Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 8 de agosto de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Está casado, es padre de 4 hijos, diácono y lidera con su esposa la parroquia San Stanislao de Roma

Está casado, es padre de 4 hijos, diácono y lidera con su esposa la parroquia San Stanislao de Roma
¿Qué cambia cuando la comunidad parroquial se confía a un diácono permanente y a su familia? Andrea Sartori, de 50 años, se lo cuenta a Revista Credere, junto con su esposa Laura y sus cuatro hijos. Un nuevo modelo que está despertando interés y curiosidad.
Actualizado 28 enero 2020  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


Que un matrimonio cumpla este ministerio es casi un experimento, que ni siquiera considera el Código del Derecho Canónico. "Veamos a dónde nos lleva la Palabra de Dios", dijo el Vicario de Roma, el cardenal Angelo de Donatis, cuando en septiembre de 2018 confió al diácono Andrea Sartori y a su familia el cuidado de la parroquia de San Stanislao en Cinecittà. "Tengo una carta de misión", dice Andrea, "y tres mandatos: estar en comunión con los párrocos de la zona, no tener prisa y dar prioridad a la escucha de la gente".

"El experimento" incluye los ojos brillantes y la nariz pecosa de Elizabeth, de 12 años; la imperturbabilidad de Matthew, de 18 años, vistiendo camisetas de media manga y pantalones cortos incluso en temperaturas glaciales; la capacidad de agruparse y socializar de Simone, de 19 años, corista incansable; y la determinación de Francisco, de 21 años, en su tercer año de Psicología.

Basta llamar a la puerta de la parroquia entre los edificios populares de la zona conocida como "piscinas de Torrespaccata", exactamente delante de la oficina de empleo, para percibir la extraordinaria cotidianeidad de esta experiencia: Elisabetta abre la puerta y Laura Posani, la madre, es la guía… con algunos voluntarios están preparando la comida para los necesitados de la parroquia. "Este es el fondo financiado por la Unión Europea, luego arriba tenemos otros alimentos para los que no tienen derecho pero están igual de necesitados. En resumen, ayudamos más allá de la burocracia", dice Laura, que coordina esta área de la caridad.

En las grandes salas, donde en el segundo piso se encuentra el apartamento para la familia, hay espacios para reuniones de catequesis, para grupos de voluntarios que organizan exposiciones de artesanía - desde mermeladas hasta cerámica y encajes - y apoyan actividades de caridad. Iniciativas que llevan años en marcha y que hoy, "con la llegada de una familia, nos hacen sentir más en casa", dicen Paola Trolli y Marisa Cicconi, miembros históricos de "Gli accroccati", la compañía de teatro aficionado que actúa en la sala parroquial.

La parroquia - dedicada al polaco San Estanislao en junio de 1991 por Juan Pablo II -, está llamada a actuar como puente entre una realidad de clase media y la vivienda social. "Un área en la que no faltan problemas, desde la falta de trabajo hasta el tráfico de drogas. En realidad hay gente que ni siquiera puede pagar los 20 euros de alquiler mensual, y no llegan a fin de mes para preparar una comida", dice Laura.
 
Un nuevo modelo
 

En vista de la emergencia del frío, están tejiendo mantas de ganchillo, que también irán en los sofás cama de las habitaciones de la parroquia, donde ya en el pasado han albergado temporalmente a personas sin hogar. "Mientras esperamos que la habitación de doce camas esté lista a finales de febrero", dice Andrea.

No es tanto la falta de presbíteros, sino la búsqueda de un nuevo modelo de parroquia - la "Iglesia abierta" de la que habla Francisco - lo que constituye la base del experimento que, sin aspavientos, intenta la diócesis de Roma. "Aquí no hay un sacerdote que lo haga todo, pero intentamos ser una gran familia donde todos se interesan por los espacios comunes y colaboran en la animación". En el patio la reorganización de los campos de fútbol del oratorio y el verde de los bolos. El representante legal de la parroquia, según la ley, es un párroco jubilado, el padre Plinio Poncina, que celebra la misa y escucha las confesiones. Andrea, que hasta las 15 horas trabaja en el Laterano, se ocupa de la catequesis, de los bautismos, de la preparación al matrimonio y a los sacramentos, y de la pastoral en general... "Cuando llegué, fui a encontrarme con la gente, almorcé con la pequeña comunidad gitana que no está lejos de la parroquia y con las familias que me acogieron en las terrazas de las casas del consejo", recuerda Andrea y añade una frase que le gusta repetir para destacar que nada de esto ha ocurrido por casualidad... "Dios nos formó desde hace tiempo", dice.

Centrados en la Palabra, que da vida
 
 
Se conocieron Laura y Andrea el Domingo de Ramos, del 12 de abril de 1987, en el Centro de Voluntariado del Sufrimiento, y "entendimos que ambos teníamos la misión en nuestros corazones", rubrica él.
 
Hicieron algunos trabajos en el extranjero, se casaron en el 96 y al año siguiente se fueron a Togo con el Voluntario Internacional para el Desarrollo (Vis), la ONG de los Salesianos. Iban a quedarse allí para el resto de sus vidas pero luego, por razones de salud, volvieron a Roma después de un año. Sin embargo, África sigue siendo una etapa con la que hay que seguir contando. Incluso en los segundos nombres que querían dar a sus hijos (Francesco es Awossou, "deseado"; Simone es Buedeu, "algo bueno"; Matteo Essoue, "Dios está aquí"; Elisabetta Assettina, "que pertenece a Dios").

"Esa experiencia nos ha dado la conciencia de que el Señor te pide que no te deshagas de ti mismo, que te dejes guiar, como le dijo a Abraham...". En 2003 Andrea y Laura comenzaron con la formación del diácono: "Siempre quise llevar a Jesús en la calle entre la gente, pero vi al diácono como un "monaguillo", entonces entendí. Es una decisión que cambia la vida, por lo que la eliges como pareja...".

La familia vivía en el barrio portuense: "Nuestra vida transcurrió allí. Andrea era diácono en la parroquia", comenta Laura. Luego, en mayo de 2018, vino la propuesta de la diócesis. Dos semanas para pensarlo, para escuchar a los niños, llamados a compartir las opciones: nuevo vecindario, otras amistades, diferentes escuelas. Pero el sí llega sin demora, con uno de los niños diciendo: "Estoy en contra del cambio, pero esto viene de otro lado, debe hacerse". Y Laura explica: "Los niños tienen sus propias vidas. Nunca los forzamos. Compartimos la oración en común, en la mesa, antes de las comidas. Pero lo que hacen es libre elección".

La pareja lleva alrededor de su cuello la cruz dibujada y tallada por Andrea, dos cuerdas entrelazadas que recuerdan el sí conyugal y la promesa de Jesús. Un objeto que habla de una historia que tiene raíces distantes y mira al futuro sin prejuicios. "No sé qué haremos en unos años". El horizonte sigue siendo el de una promesa sin seguridades, basada en una Palabra que da vida.
 
 

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Familia
Un padre es ordenado sacerdote y recibe la bendición por manos de su hijo, que también es cura
El Espíritu Santo salvó la vida de Ema. "Le pedimos que soplara vida en ella", cuentan sus padres
Allison y Kevin son padres adoptivos "gracias a la Adoración Eucarística"
Eran solteros ya mayores y dicen que se han casado gracias a la Virgen de Torreciudad
Matrimonio colombiano abusado por un espiritista estuvo a punto de suicidarse. Dicen que la Virgen los salvó
Llevando a su hijo a catequesis, Joel y Marina se reencontraron con Dios
Los ángeles de Pedrito
Un compromiso que ya ha salvado 24 mil niños: No lo mates, no decidas aborto, Gemma te puede ayudar
Tiene 90 años y ha pasado la mitad de su vida orando por las vocaciones sacerdotales. ¡Dios ha escuchado!
El nacimiento de su hermanito fue una caricia de Dios cuando sentía que se desmoronaba por el cáncer


San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 "Milingo", el arzobispo excomulgado y su falsa prelatura de sacerdotes casados siembra confusión
2 La Violencia
3 A no cerrar nuestras puertas
4 El dióxido de cloro o MMS: sustancia peligrosa con la que han intentado engañar incluso al Papa Francisco
5 «El PCCh hackeó computadoras pertenecientes al Vaticano»
6 Caminan por las calles de su ciudad cubriéndolas con el rezo del Rosario y rogando a Dios que reine la paz
7 Maligno abuso de brujos, videntes y santeros que intentan apropiarse de los santos católicos
8 ¡Un joven cura relata su impactante experiencia mística con Cristo Eucaristía!
9 Líder de la A.I.E. reconoce la frágil preparación de algunos sacerdotes exorcistas
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |