Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 24 de noviembre de 2020
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA
Ocurrió en su nacimiento

Hija de un masón confirma dichos sobre Bilocación de sacerdote y aparición de la Virgen María

Hija de un masón confirma dichos sobre Bilocación de sacerdote y aparición de la Virgen María
El misterio de Dios, su omnipotencia, se expresa también en la realidad humana como experiencia que rompe incluso las leyes físicas de la materia y la noción de tiempo. Así lo narran los testigos y protagonistas de los hechos.
Actualizado 23 abril 2015  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


En el convento de san Elías de Pennisi (Italia), Fray Pío experimentó por primera vez el fenómeno de la bilocación. La noche del 18 de enero de 1905 -narra él mismo-, mientras se encontraba en el coro, recogido en profunda oración, se sintió trasladado a una casa señorial de la ciudad de Údine, donde estaba muriendo un hombre y naciendo una niña.

El caso, curioso por decir lo menos, lo puso por escrito el joven Pio a indicación de su director espiritual y, pasados los años, se cruzaría este testimonio con el de Giovanna Rizzani, la segunda protagonista de la historia…


 
"Hace días- escribe Fray Pío- me sucedió un hecho insólito: Mientras me encontraba en el coro con Fray Anastasio, eran como las 23 horas del día 18 del mes en curso (enero de 1905), de pronto me encontré lejos en una casa señorial donde el padre moría mientras nacía una niña. Se me apareció entonces la Santísima Virgen María que me dijo:

«Te confío a esta criatura, es una piedra preciosa en su estado bruto. Trabájala, límpiala, hazla lo más reluciente posible, porque un día quiero adornarme con ella…»

Le contesté a la Virgen:
«¿Cómo podría ser posible, si yo soy todavía un pobre clérigo y no sé si un día podré tener la fortuna y la alegría de ser sacerdote? Y además si llegara a ser sacerdote, ¿cómo podré ocuparme de esta niña, viviendo yo tan lejos de aquí?»

La Virgen me respondió:
«No dudes. Será ella quien vendrá a ti, pero primero la encontrarás en la Basílica de San Pedro en Roma».
Después de esto… me encontré otra vez en el coro".
 
Este escrito fue cuidadosamente guardado por el director espiritual del Padre Pío, el sacerdote Agostino de San Marco in Lamis. Luego al conocer que los hechos se habían corroborado, lo confió al cuidado de la niña de quien se trataba el testimonio de Padre Pío, Giovanna Rizzani… nacida en Údine, el 18 de enero de 1905, mientras su padre –miembro de la Masonería- moría.

Tras la muerte del señor Juan Bautista Rizzani, su joven viuda Leonilde  tomó a su hija recién nacida y se trasladó a Roma con sus papás. Allí, la pequeña Giovanna creció educada cristianamente.

Una tarde del verano de 1922 Giovanna, ya convertida en adolescente, se dirigió a la Basílica de San Pedro para confesarse. No se veía sacerdote alguno en los confesionarios, pero de improviso se le cruza un joven sacerdote capuchino quien bajo la petición de Giovanna acepta confesarla. Ingresó, recuerda la chica, en el segundo confesionario, situado a la izquierda, entrando a la Basílica. Al finalizar la confesión… “lo esperaba para besarle la mano. Pero del confesionario no salió nadie, ¡porque no había nadie!”.

(Ni en 1905 u otro año, estuvo padre Pío en Udine, cerca de Venecia. Tampoco en 1922 salió ni un solo día de San Giovanni Rotondo).

En sus vacaciones de verano de 1923, narra Giovanna, fue con una tía y dos amigas a S. Giovanni Rotondo, para conocer al sacerdote de quien tanto se comentaba, Padre Pío.

Era el atardecer. El corredor que llevaba de la antigua sacristía a la clausura del convento estaba abarrotado de gente, pero Giovanna se encontraba en primera fila. El Padre Pío, al pasar, la miró y le dijo: “Yo te conozco, naciste el día en que murió tu padre”, y le dio a besar la mano, bendiciéndola.

Al día siguiente, en el confesionario, lo oyó decir:¡Hija mía, por fin estás aquí! Hace años que te estoy esperando…”

Giovanna respondió: “Padre ¿qué quiere de mí? Yo no lo conozco. Es la primera vez que vengo a S. Giovanni Rotondo. Acompaño a mi tía. Quizás está en un error, me confundió con otra muchacha”.

No, no me equivoco -le respondió el Padre Pío- ni te confundo con otra muchacha. Tú ya me conoces. Me encontraste el año pasado en la Basílica de San Pedro en Roma”.

Ante el asombro de Giovanna, ella recuerda que el padre le explicó que aquél confesor en el Vaticano era él. Luego para su asombro le habló de la encomienda que sobre ella recibió mientras estuvo presente durante la muerte de su padre…

Fuiste confiada a mi cuidado por la Santísima Virgen María”, fueron las palabras del santo sacerdote.

 
Fuentes: Franciscanos.org / Libro “San Pío de Pietrelcina, Cireneo de todos”

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Evangelización
Un joven agnóstico dice que tras interpelar a Dios escuchó una respuesta rotunda: "Adoración, adoración"
Era esclavo de la violencia. Cristo lo miró desde el Santísimo y en el rostro de un hombre que moría en su regazo
Impactante profecía sobre la Iglesia y el mundo de padre Dolindo Ruotolo, "el santo de Nápoles"
Periodista argentino dice que la Virgen del Rosario de San Nicolás lo salvó de quedar paralítico
Asombrosa intercesión de una madre después de la muerte
En un Monasterio Trapense Dios le llamó a ser su apóstol entre los hombres que se prostituyen
La Adoración Eucarística le ayudó a ser madre de 11 hijos "por nacimiento y adopción" dice Tina Pagliocchini
Iglesia Católica 2020: Aumentan los católicos, disminuyen los sacerdotes. Hay más seminaristas y laicos misioneros
Adoradores dan potente testimonio en Youtube: "Una capilla de adoración es un foco de luz. Sumadas, un país se ilumina"
Padeciendo y combatiendo la brujería en familia. La poderosa arma que descubrieron los Tamayo Gómez


San Juan Pablo Magno

San Juan Pablo Magno

La verdad nace de la carne

La verdad nace de la carne

María, signo de esperanza

María, signo de esperanza

LO MÁS LEÍDO
1 Papa Francisco: "Jesús reza con los pecadores. Cuando rezamos, él está con nosotros rezando"
2 En un Monasterio Trapense Dios le llamó a ser su apóstol entre los hombres que se prostituyen
3 No apoltronarse
4 ¿Qué tipo de casa puedes construir para mí?
5 Sinkiang, el Tibet y Mongolia: Genocidio cultural
6 Halloween y el límite del mal
7 Estudio revela debilidades y fortalezas en el ministerio del Exorcismo
8 Lavado de cara al tarot: lo presentan como autoconocimiento pero es una práctica ocultista
9 Asombrosa intercesión de una madre después de la muerte
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |