Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Sábado, 24 de julio de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA

La alegría, una señal de Dios

La alegría, una señal de Dios
Actualizado 1 julio 2021  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
P. Ronald Rolheiser   


Sólo hay una auténtica tristeza, ¡no ser santo! El novelista, filósofo y ensayista francés Leon Bloy termina su novela The Woman Who Was Poor (La mujer que era pobre) con esta célebre frase. A continuación, una cita menos conocida de León Bloy que nos ayuda a entender por qué hay tanta tristeza en el no ser santo: La alegría es una clara señal de que Dios vive en el alma.
 
La alegría no es sólo una clara señal de que Dios vive en el alma, sino que es una señal que indica en qué consiste exactamente lo que Dios vive. La alegría constituye la vida interior de Dios. Dios es alegría. Esto no es algo fácil de creer. Por muchas razones nos cuesta pensar en Dios como un ser feliz, alegre, contento y (como dice Juliana de Norwich) relajado y sonriente. El cristianismo, el judaísmo y el islam, con todas sus diferencias, tienen esto en común. En nuestra concepción popular, todos concebimos a Dios como varón, como célibe y como generalmente disgustado y decepcionado con nosotros. Nos cuesta pensar que Dios esté contento con nuestras vidas y, lo que es más importante, que Dios esté feliz, alegre, relajado y sonriente.
 
Sin embargo, ¿Cómo podría ser de otra manera? La Escritura nos dice que Dios es el autor de todo lo bueno y que todo lo bueno viene de Dios. Ahora bien, ¿hay mayor bondad en este mundo que la alegría, la felicidad, la risa y la gracia vivificante de una sonrisa bondadosa? Está claro que no. Estas cosas constituyen la vida misma del cielo y son las que hacen que la vida en la tierra merezca ser vivida. Sin duda, tienen su origen en Dios. Esto significa que Dios es alegre, es alegría.
 
Si esto es cierto, y lo es, entonces no deberíamos concebir a Dios como un amado decepcionado, un cónyuge enfadado o un padre herido, que frunce el ceño ante nuestras insuficiencias y traiciones. Más bien podríamos imaginar a Dios como una abuela o un abuelo sonriente, deleitándose con nuestra vida y energía, sintiéndose a gusto con nuestra pequeñez, perdonando nuestras debilidades y tratando siempre de persuadirnos para que logremos algo mejor.
 
En la actualidad, existe abundante literatura que sugiere como la experiencia más pura del amor y la alegría en esta tierra no es la que se experimenta entre los amantes, los cónyuges o incluso los padres y sus hijos. En estas relaciones, inevitablemente (y comprensiblemente) hay bastante tensión y búsqueda de sí mismo para empañar tanto su pureza como su alegría. Esto es generalmente menos cierto en la relación de los abuelos con sus nietos. Esa relación, más libre de tensión y de búsqueda de sí mismo, es a menudo la experiencia más pura de amor y alegría en esta tierra. Allí, el deleite fluye más libremente, más puramente, más graciosamente, y refleja más puramente lo que está dentro de Dios, es decir, la alegría y el deleite.
 
Dios es amor, nos dice la Escritura; pero Dios también es alegría. Dios es la sonrisa amable y benévola de un abuelo que mira con orgullo y alegría a su nieto.
 
Sin embargo, ¿Cómo encaja todo esto con el sufrimiento, con el misterio pascual, con un Cristo sufriente que a través de la sangre y la angustia paga el precio de nuestro pecado? ¿Dónde estaba la alegría de Dios el Viernes Santo mientras Jesús gritaba en la cruz? Además, si Dios es alegría, ¿cómo explicamos las muchas veces que en nuestra vida, viviendo honestamente dentro de nuestra fe y de nuestros compromisos, no nos sentimos alegres, felices, risueños, cuando nos cuesta sonreír?
 
La alegría y el dolor no son incompatibles. Tampoco lo son la alegría y la tristeza. Más bien, con frecuencia se sienten juntos. Podemos tener un gran dolor y seguir siendo felices, al igual que podemos estar sin dolor, experimentando placer, y ser infelices. La alegría y la felicidad se basan en algo que perdura a través del dolor, es decir, el sentido; pero esto hay que entenderlo. Solemos tener una noción superficial y poco útil de lo que constituye la alegría y la felicidad. Para nosotros, son incompatibles con el dolor, el sufrimiento y la tristeza. Me pregunto qué habría respondido Jesús el Viernes Santo, mientras colgaba de la cruz, si alguien le hubiera preguntado: "¿Eres feliz ahí arriba?". Sospecho que habría respondido algo así. "Si te estás imaginando la felicidad de la manera que te la imaginas, ¡entonces no! No soy feliz. Precisamente hoy. Pero lo que estoy experimentando hoy en medio de la agonía es un significado, un significado tan profundo que contiene una alegría y una felicidad que permanecen a través de la agonía. Dentro del dolor, hay una profunda alegría y felicidad al entregarme a esto. La infelicidad y la falta de alegría, tal como las concibes, van y vienen; el sentido permanece a través de esos sentimientos".
 
Saber esto todavía no nos facilita aceptar que Dios es alegría y que la alegría es un signo seguro de que Dios vive en el alma. Sin embargo, saberlo es un comienzo importante, sobre el que podemos construir.
 
Hay una profunda tristeza en no ser santo. ¿Por qué? Porque nuestra distancia de la santidad es también nuestra distancia de Dios y nuestra distancia de Dios es también nuestra distancia de la alegría.

 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Opinión
Magullados y Heridos. Entendiendo el suicidio
Personal sanitario y objeción de conciencia
La Eucaristía entre naturaleza y gracia
Dios se acerca cada día
Otro mundo es posible, sí, ¿pero cuál…?
Adrien, Pierre y Mohamed
Invocar el consenso para bloquear decisiones buenas
Sexta Catequesis. Flores de Bach
Los sahumerios
Otro país, desde Dios

RSS
Ronald Rolheiser es un sacerdote, miembro de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, presidente de la Escuela de Teología de los Oblatos en San Antonio, Texas
ARCHIVO
JULIO 2021

Magullados y Heridos. Entendiendo el suicidio

La alegría, una señal de Dios
JUNIO 2021

¿Qué me pide ahora el amor?

Ver posts de otros meses

MAYO 2021 (3 artículos)

ABRIL 2021 (2 artículos)

MARZO 2021 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (1 artículos)

OCTUBRE 2020 (2 artículos)

AGOSTO 2020 (2 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

MAYO 2020 (2 artículos)

ABRIL 2020 (1 artículos)

MARZO 2020 (2 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (1 artículos)

AGOSTO 2019 (1 artículos)

JULIO 2019 (3 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (3 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Una madre agradece a Dios haber superado 20 años de abuso y recibido tres sanaciones extraordinarias
2 Asociación Internacional de Exorcistas publica un testimonio que alerta contra la práctica de la Meditación Trascendental
3 El juez Paolo Borsellino asesinado por la mafia fue un "mártir de la justicia y de la fe" dice su sacerdote confesor
4 El Papa Francisco decreta restricciones para la celebración de la misa en latín, tridentina, anterior al Concilio Vaticano II
5 Cosme y Damián, los gemelos predilectos del Espíritu Santo
6 Partido provida lleva candidatos a las próximas elecciones de Argentina para estar presentes en el Congreso
7 Ñusta Huillac «La Tirana» princesa Inca cuya conversión alentó en Chile la devoción a la Virgen del Carmen
8 El filósofo R. Spitzer reflexiona: "Al final del día, el diablo y sus secuaces serán arrojados al infierno, y Dios ganará"
9 El Papa reza en video con los abuelos y los ancianos del mundo
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |