro   


El sentido común recomienda vivir día a día los acontecimientos, especialmente en momentos de cambios, para así dar respuestas atingentes a las contingencias que suceden. Con cuánta verdad podemos aplicarlo a lo que estamos viviendo en Chile estos días. Esa capacidad de responder día a día no impide, más bien requiere de un horizonte o marco de fondo que enmarquen las decisiones y permite hilvanar el hilo que da continuidad a la vida. En efecto, nuestra vida y elecciones no son momentos aislados entre sí, sino que forman parte de un continuo que une cuanto vivimos. Cada vida, cada historia o cada sociedad no se crean o reinventan desde cero, sino que proceden de una historia y se proyectan hacia un futuro. Por eso sentimos inseguridad cuando cae algo de ese horizonte o marco englobador.

Sin lugar a duda, hay un marco común para todos: el de un proyecto de vida orientado a la felicidad y la plenitud -personal y social-, al bien personal y común, al servicio del cual nos servimos de diversos medios. Sin embargo, no cualquiera es adecuado, pues a veces creemos que sirve cualquier cosa para conseguir lo que pretendemos, pero no debiera ser así, pues, por muy bueno que sea un fin, no justifica usar medios malos (como la violencia, la mentira, el robo, atentar contra la vida y la dignidad de otras personas). Qué duda cabe que nuestros trabajos y estudios son algunos de los medios adecuados, que además de ayudarnos, nos permiten además dignificarnos y perfeccionarnos como personas. Pero el trabajo y el sueldo no agotan ese marco.

Por eso, llegados a este punto quiero incorporar algo clave a ese horizonte de la vida, que es el que nos recuerda la fiesta del próximo 1 de noviembre de Todos los Santos y, la que le sigue, nuestros fieles difuntos. Precisamente nos recuerda, en primer lugar, que la vida es finita, pues dura un tiempo limitado hasta su término, en el que se abre otra perspectiva que amplía el horizonte de una manera muy especial: la de la eternidad, una vida que sigue fuera del tiempo. Esto, que en teoría sabemos, se nos suele olvidar, pero nos lo recuerdan las muertes cercanas en circunstancias inesperados o trágicas. Así es, esta vida es un camino o una especie de peregrinación hacia la eternidad, pero no por eso hay que descuidar el embellecerla y hacerla lo más agradable y buena posible. Los talentos que tenemos debemos usarlos para crecer y hacer el bien, y cada uno tiene distintos talentos, que, si se complementan, pueden y deben contribuir a crear una convivencia mejor. 

Otra cosa que nos recuerdan estas fiestas es que los santos ya han llegado a la felicidad plena del cielo, y descansan y gozan de Dios, lo más hermoso que existe, y en Él, de todo lo bello y amable, “lo que ni ojo vio ni oído oyó”, como apunta San Pablo. De ellos dice Santo Tomás, “que todo santo que goza de la bienaventuranza está colocado a la derecha de Dios” (Suma Teológica, IIIa, 58, a. 4, ad 2). Ellos han pasado su vida haciendo el bien y buscándolo para los demás, a pesar de sus debilidades y caídas. Por eso entre los santos destacan héroes de la caridad y la justicia, entregados a los necesitados de todo tipo, amadores de Dios y la verdad, fieles comunicadores suyos. Su vida nos recuerda, así, que es posible hacer el bien, resistiendo al señuelo de lo fácil, lo inmediato o seguir la masa. Pues, aunque el bien es hermoso, no siempre es fácil de conseguir. Su recuerdo trae otro beneficio: además de ser ejemplo en nuestra peregrinación, “como los santos del cielo son lo más cercano a Dios […] los elegimos como intercesores nuestros ante Dios y como mediadores” (Ibid, suplemento, q. 72, a. 2, in c).

Qué oportuna esta celebración del 1 de noviembre con su mensaje. El horizonte de la trascendencia que se abre a la vida eterna ofrece un sentido especial al caminar diario, incluso en medio de crisis y dificultades, de desencantos y alegrías. No caminamos solos y cada momento tiene trascendencia de eternidad.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Siempre es momento de agradecer
Lo importante es comulgar con Él sacramentalmente
La dinámica del odio
La Violencia
A no cerrar nuestras puertas
Satanás entre nosotros
«El PCCh hackeó computadoras pertenecientes al Vaticano»
Una pasión tiránica
El derecho sagrado de sentirse humano
El Partido Comunista Chino anuncia una gran purga interna

RSS
María Esther Gómez de Pedro es miembro de la Cruzada de Santa María en Chile. Licenciada en Filosofía, profesora de secundaria y Doctora en Filosofía por la Universidad de Barcelona, España. Directora Nacional de Formación e Identidad - UST
ARCHIVO
AGOSTO 2020

Siempre es momento de agradecer
JULIO 2020

¿Resiliencia o fortaleza? Respuesta adaptada al desafío actual

Ver posts de otros meses

JUNIO 2020 (1 artículos)

MAYO 2020 (1 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

AGOSTO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

ABRIL 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 "Milingo", el arzobispo excomulgado y su falsa prelatura de sacerdotes casados siembra confusión
2 La Adoración Eucarística es una poderosa ayuda para quienes viven con depresión
3 Alex Tingquist, un apasionado líder católico que entrega su vida por las personas sin hogar
4 La batalla de Aarón con "la pornografía y la impureza"
5 Respaldo del Papa Francisco a Medjugorje. Envía por primera vez mensaje a los jóvenes reunidos en su "Festival" anual
6 "Gus", el heroico esclavo afroamericano que luchó con fe por la libertad y el derecho de los negros a ser sacerdotes
7 WhatsApp lo puso en contacto con la fe, pero solo al Confesarse y Adorando conoció la "auténtica libertad"
8 El Papa reitera la urgencia del desarme nuclear
9 La Violencia
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |