Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 17 de abril de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

En Suecia intentan frenar el desastre y bloquean una ley populista sobre cambio de género

En Suecia intentan frenar el desastre y bloquean una ley populista sobre cambio de género
Los menores de edad fueron auténticos conejillos de indias, pues mediante una cuestionada política pública y la promoción de ideas que no tienen asidero en la práctica médica ni la ciencia, en diez años se incrementaron los diagnósticos de disforia de género en un 1.500 por ciento.
Actualizado 16 diciembre 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Esta semana en Suecia, la Junta Nacional de Salud y Bienestar -organismo que establece y vigila la aplicación de las leyes y normas sobre salud- ha confirmado que entre 2008 y 2018 el diagnóstico de disforia de género aumentó en un 1.500% en el grupo de edad de 13 a 17 años. Y se ha comprobado además que esta verdadera avalancha de menores fue posible por una sólida campaña de publicidad ideológica que presentaba positivamente las llamadas terapias "afirmadoras del género". Es decir, promoviendo que un menor de edad nacido varón pueda transitar a lo femenino o si ha nacido mujer pueda transitar a lo masculino, si así lo “siente”. Proceso que inicia con la administración de hormonas que bloquean la pubertad, en promedio durante unos tres años, y luego continúan con hormonas de sexo cruzado, como la testosterona para las mujeres que desean hacer la transición a lo masculino, y con la cirugía.
 
En el verano de 2018 y luego de haber logrado aquella avalancha de diagnósticos, el gobierno socialdemócrata sueco presentó un proyecto de ley que rebajaba de 18 a 15 años la edad mínima para acceder a la cirugía de transición de género sin el consentimiento de los padres, y que buscaba fijar en 12 años la edad para cambiar legalmente de género.
 
Leyes que no consideran la ciencia



Pero la ley ha sido bloqueada por la Junta Nacional de Salud y Bienestar de Suecia, luego de poner en evidencia su funesta consecuencia. La controversia surgió dentro de la comunidad científica, desencadenada por un artículo del periódico "Svenska Dagbladet" en el cual Christopher Gilliberg -profesor y psiquiatra de la Academia Sahlgrenska de Gotemburgo-, señaló que el tratamiento hormonal y quirúrgico de los menores con disforia de género era un "gran experimento" que corría el riesgo de convertirse en uno de los peores escándalos de la medicina nacional, completamente carente de base científica y a menudo también de revisión ética.
 
Factor decisivo en la opinión pública sueca que está rechazando aquél proyecto de ley fue una investigación del programa "Uppdrag granskning", de la televisión pública sueca. Las periodistas Karin Mattison y Carolina Jemsby publicaron una investigación que se emitió en dos episodios -el primero el 3 de abril y el segundo el 14 de diciembre de 2019- titulada: 'El tren trans'. Frase tomada de las palabras de Anne Waehre, una especialista en tratamientos de transición de género en adolescentes noruegos del Hospital Universitario de Oslo que declaró al programa: “Una vez que llegan aquí, ya están en el tren trans, por así decirlo. Una vez que empiezas con la testosterona te quedas como paciente de por vida".  Anne Waehre es una de los varios expertos llamados a comentar lo que la encuesta de la Junta Nacional de Salud llama "un nuevo grupo de pacientes". Se trata de un fenómeno reciente que ha surgido en Suecia, Noruega, Finlandia, Gran Bretaña, pero también en muchos países occidentales, identificado por una sigla, RODG, que significa Rapid On-set Gender Dysphoria (Disforia de Género Rápida): el aumento repentino y exponencial de menores, especialmente niñas, diagnosticadas con disforia de género.

Las interrogantes que pusieron el freno

La encuesta y su análisis no se refieren a un marco de valores, ni pretende participar de una discusión ideológica sobre la "afirmación de género", sino que aborda las malas prácticas que facilita la propuesta del gobierno al pretender bajar la edad de acceso a los tratamientos de transición.

Algunas de las preguntas que se plantea son: ¿Estamos seguros de que las hormonas y la cirugía son indicaciones válidas para responder a todos estos nuevos diagnósticos de disforia de género? ¿Por qué un aumento tan grande de pacientes muy jóvenes en los últimos diez años? ¿Y por qué hay una prevalencia tan grande de personas nacidas de sexo femenino? La investigación trata de responder a esta pregunta mediante amplias entrevistas con los protagonistas, es decir, especialistas y estudiosos del tema, padres de menores que han pasado por la transición y, sobre todo, con aquellos que han pasado por la transición, con diferentes experiencias. Así por ejemplo Johanna, que quería hacer la transición, pero luego cambió de opinión; Aleksa, quien hizo la transición convirtiéndose en una conocida activista de los derechos de los transexuales, pero con un posterior replanteamiento público; también Sametti y Mika, dos destransformadoras, es decir, dos chicas que han "vuelto" con respecto al camino que iniciaron, tratando de recuperar su identidad femenina original.

La voz de los protagonistas



Sin embargo, se trata de un "regreso" imposible, y este es el punto: el camino es trágicamente irreversible. Una vez que te subes al “tren de la transición” ya no puedes bajarte; y si te das cuenta de que has tomado una decisión equivocada, no hay nada más que hacer. “La voz sigue siendo profunda, masculina, los pechos no vuelven a crecer, la forma de la cara es irremediablemente masculina, y para siempre tendrás que permanecer en el nuevo cuerpo, que no es lo que habías imaginado, y sobre todo no es la solución a los muchos y graves problemas que creías que podías superar transformando con drogas y cirugía un cuerpo que creías que estaba mal, pero que no estaba mal”, declara uno de los entrevistados del programa.
 
Todos muy jóvenes, con diferentes historias y actitudes. "Mika" es el nombre ficticio de una chica sueca cuyas impactantes declaraciones fueron editadas como introducción al primer episodio. Se la filma desde atrás, en una habitación oscura, no quiere mostrar su rostro porque tiene miedo de las reacciones que pueda provocar en la comunidad transexual, hacia la cual tiene palabras muy duras, así como hacia el sistema de salud: "Ser un conejillo de indias, eso es... El sistema de salud no tiene ni idea, no hay ciencia que lo respalde, están haciendo un experimento con jóvenes que tienen toda la vida por delante. Estoy enojado, creo que es increíblemente irresponsable". Sametti, en cambio, no tiene miedo de ser filmado y sólo se desquita con ella misma. Cuando le muestra al periodista las fotos de cómo era antes, dice que siempre se consideró fea, pero que ahora, que ha cambiado totalmente y ha perdido para siempre los rasgos de la hermosa chica que era, no entiende por qué pensaba eso, y no puede entender lo que ha hecho. Todavía le gusta cantar, pero la voz que solía tener no vuelve.
 
Johanna, por otro lado, estaba ansiosa por comenzar el viaje. Salir de la anorexia no la había hecho feliz, y había decidido que la transición era la última oportunidad de resolver sus problemas: si no lo lograba, se mataría, dice con escalofriante claridad al micrófono del periodista. Pero durante la larga espera conoció a un psicólogo: le sugirió que tal vez el deseo de transición era el residuo de un viejo problema de aceptación de su cuerpo, que permanecía incluso después de la recuperación de la anorexia. La disforia de género como efecto, en resumen, y no como causa de sus grandes dificultades. "Una iluminación", recuerda Johanna, que ya no habla de transición. De los padres de los menores no se pueden ver sus caras, sino sólo sus siluetas, porque la filmación es en la oscuridad. Tienen miedo y se sienten impotentes ante el sistema de salud que alienta a sus hijos, tan frágiles y todavía menores, hacia la transición, en lugar de sugerirles otros caminos. Poco más que unos niños, ¿cómo pueden darse cuenta de las consecuencias de subir a ese tren, que no tiene billete de vuelta?

Una práctica sin ética



Los especialistas entrevistados admiten que nunca dicen que no, nunca rechazan una solicitud de transición. Y los padres que se oponen a la evaluación inicial son reportados a los servicios sociales, que pueden entonces permitir que los niños continúen sin el consentimiento de mamá y papá. No lo dice en la página web del Karolinska Institutet, pero al ser presionados por las preguntas de los periodistas, los profesionales admiten que esto sucede. Así como reconocen, con dificultad, que la evaluación a veces no dura seis meses, como se afirma oficialmente, sino que puede limitarse a unas pocas semanas, cuando el caso "está claro".
 
Las críticas a la práctica cada vez más extendida del tratamiento hormonal y quirúrgico de los niños con disforia de género, que se está abriendo paso en Suecia, cuentan con el apoyo de varios especialistas en la materia. Los profesionales que administran los tratamientos hormonales y quirúrgicos, entrevistados, dicen estar sinceramente convencidos de que trabajan por el bien de sus pacientes porque, como explican, la alternativa sería un gran sufrimiento, insoportable, para aquellos que no pueden verse a sí mismos en sus cuerpos. En otras palabras, responden al dolor indecible con lo que hay disponible: la transición hormonal y quirúrgica, que a corto plazo parece ser la solución a los problemas.
 
Pero todo el mundo admite que no hay suficiente evidencia científica para apoyar estos caminos. Desde los tratamientos que bloquean la pubertad hasta las hormonas sexuales cruzadas, que deben administrarse durante toda la vida, pasando por la cirugía: nadie sabe cómo evaluar los efectos a medio y largo plazo, porque no hay investigaciones adecuadas. También está escrito en blanco y negro en los documentos oficiales de la salud sueca.

Aleksa, que ahora tiene 20 años y no volvería a hacer lo que hizo, no sabía de esta incertidumbre, y por haberlo dicho públicamente ha sido expulsada por grupos sociales de activistas transexuales. Expresando dudas y perplejidades sobre procedimientos tan rápidos, cambios radicales e irreversibles a una edad tan joven, son también los que hicieron la transición hace veinte años, cuando había pocos y el camino era menos obvio, como Mikael Bjerkelly y Tone Maria Hansen del Centro de Recursos Harry Benjamin, en Oslo.

Los datos y la voz de los profesionales

Los expertos entrevistados han sacado a relucir los datos: el nuevo grupo de pacientes Rodg (Rapid On-set Gender Dysphorya, menores que de repente quieren cambiar al sexo opuesto al del nacimiento, un número que aumenta constantemente y que es tan alto en los últimos diez años que hay quienes hablan de una "epidemia") es un 85% nacidos como mujeres, el 90% tiene algún tipo de diagnóstico psiquiátrico, el 45% son autoinfligidos, el 20% son diagnosticados con autismo, el 35% tienen síntomas que requieren una evaluación más profunda.
 
Según el gobierno sueco, el 40% de los jóvenes transexuales han intentado suicidarse mientras esperaban ser evaluados para la transición, y es para evitar estas muertes que Asa Lindhagen, del Partido Verde, Ministra de Igualdad de Género, ha apoyado una ley para bajar la edad mínima de acceso a la transición sin el consentimiento de los padres a 15 años, y a 12 años para solicitar el cambio de género legal. Pero fue la investigación periodística "El Tren Trans" la que descubrió que ese 40% no tiene base científica, es un número inventado: avergonzando las entrevistas con los referentes del informe gubernamental, que no pudieron indicar las fuentes de los datos que justificaron principalmente el proyecto de ley.
 
Michael Biggs, profesor de sociología en Oxford, después de un año de tratamiento, aclara que los chicos empeoran, se autolesionan y aumenta el riesgo de suicidio. Muchos especialistas dicen que experimentan "estrés ético" al administrar estos tratamientos. Hay quienes siguen iniciando a los chicos en estos caminos de transición, aunque con mil dudas, y quienes se rinden por completo, pero no es fácil hacer preguntas: Anne Waehre lo intentó con una carta pública al Ministro de Salud noruego, preguntando quién será el responsable de las "chicas barbudas de la nación", y por ello fue acusada de transfobia. Así es: ¿quién es responsable de los diagnósticos erróneos? Esta es la pregunta que se repite a lo largo de la investigación, a la que Rydelius Per-Anders, especialista de Karolinska, responde: "Es una responsabilidad compartida" entre los médicos que evalúan y los que dan su consentimiento. Pero, ¿qué conciencia puede haber en el consentimiento de un quinceañero, además inmerso en tantos problemas personales? Hay muchas preguntas sin respuesta. En primer lugar, sobre el fenómeno de los destransformadores: ¿cuántos hay? ¿Quiénes son ellos?
 
¿Por qué especialmente las chicas son las que rechazan sus cuerpos? ¿Por qué este aumento repentino? Mikael Landén, del Departamento de Psiquiatría y Neuroquímica de la Universidad de Gotemburgo, ha tratado de responder a esta pregunta. En un interesante artículo de la revista médica Läkartidningen habla de "una infección psicológica ligada a la cultura". “Si se alienta a las personas en los primeros años de la adolescencia a pensar en su identidad de género y se les enseña que la disforia de género es una variante normal, no es improbable que algunos jóvenes dirijan su búsqueda de identidad hacia la identidad de género. Esta búsqueda puede extenderse rápidamente a las redes sociales, como se describe para otros fenómenos como la bulimia, el suicidio (aumenta cuando personas famosas o alguien que conoces se ha quitado la vida), la obesidad por fumar y más. El aumento del uso de los medios sociales coincide con el aumento de la disforia de género". Y subrayando una vez más la escasez de conocimientos sobre el tema, sugiere que "…es preferible una actitud médica hacia los adolescentes con disforia de género, en lugar de verlo como una cuestión de derecho de los adolescentes a cambiar sus cuerpos quirúrgicamente".

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Reportajes
¿Eutanasia o Cuidados Paliativos eficientes? Hablan los religiosos que sirven a enfermos y ancianos
Lavado de cara al tarot: lo presentan como autoconocimiento pero es una práctica ocultista
Los mormones pretenden instrumentalizar a la Iglesia Católica: Desde el Papa hasta Cáritas y las parroquias
Lourdes, y el secreto no revelado por Bernadette
El dióxido de cloro o MMS: sustancia peligrosa con la que han intentado engañar incluso al Papa Francisco
No quieren cuidados paliativos para las personas sino eliminarlas mediante eutanasia
Miles de muertos por pseudoterapias New Age: un problema de salud pública… y sentido de la vida
Reiki: Ajeno a la ciencia y siervo del ocultismo
Cuidados Paliativos amenazados por la Eutanasia. No basta con ocuparse del cuerpo y de lo psíquico
La eutanasia amenaza de exterminio a los más frágiles de la sociedad


La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Cardenal Sean reitera deber de los católicos: "Tolerancia cero" con el abuso en la Iglesia y la sociedad civil
2 Exorcista enseña que los demonios alteran objetos tecnológicos y recomienda una oración preventiva
3 Científicos revelan el engaño de estudios usados para apoyar terapias con fármacos y cirugías transgénero
4 Papa Francisco advirtiendo que "no hay co-redentores con Cristo", reitera que María es "Madre" y "primera discípula"
5 Virgen de la Macarena le enseñó que "la felicidad estaba en ser sacerdote, en ser para otros y para Él"
6 Alertan contra el "ayuno Buchinger": Otro método de la New Age que pone en riesgo la salud
7 Creció rezando el Rosario, la Virgen lo conquistó para Cristo y hoy es Vicario en la Parroquia de Medjugorje
8 "Mi padre murió solo, privado de los últimos sacramentos"
9 La conversión de un alma: De gay evangélico a casado católico y apasionado de la Eucaristía
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |