Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Viernes, 19 de octubre de 2018
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA
Hemeroteca...

Ella dejó de creer en Dios a los 14 años, pero sería santa

Ella dejó de creer en Dios a los 14 años, pero sería santa
Era la más joven de once hijos en una familia judía de Breslau (ahora Breslavia, Polonia), una brillante joven erudita que dejó de creer en Dios a los 14 años, obtuvo su doctorado en filosofía a los 24 años y se convirtió al cristianismo a los 31 años.
Actualizado 9 agosto 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Monseñor Thomas J. Olmsted   


Hemeroteca de Portaluz...


Por muchas buenas razones, se recuerda hoy día a Edith Stein y quizás ninguna razón es más importante que su constante búsqueda de la verdad y el amor.

Tres mujeres afectaron su vida grandemente: una fue la esposa de su colega académico y amigo; una de nombre desconocido; y la tercera una monja española que vivió cuatro siglos antes de ella.

La paz de la viuda

Adolf Reinach, colega de Edith en la Universidad de Freiburg, fue asesinado durante la Primera Guerra Mundial en los campos de Flandes. Su muerte dejó a Edith profundamente angustiada y desorientada: ella había admirado la bondad de su compañero erudito, apreciado su amabilidad y había sido atraída por su fe cristiana aunque ella no era todavía capaz de hacerla suya. Sin fe, estaba confundida sobre cómo manejar la muerte de Reinach y cómo consolar a su viuda. Con vacilación considerable, viajó a la casa de Reinach donde conoció a una mujer a diferente a cualquier otra conocida antes. En su biografía de Edith Stein, Waltraud Herbstrith describe el encuentro de esta manera: “En lugar de aparecer devastada por su sufrimiento, la joven viuda estaba llena de una esperanza que ofrecía a los otros dolientes consuelo y paz. Los argumentos racionales de Edith Stein se desmoronaron ante esta experiencia. No fue la anticipada perspicacia intelectual, sino el contacto con la esencia de la verdad que le transformó. La luz de la fe brilló en ella — en el misterio de la Cruz.”

Veinte años más tarde, Edith diría a un amigo sacerdote: “Fue mi primer encuentro con la Cruz y el poder divino que concede a quien lo lleva. Por primera vez, estaba viendo con mis ojos la Iglesia, nacida de los sufrimientos de su Redentor, triunfante sobre el aguijón de la muerte. Fue el momento en que mi incredulidad se derrumbó y Cristo brilló hacia adelante…”.

La mujer anónima

No mucho después de esta reunión con la Sra. Reinach, mientras que Edith se acercaba a los dones del bautismo y la fe, un amigo la llevó a ver la Catedral de Frankfurt. Así es como Edith describió lo que sucedió: “Entramos a la catedral por unos momentos, y al estar parados allí en respetuoso silencio, una mujer vino con su cesta de compras y se arrodilló en una de las bancas para decir una oración corta. Esto era algo totalmente nuevo para mí. En la sinagoga, y también en las iglesias protestantes que había visitado, la gente sólo entraba al momento del servicio. Pero aquí alguien entró a la iglesia vacía en medio del trabajo del día como si fuera a hablar con un amigo. Yo nunca he sido capaz de olvidar eso”.

Una visita de una mujer anónima al Santísimo Sacramento, que probablemente lo hizo de manera rutinaria, despertó en el corazón de Edith un gran anhelo por una intimidad similar con Dios, por un encuentro que va más allá de conceptos filosóficos, que combina la verdad con amor. ¿Si esta mujer anónima podía ser tan profunda en oración con Dios, sólo segundos después de dejar la ruidosa confusión de la ciudad afuera, entonces podría ella no experimentar lo mismo?

El testimonio de una monja española

Aparentemente por casualidad, en 1921, Edith Stein encontró la autobiografía de Teresa de Ávila. Después de leer solamente las primeras páginas, fue cautivada y pasó una noche entera absorbiéndolo como una esponja. En la mañana, se dio cuenta de que tenía una nueva amiga, y que aunque había vivido cientos de años antes, su amor por Dios era tan fresco como la lluvia de primavera.

Edith Stein aprendió que Dios plantó en el corazón de Teresa lo que ella había descubierto recientemente en el suyo, es decir, un deseo de una amistad cercana y amorosa con Él. Para entrar en este amor, para hacerlo suyo y seguir creciendo, Santa Teresa enseñó a Edith cómo superar un obstáculo, es decir, su propia autonomía. Santa Teresa escribe: “Te doy un consejo; que no creas que a través de tu propia fuerza o esfuerzo se puede llegar, porque llegar a esta etapa está más allá de tu poder; si tratas de alcanzarlo, se enfriará la devoción que tiene. Pero con sencillez y humildad, se alcanzará todo, diga… ‘Señor, hágase tu voluntad’”. Después de años de buscar a Dios, Edith ahora estaba lista para rendirse.

La abundancia del amor de Dios

Desde el día de su bautismo y después, el corazón de Edith se desbordó con la alegría del Evangelio. Fue abrumada por la bondad del Señor hacia ella y comenzó a la vez a compartir los dones de Dios con otros. Aceptó un puesto en un Colegio de Hermanas Dominicas, donde enseñó alemán durante los próximos ocho años. Además, ayudó a los menos afortunados, distribuyendo comida y aconsejando. También pasó largas horas de la noche ante el Santísimo Sacramento.

Cada parte de ella deseaba tomar el sendero establecido por Teresa de Ávila, es decir, a convertirse en monja carmelita. Pero había una cosa que le previno por varios años: una cuarta mujer, alguien muy querida para ella, su propia madre judía. La Sra. Stein no podía comprender la conversión de Edith a Cristo, y no estaba de acuerdo con su conversión, y mucho menos el deseo de su hija para entrar en Carmel. ¿Cómo podría una hija amorosa abandonar a su madre de 84 años en el momento en que los judíos en Alemania enfrentaban cada vez más persecución amarga? La madre de Edith dolorosamente luchó con esta pregunta como también luchó la devota hija. Pero el Novio siguió llamando a su novia. La vocación al Carmelo creció más fuerte día a día. Finalmente, Edith sabía que no podría retrasar su ansioso “sí” a la llamada de Cristo. Reflexionando sobre el día en que ella despidió a su madre afligida, Edith escribió, unos años más tarde: “No pude sentir cualquier recrudecimiento violento de entusiasmo sobre él: apenas había sido a través de algo demasiado terrible para eso. Pero sí sentí una gran sensación de calma, sabiendo que yo venía en el puerto de la voluntad de Dios”.

Su ajuste a la vida carmelita era muy suave y su espíritu fue inundado con consolaciones. La continua oposición de su madre, sin embargo, nunca disminuyó: no contestaría las cartas semanales de Edith; se negó a participar en la ceremonia del noviciado; consideraba a su hija completamente cortada de la gente judía (a pesar de la insistencia de Edith que ella estaba aún más unida con ellos que nunca).

Edith, con su nuevo nombre de Hermana Teresa Benedicta de la Cruz, pacientemente llevaba en su corazón este dolor personal de oposición de su madre; al mismo tiempo, ella no tenía ninguna duda que el Carmelo era verdaderamente la voluntad de Dios, y que su obediencia era buena no sólo para ella sino para su madre y toda la familia. Escribió: “La novia de Cristo asume una vida de la maternidad espiritual para toda la humanidad redimida. Esto es verdad si trabaja directamente con las almas o si, por el sacrificio solo, ella trae fruto escondido de ambos, de ella misma y de todo el mundo”.
 
 
Aprendamos de Santa Teresa Benedicta de la Cruz cómo Dios nos habla a través del fiel testigo de los demás y cómo Él está trabajando aún cuando no comprendemos. En la homilía en el día de su canonización, el Santo Papa Juan Pablo II dio este consejo: “No te quedes en la superficie, pero vete al corazón de las cosas. Y cuando sea el momento apropiado, ten el valor de decidir. El Señor está esperando a poner tu libertad en sus buenas manos”.


Fuente: Catholic Sun



 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
Una joven "motera" salva de la muerte aferrándose a una visión de la Virgen María
La devoción mariana de una conocida presentadora de televisión se forjó en el crisol de la pérdida y el dolor
Su novia le dejó por Dios: "Ángela no era mía, no era algo que Dios me había dado para que yo me la quedase"
Sor Daniela Kuzhiadyil lleva 50 años sirviendo a Cristo en las periferias… cuidando a los leprosos en Andhra Pradesh
Científico reconoce veracidad de los estigmas en Padre Pío
Un adicto a la coca y heroína relata que alcanzó "paz y libertad" rezando al Santísimo Sacramento
Un instante antes de que accionara el gatillo, el sacerdote le dijo a su asesino: «Te estaba esperando» y le sonrió
Cleusa, hija y mártir de la Amazonía
El nacimiento de la Virgen María minuto a minuto. Las desconocidas revelaciones privadas de una testigo
"Dios me liberó del infierno que viví": El valiente relato de un hombre criado en una casa de prostitución


Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

El don de la comunión trinitaria

El don de la comunión trinitaria

Relatos de un peregrino ruso

Relatos de un peregrino ruso

LO MÁS LEÍDO
1 De ser ateo y practicar el ocultismo al encuentro con Dios por mediación de la Virgen María
2 "Jesús no tolera la hipocresía" destaca el Papa en su reflexión diaria del Evangelio
3 Su novia le dejó por Dios: "Ángela no era mía, no era algo que Dios me había dado para que yo me la quedase"
4 Durante una "Hora Santa" escuchó a Dios, cerró su clínica y lo dejó todo por seguirle
5 El Papa convoca a rezar "un rosario diario durante octubre" para "defender la Iglesia de los ataques del demonio"
6 Valiosa alerta del Papa denuncia a los "demonios educados"
7 La devoción mariana de una conocida presentadora de televisión se forjó en el crisol de la pérdida y el dolor
8 Revive online la canonización de Monseñor Romero con información de su martirio y milagros
9 Una joven "motera" salva de la muerte aferrándose a una visión de la Virgen María
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |