Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Jueves, 2 de abril de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

El virus de la violencia

El virus de la violencia
Actualizado 13 marzo 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Luis Escobar   


Hace unos meses comenzó un movimiento social en Chile que busca demandas justas como la mejora de pensiones a los adultos mayores, sueldos más dignos y otras; situaciones que han denunciado abiertamente y de forma reiterada muchos pastores de las iglesias.
 
Pero ese movimiento social fue desviado hacia otros intereses ideológicos, postergando las urgentes demandas sociales, privilegiando una vorágine de violencia que siembra destrucción, caos y empobrece aún más a los pobres, que en estas circunstancias serán siempre los más perjudicados. Atacando también con fobia irracional a las iglesias cristianas y todo aquello que el propio pueblo valora por considerarlo sagrado o un bien cultural común.  Curiosamente en este contexto surgen voces, incluso desde la vereda de la Iglesia, que descalifican a los sacerdotes, al pueblo fiel de Dios y a su fe.
 
Pero la acción violenta y sus frutos de muerte, de división, no son el camino que nos donó Dios en su Hijo, Jesús.  Somos llamados al amor, se nos reconocerá como discípulos de Cristo, en tanto amemos a quienes se sitúan como enemigos y si oramos por quienes nos persiguen; al contrario, si amamos solo a quienes nos aman y piensan como nosotros, ¿en que nos diferenciamos de los violentos?
 
Ninguna ley humana, ninguna política pública, ninguna acción del hombre podrá traer la justicia, la equidad, la paz, el respeto a la dignidad que todos, sin excepción, anhelamos, si no está enraizada en la Palabra: Cristo.  Por ello urgen los cristianos coherentes con el Evangelio en la vida pública y privada.
 
Al respecto es oportuna la reflexión de San Alberto Hurtado en su libro Moral Social, cuando señala que: “El Hijo de Dios, al unirse una naturaleza humana, elevó en ella a todo el género humano (…) El que acepta la Encarnación la debe aceptar con todas sus consecuencias (…) Si no vemos a Cristo en el hombre que codeamos a cada momento es porque nuestra fe es tibia y nuestro amor imperfecto. Por esto san Juan nos dice: «Si no amamos al prójimo a quien vemos ¿cómo podremos amar a Dios a quien no vemos?»”.
 
Hermanos, recordemos el Evangelio de San Juan cuando Jesús aparece en medio de los apóstoles, que estaban asustados y temerosos; levantando sus manos les concede la paz y el fruto de ésta en los discípulos fue la alegría. Hoy nuevamente el Señor nos muestra sus manos, heridas, pero gloriosas; para consolarnos y llenarnos de ese gozo que nadie más que Él puede conceder cuando nos toca con su Espíritu. ¡No teman! dice el Señor.
 
Así entonces, unidos a Cristo demos una buena batalla, con las armas de la fe. No olvidemos la promesa de la Santísima Virgen María en Fátima: “Al final mi Inmaculado Corazón triunfará”. Y en este momento de prueba invoquemos a San Miguel Arcángel proclamando con él: “¡¿Quién como Dios?!”

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
La ilusión se disipa
Se me revuelven las tripas
El signo de la cruz
Cristo bañado por las lágrimas del cielo...
El prescindir de Dios
La hermosa penitencia
Mujeres creadas para amar y ser amadas
Nuestra Fragilidad
Globalismo vírico
El aniversario de un Papa que nos guía acompañándonos

RSS
Padre Luis es párroco en la Parroquia Santísima Trinidad, gestor de proyectos educativos y capellán de cárceles en la Diócesis de Rancagua. Chile.
ARCHIVO
MARZO 2020

El virus de la violencia

Ver posts de otros meses

ABRIL 2018 (1 artículos)

MARZO 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (1 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

JUNIO 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (2 artículos)

AGOSTO 2014 (3 artículos)

JULIO 2014 (3 artículos)

JUNIO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (1 artículos)

MARZO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (3 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 Padre José Antonio Fortea reflexiona sobre la posibilidad de que el Covid19 fuese un castigo de Dios
2 ¿Ante el Covid 19 Dios se queda en silencio? "Tiempos difíciles, tiempos de santos", dice el padre Luis Zazano
3 Joven periodista con neumonía por Covid 19: "Solo rezar y hablar con mi madre hacía que me calmase"
4 El coronavirus: las sectas se aprovechan de la epidemia del miedo
5 En su noche oscura, colapsada por las crisis de pánico, Pauline conoció el amor de Dios Padre
6 El padre Giuseppe fallece tras ceder a un joven desconocido el respirador artificial que sus feligreses le habían enviado
7 El Papa Francisco enseña: "Debemos acostumbrarnos a mirar el crucifijo bajo la luz de la redención"
8 En tiempos del virus Covid19 seguir el ejemplo de santa Jacinta Marto y estar atentos a Medjugorje
9 Asociación Internacional de Exorcistas: No tenemos evidencia que el demonio sea la causa eficiente del Covid 19
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |