Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 4 de junio de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

El prójimo y la Humanidad

El prójimo y la Humanidad
Actualizado 12 mayo 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Juan Manuel de Prada   


Hay una afirmación grotesca, muy repetida entre cierto tipo de personas ferozmente ideologizadas, que contrapone las virtudes de la justicia y la caridad, considerando absurdamente que la caridad es mera beneficencia. Pero lo cierto es que justicia y caridad son inseparables, como muy bien enseña San Juan: «En esto se reconocen los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo el que no obra la justicia no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano» (1 Juan 3, 19). Y este método infalible para distinguir a los hijos de Dios de los hijos del diablo debe complementarse con esta otra afirmación medular de San Juan, contenida en la misma epístola: «Si alguien dice: ‘Amo a Dios’, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve» (1 Juan 4, 20).

Así que San Juan nos enseña que justicia y caridad van cogidas de la mano; y también que se puede decir «Amo a Dios» y ser un grandísimo hijo del diablo, si antes no se ama al hermano. Pero como el amor al hermano exige justicia y caridad, también se debe incluir entre la prole diabólica a quienes destinan al hermano una falsa justicia que no está perfeccionada por la caridad, o bien una falsa caridad que no observa la justicia. Chesterton habló de «virtudes locas» para designar ese empeño tan moderno de desgajar las virtudes, aislándolas hasta hacerlas irreconocibles; y quizá no haya virtudes tan locas como la justicia sin caridad y la caridad sin justicia, que incluso pueden adoptar ropajes muy solidarios y filantrópicos.

La filantropía moderna, para escaquearse de la distinción que establece San Juan, ha sustituido a ese Dios convertido en entelequia por otra entelequia mucho más ‘laica’, la Humanidad. Proclama «Amo a la Humanidad» y nos hace creer que no se cuenta entre esos hijos del diablo que sólo aman algo que no ven (Dios) y no aman al prójimo que ven. Pero la Humanidad es exactamente lo contrario del prójimo. A muchos filántropos modernos les ocurre, en realidad, lo mismo que le ocurría a un personaje de Los hermanos Karamazov, que decía: «Amo a la Humanidad, pero, para gran sorpresa mía, cuanto más amo a la Humanidad en general, menos amo a los hombres en particular, como individuos. Con frecuencia, he soñado que sirvo apasionadamente a la Humanidad y creo que, si hubiese hecho falta, hubiese subido al Calvario por ayudarla, pero sé por experiencia que no puedo convivir con otra persona dos días seguidos en la misma habitación. Tan pronto como alguien se acerca a mí, su personalidad oprime mi amor propio y dificulta mi libertad. En apenas veinticuatro horas, puedo cogerle ojeriza a la persona más buena: tal vez porque se queda demasiado tiempo sentada en la mesa, o porque está constipada y no hace más que estornudar». Y, un poco más adelante, otro personaje de Los hermanos Karamazov confesará, revelándose como un prototipo del hombre moderno: «Debo confesarte una cosa: nunca he podido comprender el amor al prójimo. ¡Pero si el prójimo es precisamente la persona a la que no se puede amar! Salvo que esté a una cierta distancia, claro».

Dostoievsky se erige así en el mejor intérprete de San Juan. Amar a la Humanidad es la gran cortada del moderno hijo del diablo, que además se enfadará y se hará el digno si le pides que se deje de amar cosas que no pueden verse y se ponga a amar a su prójimo, que lo acoja en su casa y lo meta en su misma habitación, que permita que se quede sentado durante largo rato en su mesa y aguante sus estornudos. Ese amor al prójimo, que participa de la justicia y la caridad, es el más difícil de todos, porque nos impide evadirnos con pensamientos filantrópicos nebulosos. Ese amor al prójimo no se demuestra, por ejemplo, reclamando al Estado que las residencias de ancianos estén mejor dotadas, sino asumiendo que somos cada uno de nosotros quienes tenemos que cuidar de nuestros ancianos (o sea, de nuestros padres). Y, para poder encargarnos de ellos como merecen, tendremos que exigir a los gobernantes que hagan lo propio, favoreciendo una vida auténticamente comunitaria que proteja los vínculos familiares y mejore las condiciones laborales, de tal manera que dispongamos del tiempo necesario para poder cuidar de nuestros padres con justicia y caridad.

La plaga coronavírica que estamos sufriendo es una oportunidad inmejorable para probar que aún somos capaces de amar al prójimo, en lugar de conformarnos con amar a la Humanidad, como tanto les gusta hacer a los hijos del diablo. Ojalá no la dejemos pasar.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Algunos consejos sobre la oración que me compartió un viejo maestro
El Síndrome del Ermitaño
Un camino hacia el amor
Santo Tomás de Aquino: "Familia como útero espiritual"
Amigos fieles
Laudato Si´, una encíclica para mirar hacia el futuro después de la pandemia
Christopher Dawson, un discípulo de Beda y Newman
El control ejercido por China sobre la OMS empeoró la epidemia
La familia de san Juan Pablo II
¿Las Misas virtuales son reales?

RSS
Juan Manuel de Prada es un escritor español y articulista en diversos medios de comunicación.
ARCHIVO
MAYO 2020

… Y nos harán más malos

El prójimo y la Humanidad

Cuerpos gloriosos

Ver posts de otros meses

ABRIL 2020 (4 artículos)

MARZO 2020 (4 artículos)

ENERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (4 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

MAYO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (3 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (2 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

ENERO 2017 (3 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (2 artículos)

AGOSTO 2016 (2 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El atleta español Manuel Ramírez relata cómo fue que vivió por años sin rumbo: "Lucifer me tenía esclavizado"
2 Reveladoras experiencias de sacerdotes que dan la Unción de los Enfermos a personas moribundas por el Covid 19
3 El día de los maestros que promueve Nueva Acrópolis y el trasfondo esotérico de esta secta paramilitar
4 ¿Cómo se vive un duelo en tiempos de COVID 19? Con sabiduría de ciencia y fe una psiquiatra ofrece testimonio
5 Juana de Arco, la heroica santa que luchó hasta el martirio por llevar a su pueblo a Cristo
6 El Síndrome del Ermitaño
7 ¿Quién es el Espíritu Santo, que hace arder a los católicos por su Amor?
8 Con devoción alcalde y cura párroco plantan cruces en los campos, "para implorar una buena cosecha"
9 Obispo argentino levanta alertas sobre la teleserie "Jesús" producida por empresa vinculada a la secta "Pare de sufrir"
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |