Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 23 de julio de 2019
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Heridas de infancia: "Desde muy pequeño soñaba que el demonio me perseguía"

Heridas de infancia: "Desde muy pequeño soñaba que el demonio me perseguía"
Su familia era pobre al punto que hubo un momento cuando no había dinero para "pagar el arriendo ni los servicios" e incluso estuvo "tres días sin comer nada", confidencia Deiner Romero.
Actualizado 19 abril 2019  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz. Ana Beatriz Becerra   


Desde muy pequeño Deiner Romero recuerda que regularmente lloraba antes de dormirse. Para calmarse rezaba un Padre Nuestro y un Ave María, pero al dormirse -como muchas noches le ocurría- veía al demonio: “Soñaba que el demonio me perseguía” y entonces -cuenta a Portaluz-, salía corriendo. Cansado de tanto correr, el demonio casi lo atrapaba... “en ese instante yo veía a Jesús y alcanzaba a llegar donde estaba Él y hasta ahí llegaba el demonio, se frenaba”. 
 
Cuando no se veía cerca de Jesús, el demonio nuevamente emprendía la persecución y cada vez que el diablo estaba por alcanzarlo “yo me despertaba asustado”, refiere.
 
Los sueños se repetían muchas veces y hoy Deiner cree que esa protección sentida al estar cerca de Jesús era porque Cristo le llamaría a seguirle. “Yo decía que Dios quería que le sirviera para algo”, comenta.
 
La violencia que involucra la pobreza
 
Antes de dar respuesta a ese llamado, siendo adolescente, se permitió licencias que le acarrearon conflictos por su consumo de drogas y de alcohol. Su familia era pobre al punto que hubo un momento cuando no había dinero para “pagar el arriendo ni los servicios” e incluso estuvo “tres días sin comer nada”, confidencia. “Así como me acostaba, así me levantaba, así me iba a estudiar, así regresaba, aguantando hambre”. Pero mayor sería el dolor que vivió al separarse sus padres cuando tenía 16 años.
 
Así las cosas, el séptimo grado en el colegio, fue un año desastroso para Deiner, repitió el curso y su mamá dejó de apoyarlo: “Me dijo que ya no me iba a pagar el colegio porque yo había perdido ese año…incluso que yo me debía sostener, buscar la comida, colaborar con el arriendo…” recuerda.  No obstante, no se amilanó y decidió seguir estudiando, a pesar de que su madre no le dio la firma para matricularse: “Entonces yo hablé con el colegio y me dejaron ser estudiante” nos comenta. 
 
Todas estas situaciones fueron facilitando que viviera otras pobrezas que jamás imaginó para él. Parecía que estaban disponibles para quienes podían tomar decisiones o al menos eso decían quienes creía eran sus amigos. Con ellos… “conocí el perico, la marihuana, las borracheras y el pagar a mujeres” nos dice.
 
Pero sería consolado por Dios durante un retiro espiritual con el conocido sacerdote colombiano Gerardo Piñeros, que cambiaría su vida para siempre.  Solo en Dios estaba la paz y no en el aturdimiento de la droga… “Yo creía en Dios, pero nunca había profundizado en la vida espiritual” rememora.
 
“Dios había infundido en mí esa sed de él”
 
Fue un amigo que alguna vez había compartido con él en algunas fiestas quien acercó a Deiner al retiro.  Le empezó a hablar de Dios -recuerda- “y dijo las palabras que yo necesitaba escuchar por boca de él”.  En esa conversación su amigo le preguntó si estaba de novio y Deiner respondió sincero: «Sí, pero yo no la quiero, yo siento que no la quiero, yo siento que no quiero a nadie».  Jorge, aquel amigo, lo desafió con palabras que remecieron su conciencia: «cuando no se tiene el amor de Dios en el corazón, cuando no se ama a Dios, no se es capaz de amar a nadie, ni uno mismo se ama», le dijo.
 
El paso siguiente que dio Jorge fue invitarle a rezar el rosario y luego al retiro donde la prédica del sacerdote tocaría la realidad más íntima, secreta, de Deiner… “Yo escuchaba que el padre decía, renuncien a la pornografía, a la prostitución, a los vicios… Yo escuchaba y todo eso me caía a mí, todo eso me caía a mí,” recuerda.  Y fue cuando el padre terminó de predicar que embargado en llanto se preguntó: «¿Por qué estoy llorando?, ¿qué me está pasando?». Una quietud espiritual comenzó a inundarle, a la par que surgía una nueva conciencia de sí mismo y recuerda que en ese instante comprendió que “estaba totalmente ciego y nublado por el demonio. Eso fue el punto de quiebre, fue lo que me dio fuerza para profundizar en el amor de Dios, para ser una mejor persona. Dios había infundido en mí esa sed de él y empezó a sanar mi corazón, a darme a entender que yo no puedo hacerle a daño a una mujer, que yo tengo que hacer lo mejor para las personas, que tengo que luchar por las almitas” dice.
 
Desde entonces han transcurrido tres años en los que Deiner tomó decisiones. Afirma que se esfuerza por levantarse regularmente muy temprano para ir al Santísimo “a tener intimidad con el Señor… luego el Santo Rosario, de ahí a la santa misa” y otras prácticas espirituales que le ayudan “a caminar con Dios”.
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Fe y Moral
Analistas europeos en Bioética coinciden con el Papa: Vincent Lambert fue "eliminado", mediante eutanasia
Sexo, cuerpo y amor: Las reflexiones de Christopher West a la luz de las enseñanzas de un Papa santo
Un dramático viaje a las profundidades de la trata y prostitución donde una monja siembra esperanza
"Cuasimodo" en Chile: A un año de reconocer los daños causados por delitos de abuso
Un hombre enviciado en las apuestas y la prostitución dice que leyendo un libro sobre la Virgen inició su liberación
A Marion le gustaba el cura y se enamoró de Dios: "Desde esa peregrinación dejé de tomar drogas duras"
Dos hombres en un bar hablaron de su adicción al porno y hubo consecuencias
Un adepto a santeros que traficó cocaína en los muelles de Miami regresa a Dios por la Virgen de Medjugorge
"Hermanas de azul" defienden la dignidad de mujeres violadas
Sin rigor ético algunos medios de comunicación manipulan emociones con el dolor para validar la eutanasia


Divino amor hecho carne

Divino amor hecho carne

El siglo de los mártires

El siglo de los mártires

Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

LO MÁS LEÍDO
1 El Orgullo Gay y el derecho de los padres
2 Feminismo e identidad de género: la contradicción insuperable
3 Estuvo enferma y fue víctima de maleficios, pero la Virgen María intervino dice la arquitecta Ana Ricardo
4 Chesterton y el obispillo
5 ¿Qué se entiende por "nacer de nuevo"?
6 La noche en que el demonio atacó a San Francisco de Asís mientras este dormía
7 Sexo, cuerpo y amor: Las reflexiones de Christopher West a la luz de las enseñanzas de un Papa santo
8 La cruz, con ´Medalla de San Benito´, escudo y arma centenaria de los exorcistas
9 Analistas europeos en Bioética coinciden con el Papa: Vincent Lambert fue "eliminado", mediante eutanasia
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |