Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 18 de junio de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

"El perdón me ha liberado"

"El perdón me ha liberado"
Priscille Roquebert padeció dos realidades diferentes en su mismo padre: el que intentaba cumplir su responsabilidad de padre y el alcohólico, para quien ella no existía. Pronto llegaría la violencia, los gritos de su madre, los conflictos, las detenciones policiales, las celdas de borrachos, los tribunales, el miedo. Recorrió un largo camino hacia el perdón...
Actualizado 7 enero 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Desde que era pequeña, el padre de la francesa Priscille Roquebert se tomaba muy en serio su papel como cabeza de familia. La educación era estricta y junto a sus hermanas conocieron la norma de la vara. A medida que fue creciendo, lo veía dormir cada vez más, mientras su madre siempre estaba agotada y llorando mucho. “No lo entendí todo, pero mi padre terminó siendo hospitalizado por depresión. Durante tres años, viví con un padre que entraba y salía del hospital, durmiendo en casa todo el día y tratando de trabajar para mantener a su familia. El alcohol apareció y yo sólo vivía para soportar su ira y sus humillantes castigos”, relata Priscille en su libro testimonial Du poison au pardon.
 
“Del veneno al perdón”. Extracto del libro
 
“De niña, amaba a mi padre a pesar de su dureza. Se burlaba y se acurrucaba cuando las cosas iban bien y yo sabía que me amaba. ¡Cuando llegó el alcohol, era obvio para mí que él se iba a quedar mal! Desde los 7 u 8 años, rezaba mucho para que se curara, ponía agua de Lourdes en su vaso, colgaba cuadros de Jesús misericordioso en el garaje junto a sus botellas... En vano. Se estaba poniendo cada vez peor. Me sentí abandonada por Dios y por este padre que estaba destruyendo mi vida. Crecí con el odio y el deseo de la muerte pegados a mi cuerpo.
 
Unos años más tarde, durante una proyección de La Pasión de Cristo en el cine, me encontré con Jesús, que es mi hermano, el que nunca tuve: ‘Él sabe todo sobre mis moretones. Jesús, el Hijo de Dios, los soportó mucho antes que yo’, pensé. El camino del perdón se abrió ante mí, pero ¿cómo podría entender que me tocaba a mí perdonar?
 
Se trataba de saber que el perdón no es sólo una casilla que marcar para ser un buen cristiano. Es un camino de paciencia, curación y humildad. Comprender que Dios es benevolente y que sólo necesitaba que le dejara hacerlo, que me orientara hacia él. Cuando se consigue el perdón, se logra libremente.
 
Conocí a mi futuro marido y tuve la compañía de un hermano de la Comunidad de las Bienaventuranzas. Con ellos, y sosteniendo con fuerza la mano de Dios, mi Padre, me he fortalecido. Mi viaje hacia el perdón duraría tres años.
 
Visité a mi padre en su apartamento. Era sucio, insalubre, tenía miedo de que recayese, que me hiciera daño; pero ese día decidí perdonarlo y decírselo. Rezamos juntos por un momento.
 
Mi padre dejó de beber. Se recreó una especie de armonía en la familia. Sería de corta duración: seis meses después, sufrió una enfermedad psiquiátrica y tuvo que ser institucionalizado. Un período de calma le permitió llevarme al altar el día de mi boda (¡cuando yo había afirmado que nunca le permitiría hacerlo!).
 
La medicación no pudo estabilizarlo. Las convulsiones y los estallidos violentos comenzaron de nuevo, al igual que los intentos de suicidio, hasta que uno de ellos fue demasiado.
 
Su purgatorio, lo vivió en la tierra. Estoy convencida de que el Señor pronunció para él las palabras que le dijo al buen ladrón: Hoy estarás conmigo en el paraíso. Al final de su vida, entregó todo a Dios. La enfermedad puede ser más fuerte que el hombre, pero no tanto como para quitarle lo bueno de su corazón.
 
El odio era un veneno. Se había apoderado de mi corazón y de todo mi ser. Si no hubiera perdonado, no sé dónde estaría hoy. El perdón no lo borra todo, pero los que no conocen el perdón deben ser muy infelices. El perdón es exigente, pero es liberador”.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Familia
Experto en bioética Alessio Musio: Los vientres de alquiler rompen el límite entre concebir y producir
Un hombre de origen protestante y una joven católica, unidos por la Santísima Virgen María
Desde su conversión hasta hoy que es viudo, Jesús y María lo han colmado de regalos. Él agradece rezando el Rosario
Científicos revelan el engaño de estudios usados para apoyar terapias con fármacos y cirugías transgénero
"Lola" cuenta cómo su familia experimentó la "fuerza diabólica" de "Un Curso de Milagros"
La infertilidad estuvo a punto de hundir el matrimonio de Marie y Vincent
Mucho informan del 1.9 millón de muertos por Covid19 y poco de los 42.6 millones asesinados mediante aborto
Defender la vida: Cirugía en el vientre materno salva a bebés que presentan una condición potencialmente fatal
En Madrid hay casi 64000 mascotas más que niños menores de 10 años
Sus padres la abandonaron en un basural y ella los buscó para perdonarlos


La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Mensaje del Papa Francisco a la OIT: «La propiedad privada es un derecho secundario»
2 El escándalo de los abusos y la reforma en la Iglesia
3 Johannes Joergensen, poeta de Francisco de Asís
4 Asesinatos de Hazaras
5 Ante la epidemia
6 Secta china intenta captar a católicos y evangélicos a través de Facebook y WhatsApp
7 Homilías
8 El lugar del escritor
9 El poder vinculante del odio
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |