Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Domingo, 16 de diciembre de 2018
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

Inmigrantes del Aquarius: "Estamos vivos porque Dios lo ha querido así"

Inmigrantes del Aquarius: "Estamos vivos porque Dios lo ha querido así"
John y George son dos de los 629 inmigrantes que llegaron a España en el buque ´Aquarius´, rescatado en el Mediterráneo en junio. Para ellos, Dios es el único garante de la travesía.
Actualizado 29 junio 2018  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Portaluz/ Teo Peñarroja   


El sol de mediodía cae exacto. Las farolas no producen sombra. Más de treinta grados. Dos hombres huyen del calor a la sombra de un pino en la parte alta del complejo educativo de Cheste (Valencia, España). No saben dónde están, ni por cuánto tiempo estarán aquí, ni si los deportarán.

George salió de Nigeria hace un año y ocho meses, y John, su hermano mayor, hizo lo propio medio año después. Trataron de ganarse la vida en Libia, o al menos de sobrevivir hasta que pudieran embarcar. El 7 de junio, después de haber pagado a las mafias una suma considerable, subieron a un bote demasiado pequeño. Iban a hundirse cuando el barco ‘Aquarius’, de la oenegé SOS Mediterranée, los rescató. Pidieron permiso para atracar en Italia. El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, cerró los puertos. El barco anduvo a la deriva por el Mediterráneo central hasta que el recién investido presidente español, Pedro Sánchez, ofreció el puerto de Valencia.

 Su llegada fue un espectáculo mediático. Se acreditaron 730 periodistas de 180 medios de todo el mundo. El ‘Aquarius’ acaparó portadas en toda España y en buena parte de Europa. Llegaron 629 inmigrantes que fueron recibidos con gran expectación. Fue su minuto de gloria. Una semana después nadie se acuerda de ellos. Al día siguiente de su llegada, el lunes 18 de junio, todavía quedaban algunos periodistas revoloteando alrededor de la puerta de entrada del Complejo Educativo de Cheste, un centro de estudios de formación profesional en una localidad cercana a Valencia donde se ubicó temporalmente a los migrantes recién llegados.

“Sin fe, esto es imposible”

En la parte alta del complejo, lejos de las cámaras, John y George huyen del calor a la sombra de un pino. Llama la atención su sonrisa. No se sonríe mucho por aquí. Steven, recién llegado de Ghana, acaba de marcharse arrastrando los pies, abatido por el peso de tener que comenzar la vida desde cero. “Por lo menos tengo a Dios”, dice a Portaluz antes de marcharse. “No tengo familia ni amigos ni nadie que pueda ayudarme en España: sólo Dios y yo. Sin fe, esto es imposible”. Y se marcha. Pero John sonríe a su lado.

A sus cuarenta y tres años dejó en Nigeria una esposa y cuatro hijos: dos chicos y dos chicas. No merece la pena mirar atrás. Ya ha sufrido suficiente. Ahora mira con esperanza al futuro y suelta una carcajada profunda, que tiene un eco de campo de algodón. “Todo está en manos de Dios”, asegura John. “Estamos aquí y estamos vivos. Eso es porque Dios lo ha querido así”. Es católico. Él y su hermano George lo son.

La esperanza del inmigrante
 

George es mecánico, especializado en productos japoneses. Es más bajito que John. Tiene treinta y cuatro años y también dejó dos hijos y una esposa en Nigeria. Pero sonríe desde su cara redonda con ilusión. Tiene un gran respeto a su hermano mayor. Cuando él habla, George se calla. “En cuanto consiga un trabajo –cuenta con ilusión de niño- mandaré dinero a mi mujer para que alimente a nuestros hijos. Y después, si Dios quiere, todos vendrán a Valencia”.

No, estos hermanos no pueden contener su sonrisa. Sobre todo ahora que les prestan un teléfono para llamar a casa. Hace quince días que su familia no sabe nada de ellos. John es el primero en hablar. “Hola. Estoy vivo”, dice al aparato. Al otro lado de la línea se oye una exhalación de alegría de mujer. “Ella me animó a hacer ese viaje”, contará después. “Me dijo que era lo mejor para la familia y se puso a rezar por mí”. La llamada es cara y dura apenas un minuto. Saluda a sus hijos, que también gritan de alegría al otro lado del teléfono y se lo pasan unos a otros. Se despide de su mujer: “Te quiero mucho”. Y cuelga. Ahora la sonrisa le atraviesa el rostro. La escena se repite con George, que además le pasa el aparato al mayor, para que sus hijos puedan saludar al tío.

Si no eres musulmán viene la esclavitud

“No lo hemos pasado bien en Libia; la vida no es fácil ahí”, explica John recuperando la seriedad, casi como excusando su alegría. “Imagina una sociedad sin presidente, ni gobierno, ni jueces, ni policías”, dice con la mirada en alguna otra parte. “Ahí todo el mundo tiene un machete o una pistola, y el imperio de la ley consiste en tener la pistola más grande”. “Y espera a que descubran que no eres musulmán”, añade George. “Si dices que te llamas John, y no Mohamed, prepárate para lo que viene: la esclavitud”. No lo dice como un eufemismo. “Yo tenía un amigo en Libia –cuenta John- al que secuestraron y vendieron como esclavo por siete mil dinares”. Al cambio, esa cifra no alcanza los 3.400.000 pesos. No es algo de lo que le guste hablar.

Se ha hecho el silencio en el campo de fútbol. Hace un momento había una veintena de migrantes pateando un balón, pero de pronto sólo se oye el cantar de la chicharra y el calor que exhalan las piedras. Es la hora del almuerzo y deben marcharse. Preguntan si los deportarán. Ellos quieren trabajar, quedarse en España, ganar un futuro para sus hijos. “Si Dios nos ha cuidado hasta ahora, seguirá haciéndolo”. Y se despiden, llenos de buenas palabras: “Que Dios te bendiga. Que Dios te bendiga”.

Al día siguiente comenzaron las reubicaciones. Algunos fueron a Francia, otros al norte de España. 40 se quedaron en Valencia, en pisos que la Iglesia puso a disposición del gobierno regional para acoger a los recién llegados. Quizá John y George siguen en Valencia buscando la forma de ganarse la vida. Quizá se fueron al sur. John había oído que había mucho trabajo en el campo, allá en el sur. Quizá. Quién sabe.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Fe y Cultura
El "grito de Dios" que puso a un sacerdote como servidor de niños, jóvenes y adultos que viven con VIH-SIDA
El astrofísico Jonathan I. Lunine no era católico. Soñó con Jesús, leyó la Biblia y se bautizó
Informe 2018 de Ayuda a la Iglesia Necesitada: El 61% de la población mundial vive sin libertad religiosa
Oropel.org portal que ofrece "verdad en la web" sobre sectas, demonios, New Age y otros expertos del engaño
Babe Ruth, leyenda del béisbol, recibió el don de la conversión y una buena muerte con la Medalla Milagrosa
Impactantes textos e ícono de papiros egipcios demuestran cuán antigua es la devoción a la Virgen María
Ma Ángeles una sevillana muy franca: "El mundo no precisa teorías sino personas capaces de entregar sus vidas"
Psiquiatra Beatriz Caamaño: El aborto y la eutanasia son de las violencias más degradantes de la sociedad
"Muchos sacerdotes y obispos accedieron, con el adulterio espiritual, a la inmoralidad sexual" lamenta James Manjackal
Un desconocido y sagrado lugar conserva desde los primeros tiempos del cristianismo la devoción del Rosario


Cultos afroamericanos y cristianismo

Cultos afroamericanos y cristianismo

El don de la comunión trinitaria

El don de la comunión trinitaria

Relatos de un peregrino ruso

Relatos de un peregrino ruso

LO MÁS LEÍDO
1 Las trampas de Satanás
2 Impacto causa la primera procesión del Santísimo Sacramento en un recóndito territorio austral
3 De Wimbledon a Medjugorje la tenista Mara Santangelo: "La oración ha fortalecido mi alma"
4 Un joven canadiense Testigo de Jehová dice que Dios lo llamó a "ser católico" estando en una zona rural de Kazajstán
5 Segunda predicación de Adviento: "El Dios vivo es la Trinidad viviente"
6 Papa: Jesús nos recuerda que la mitad de los refugiados son niños inocentes
7 Era un joven fiestero y no católico hasta que fue desbordado por el amor de Dios en una eucaristía
8 Nuestra Señora de Guadalupe, vencedora del diablo
9 La "gracia inmerecida" que transformó a Kathryn en Teresita del Niño Jesús
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |