Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Martes, 21 de septiembre de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Impactante relato de Emanuele Brunatto, «el mayor pecador convertido por el Padre Pío»

Impactante relato de Emanuele Brunatto, «el mayor pecador convertido por el Padre Pío»
"El arrepentimiento y la esperanza, el desamor y la gratitud chocaron en mí con una violencia sin precedentes. No puedo decir cuánto tiempo permanecí allí y cuántas lágrimas derramé... Cuando volví a la sacristía, el Padre Pío estaba solo: me estaba esperando" (extracto del testimonio de Emanuele Brunatto).
Actualizado 9 agosto 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz   


La historia de Emanuele Brunatto, uno de los primeros hijos espirituales del Padre Pío, que se describe a sí mismo como "el mayor pecador convertido por el Padre Pío".
 
Quién sabe para cuántos hombres el Padre Pío fue realmente el ángel de Dios que hizo lo mejor por ellos. Pero, el Padre no se contentó con ser sólo un ángel, es decir, un mensajero de Dios para los demás. A menudo transformaba de tal manera a los que se encomendaban a él que se convertían en "mensajeros de Dios" para otras personas.
 
A este respecto, recordamos la transformación que se produjo en Emanuele Brunatto. Hablando de él, el Padre Pío solía utilizar una expresión muy fuerte y decía que era capaz de todo, incluso de incendiar el mundo. [...].
 
Emanuele Brunatto quería ser sacerdote, pero se lo desaconsejaron con razón y entonces tomó el camino más fácil: pocas ganas de trabajar, amor por las mujeres, ganancias ilegales y luego lágrimas de arrepentimiento, confesiones e intenciones de conversión. [...].
 
Durante una breve estancia en Nápoles, donde trabajaba como animador de un café-concierto con su amante Giulietta, leyó un artículo en el periódico Il Mattino (21 de junio de 1919) que revelaba la existencia del Padre Pío, el estigmatizado del Gargano. La noticia le impactó y, movido por una fuerza irresistible, tomó el tren hasta Foggia y luego siguió en camión hasta San Giovanni Rotondo. [...].
 
En la sacristía vio a un fraile escuchando la confesión de un campesino. Era el Padre Pío. No tenía un rostro hierático, al contrario, lo miró con una expresión ceñuda, como si hubiera visto al mismísimo diablo. Emanuel continúa así su relato:
 
"Decepcionado, irritado, escudriñé su mirada hostil. Pero volvió a inclinar la cabeza hacia el penitente y pareció dejar de preocuparse por mí. ¿Qué pasó unos momentos después? ¿Qué tormenta repentina se desató en mi cráneo? No puedo describirlo. Sé que huí como un loco de la sacristía y me encontré solo al aire libre, junto a la rústica valla del jardín del monasterio. Me parece volver a ver las piedras mal unidas del muro, a las que mis manos se aferraron, incluso hasta la sangre, y casi puedo oír mis sollozos y los gritos de un niño herido: «¡Señor mío y Dios mío!».
 
El arrepentimiento y la esperanza, el desamor y la gratitud chocaron en mí con una violencia sin precedentes. No puedo decir cuánto tiempo permanecí allí y cuántas lágrimas derramé... Cuando volví a la sacristía, el Padre Pío estaba solo: me estaba esperando. Su rostro, de una belleza sobrehumana, brillaba de alegría. Y en sus ojos, el amor. Sin mediar palabra, me hizo una señal para que me arrodillara.
 
Los recuerdos de mi turbio pasado acudieron a mis labios, desordenados y sin número. ¡Cuántos errores, infamias y traiciones desde mi adolescencia hasta ese día!... El capuchino me interrumpió: "No repitas lo que ya has confesado durante la guerra. El Señor lo ha perdonado y ha puesto una piedra que no debes levantar. Sólo dime lo que hiciste después.
 
La confesión no fue ni demasiado larga ni demasiado corta. El Padre Pío me ayudaba de vez en cuando con la memoria y me daba algunos consejos sencillos y humanos. Me amonestó severamente por mi relación con Julieta, pero no insistió: el médico comenzó el tratamiento, sin maltratar al enfermo. [...]. Besé largamente el dobladillo de su hábito capuchino y me levanté. Era mediodía. Con gran amabilidad, el Padre Pío me invitó a desayunar en la casa de huéspedes con un joven sacerdote que pasaba por allí. Un hermano laico nos sirvió un generoso plato de pulpo pequeño bañado en una salsa grisácea que me revolvió el estómago. Pero tenía mucha hambre.
 
Por la noche, dormía en el suelo desnudo de una pequeña capilla abierta a lo largo del camino del monasterio, y por la mañana asistía a la inolvidable misa del primer sacerdote estigmatizado de la Iglesia”.
 
Regresó a San Giovanni Rotondo por segunda vez y permaneció allí durante cinco años. Vino con algo de dinero y su amante Giulietta. Cuando le dijo al Padre que quería quedarse en San Giovanni Rotondo, no se sorprendió, como si hubiera estado esperando esta propuesta. Entonces le preguntó: “¿Y qué vas a hacer con esta chica? Haré lo que me digas, pero te ruego que salves su alma”. El pecador salvado se convirtió en salvador. [...].
 
Durante su estancia en San Giovanni Rotondo alquiló una pequeña casa de campo que se convirtió en su ermita: vivió con Giulietta como hermano y hermana, ayunando a pan y agua, flagelándose hasta la muerte, durmiendo en el suelo sobre una gran cruz de madera, aunque el Padre Pío intentara mitigar estas penitencias.
 
A causa de una doble bronquitis y un principio de nefritis se vio obligado a dejar la ermita de la penitencia y a ir no al hospital, porque no existía, sino al convento [...].


 
Ahora estaba en casa en el convento. También tenía la llave de la celda del Padre Pío y podía acceder a ella libremente. Pero, ¿por qué el Padre le concedió tal confianza y familiaridad? Comprendió que una persona así sólo estaría cómoda encerrada, no en una cárcel, a la que habría prendido fuego, sino en el convento, junto a él. El juicio del padre Pío sobre Emanuele era positivo por sus esfuerzos en cambiar de vida, pero eso no quitaba que siguiera siendo capaz de hacer todo tipo de maldades. Cuando el Padre Superior, observando la vida penitente de Brunatto, le propuso vestir el hábito capuchino, el Padre Pío gritó: "¡Que no sea!".
 
Le conocía bien y le llamaba "el policiaco" y los acontecimientos posteriores le darían la razón. De hecho, cuando Brunatto se dio cuenta de que se estaba organizando un plan de acusaciones para difamar al padre Pío, se levantó: el viejo espíritu rebelde volvió a despertar en el ermitaño, ya no al servicio del mal, sino para defender a un inocente, el padre Pío. El policiaco entró entonces en acción y recogió una gran cantidad de documentos comprometedores. Su estrategia para defender al inocente fue hacer quedar mal a los acusadores. Consultó al padre Orione, quien le aconsejó que presentara los documentos a los cardenales del Santo Oficio para que tuvieran una visión clara del asunto. La sucesión de acontecimientos y el descontento expresado en varias ocasiones por los habitantes de San Giovanni Rotondo hicieron que el Santo Oficio ordenara que no se alojara a ningún laico en el convento, por lo que Brunatto tuvo que abandonar el nido en el que había respirado el afecto y las enseñanzas del Padre Pío [y estableció su residencia en Pietrelcina] [...].
 
Durante su estancia en Pietrelcina participó en la construcción del monasterio capuchino y en la agotadora y problemática defensa del Padre Pío. El Padre no estaba de acuerdo con su comportamiento y le instó a no publicar los documentos que había recogido, lo que habría comprometido a varias personalidades, incluso eclesiásticas [...].
 
 
Tomado de: “Il mistero del dolore in Padre Pio e gli angeli del conforto”, escrito por el P. Marciano Morra, pp. 329-339.
 

Fuente:  Il Settimanale di Padre Pio

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Personajes
Un médico italiano ateo conmocionado ante un crucifijo que no fue dañado por el incendio que destruyó su edificio
El último católico en Afganistán: «Bajo las bombas le pregunto a Dios: ¿Dónde estás?»
Juan Carlos Campaña recibió la Primera Comunión después de tres décadas en el ateísmo y prácticas paganas
El Papa ha declarado venerable a una madre que dio su vida, renunciando a la quimio, por salvar a su bebé
Padre Manuel Guerra, el hombre que por amor a Jesucristo batalló contra las sectas y la masonería
Testifican milagro: «Mi madre ha vuelto a caminar gracias a la intercesión de Santa Rita de Cascia»
Unidas por lugares comunes y una misma fe. Las nadadoras olímpicas de Estados Unidos Ledecky y Bacon
Era un hombre mayor cuando se convirtió y bautizó. Luego, abrazó la castidad
Presentador de la TV llegó al confesionario cargando 25 años de adicción a las drogas y al sexo en prostíbulos
La batalla por el bienestar espiritual de un joven de 19 años, católico y gay


La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Donald Trump, Durão Barroso y otros líderes mundiales, en el evento de una secta mesiánica
2 Dramático informe de Malteser Internacional confirma que en Alemania 167 mil personas padecen esclavitud
3 Un desafío de 90 días para hombres valientes que buscan la verdadera libertad
4 "Si quieren ser testigos no pueden dejar de ser adoradores", ha dicho el Papa Francisco
5 Un médico italiano ateo conmocionado ante un crucifijo que no fue dañado por el incendio que destruyó su edificio
6 Pachamama o Cristo
7 Desde Eslovaquia y mirando la fe de María, el Papa perfila una misión para los cristianos
8 Un joven canadiense Testigo de Jehová dice que Dios lo llamó a "ser católico" estando en una zona rural de Kazajstán
9 El verano en que Mathilde encontró su tesoro: «Fui tocada por el amor de Dios»
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |