Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Publicidad   |   Hemeroteca   |   Haz de Portaluz tu página de inicio   |   Quienes Somos   |   Contacto        Lunes, 17 de mayo de 2021
Portaluz.org. No hay nada oculto que no haya de saberse (Mt 10,26)
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram Accede a nuestros RSS    
 
Buscar
ÚLTIMA HORA
Alessandra y Francesco

La estrategia de un matrimonio italiano: "Un noviazgo fuerte se consigue con Cristo"

La estrategia de un matrimonio italiano: "Un noviazgo fuerte se consigue con Cristo"
Desde el proyecto "5p2p" (cinco panes, dos peces) que han gestado, este matrimonio acoge y acompaña a otros jóvenes como ellos. Novios y matrimonios que buscan hacer vida la "Alegría del amor"
Actualizado 8 abril 2016  
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Alfa&Omega   


Alessandra y Francesco Rao, padres de Chiara (9), Maria (7) y Samuele (3)  responsables del blog 5 pani 2 pesci y del encuentro anual L’amore chiama, l’amore è urgente!, para la formación en la fe de novios y matrimonios jóvenes, han sido entrevistados por Alfa y Omega promoviendo así el próximo encuentro que celebrarán en Madrid del 29 de abril al 2 de mayo próximos, con el nombre El amor: un nombre, un rostro.


¿Cómo nació vuestro proyecto, 5 pani 2 pesci (5p2p)?
Alessandra: Nosotros nos casamos en el año 2005, después de un intenso camino de noviazgo ayudados por los hermanos franciscanos de Asís. Ya desde el inicio tuvimos una fuerte necesidad de conocer cuál podía ser el carisma propio de nuestro matrimonio, porque cada pareja tiene un carisma particular que expresar. Hace tres años, releyendo el Evangelio de nuestra boda –«Desde ahora seréis pescadores de hombres»–, intuimos que Dios nos estaba llamando a la evangelización. En un principio nos pareció algo absurdo: no somos consagrados, no hemos estudiado Teología, no somos psicoterapeutas. Solo somos una familia con tres hijos que vive en Alemania. En ese tiempo comenzaron a pedirnos dar testimonio en los encuentros sobre afectividad que los franciscanos organizan en Asís. Dijimos que sí y para profundizar en algunos de los temas nació la exigencia de comenzar a escribir un blog. Así comenzó todo.

A día de hoy, desde 5p2p intentamos llevar a Cristo a la vida de los jóvenes dando instrumentos prácticos y concretos para responder a su llamada a amar. ¡Nuestro objetivo es testimoniar la belleza de la vida en Cristo!...¡La belleza es contagiosa!

Ustedes llaman a vivir un noviazgo «fuerte y luminoso»…
Francesco: La única manera de vivir un noviazgo fuerte y luminoso es metiendo a Cristo en el centro de nuestra vida. Pero nadie entra en el amor si no ha sido antes iniciado. Estudiamos años y hacemos muchas prácticas para ser médicos, abogados o ingenieros, pero nos metemos en esto del amor esperando que nos vaya bien. No funciona así, el amor necesita también de ciertas destrezas. El amor es el centro de toda nuestra vida y fallar en esto quiere decir fallar en lo más importante de nuestra vida. Todos somos llamados a responder a la llamada al amor, a vivir una afectividad plena y madura.

…El camino de cualquier pareja de novios se basa en entender bien en qué consiste el amor, saber cuáles son las dinámicas que hacen crecer el amor y cuáles son las que dejan morir una relación. El noviazgo es un tiempo de prueba, un discernimiento para saber si un chico y una chica están llamados a la vocación del matrimonio juntos.

¿Cómo vivieron su propio noviazgo?
A.: ¡Fue un poco desastroso! Tuvimos muchas dificultades, entre ellas la distancia de 1.600 kilómetros que nos separaba. No fuimos una pareja perfecta, al contrario. Pero buscábamos a Cristo y nuestro deseo más grande era responder a nuestra vocación. Pero nuestra relación se habría acabado si no hubiéramos tenido el apoyo de los franciscanos de Asís, que nos instruyeron en las dinámicas propias del amor. Sin esa ayuda, nos habríamos desalentado ante las dificultades y no nos habríamos casado. En las relaciones de pareja hay verdades tan profundas que solo un oído atento a la Palabra de Dios puede llevar a la maduración plena.
 

En un ambiente en que cada vez más parejas deciden convivir sin casarse, ¿cómo proponerles hoy el matrimonio?
A.: Yo siempre me hacía esa pregunta: ¿qué diferencia hay entre casarse por la Iglesia e irse a vivir juntos? ¿Cambia mucho la cosa? La respuesta la encontré durante una profunda crisis después de tres años de matrimonio. Cuando pensaba que todo había sido un error y no tenía ya esperanzas, el sacramento que recibimos me salvó, aquel dolor fue por un bien más grande. Aquella dificultad me permitió ir hasta el fondo, curando las heridas del pasado. Todo aquello fue doloroso pero Cristo pasó por mi vida a través de las manos de Francesco. Si ante ese dolor me hubiera abandonado, nuestro matrimonio se habría destruido y yo estaría todavía más encerrada en aquellas heridas. Después de aquella crisis comenzamos un nuevo matrimonio. Casarse por la Iglesia significa amarse en Dios. Es un amor de tres: Alessandra, Francesco y Cristo…

El Sínodo de la Familia mostró su preocupación por los matrimonios jóvenes, porque buena parte de las rupturas sucede en los primeros años. ¿Cuál es su experiencia? ¿Cómo han logrado «sobrevivir»?
A.: Nosotros llegamos a pensar en la separación después de tres años de matrimonio, por eso entendemos bien por qué muchos matrimonios terminan su relación. En toda vocación, también en los consagrados, llega siempre el momento de la prueba. Se trata siempre del momento más importante, el perno central de nuestra vocación, el momento en el que se llega a conocer lo peor del otro, cuando te das cuenta de que te falta el vino como en aquellas bodas de Caná. Nosotros no podemos hacer el milagro, ¡pero siempre podremos llenar las tinajas de agua! No debemos ser fuertes, sino aliarnos con el Fuerte. Si hemos invitado a Jesús a nuestro matrimonio y le dejamos actuar, entonces veremos el milagro y ese matrimonio será mejor que antes, como el vino de Caná. Se necesitan dos cosas para sobrevivir: la gracia del sacramento y el saber pedir ayuda a la Iglesia y, cuando es necesario, a profesionales.

¿Cómo se puede acompañar a los matrimonios en sus primeros años? ¿Qué se puede hacer desde la Iglesia, desde la parroquia?
F.: Es fundamental dar instrumentos durante el noviazgo y hacer un seguimiento a las parejas después de su boda. Es necesario contar con matrimonios que hayan vivido y vivan una fuerte experiencia de Dios… El testimonio y los encuentros son decisivos para que un matrimonio joven pueda coger fuerzas: «Si ellos pasaron por esto y siguen adelante, nosotros también podemos».

 
 
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
 Comentar
 Otros artículos de Familia
Desde su conversión hasta hoy que es viudo, Jesús y María lo han colmado de regalos. Él agradece rezando el Rosario
Científicos revelan el engaño de estudios usados para apoyar terapias con fármacos y cirugías transgénero
"Lola" cuenta cómo su familia experimentó la "fuerza diabólica" de "Un Curso de Milagros"
La infertilidad estuvo a punto de hundir el matrimonio de Marie y Vincent
Mucho informan del 1.9 millón de muertos por Covid19 y poco de los 42.6 millones asesinados mediante aborto
"El perdón me ha liberado"
Defender la vida: Cirugía en el vientre materno salva a bebés que presentan una condición potencialmente fatal
En Madrid hay casi 64000 mascotas más que niños menores de 10 años
Sus padres la abandonaron en un basural y ella los buscó para perdonarlos
#Noviazgo de tres: "Todos tenemos la libertad de elegir seguir a Jesús, aunque nos juzguen por ello"


La Pasión de Cristo

La Pasión de Cristo

Sanación de la pareja

Sanación de la pareja

La total pequeñez o la vida en María

La total pequeñez o la vida en María

LO MÁS LEÍDO
1 Informe 2021 de la libertad religiosa en el mundo: Aumentan la intolerancia, la persecución y la violencia
2 Los cristianos o somos la alternativa, o no somos nada
3 Todos, todas, todes
4 Una madre napolitana afirma que recibió un milagro por intercesión del Padre Pío
5 Legisladores por la dignidad humana
6 La renuncia cristiana
7 Liberando la tensión de la Comunidad
8 «Recen para que él muera, decían los médicos a mi familia». La extraordinaria experiencia de un joven piloto
9 El origen de nuestros conflictos y diferencias
YOUTUBER DESTACADO
   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Suscríbete   |   Política de Privacidad   |   Cookies   |   Aviso Legal   |    RSS   |